NoticiasMundo digital

Cuándo cambiar de hosting a VPS para mejorar el rendimiento de tu web

Es cierto que los servidores VPS por norma siempre son más caros que un hosting compartido pero en estos momentos, ya hay en el mercado vps baratos que no te supondrán un coste muy superior.

Cuándo cambiar de hosting a VPS para mejorar el rendimiento de tu web.
Cuándo cambiar de hosting a VPS para mejorar el rendimiento de tu web.

Cuando comenzamos a diseñar nuestra web, ya sea esta una web corporativa o una tienda online, siempre solemos escoger un plan de  compartido básico. Pero si el tráfico de la web va creciendo, cosa que será muy buena señal, o si en un momento dado prevés que vas a tener un pico de visitas a tu ecommerce, porque se acerca el Black Friday o Navidad, quizás es el momento de plantearte cambiar de un hosting a un servidor VPS.

Para ello es crucial contar con una empresa de alojamiento web que te de flexibilidad y te permita dar el salto a un servidor VPS siempre que tu proyecto se vea limitado por un hosting. Pero, ¿por qué cambiar a un VPS? Tener tu proyecto alojado en un servidor privado virtual hará que cargue más rápido y mejore su rendimiento. Es algo normal porque en un VPS los recursos del servidor solo serán para ti, a diferencia de los recursos del hosting, que compartes con otros usuarios (aunque tú no lo sepas).

¿Es caro cambiar de hosting a VPS?

Cuando uno está empezando o cuando se dispone a hacer un cambio sustancial en la empresa, el bolsillo es algo que siempre se mira. Es cierto que los servidores VPS por norma siempre son más caros que un hosting compartido pero en estos momentos, ya hay en el mercado   que no te supondrán un coste muy superior.

Lógicamente el precio del servidor privado se irá encareciendo conforme amplíes sus recursos pero en el momento de dar el salto de hosting a VPS tampoco necesitas decantarte por el más potente del mercado. En la mayoría de proveedores vas a encontrar planes de servidores iniciales con recursos que van desde los 2 GB RAM y 25 GB espacio SSD con un procesador de 1 core a los 16 GB RAM, 200 GB espacio SSD y procesador de 8 cores. Elige uno para comenzar y conforme amplíes el tráfico y necesites más recursos, vas subiendo de plan.

Elige un VPS Administrado y olvídate de gestionarlo tú

A la hora de contratar un servidor VPS deberás fijarte en varias cuestiones pero una de las principales es si el proveedor de hosting administra el servidor o no. Elige un VPS administrado y olvídate de gestionarlo tú. Eso no quiere decir que no tengas acceso, sino que serán los técnicos del hosting los que se encarguen de todas las cuestiones técnicas de tu servidor. A no ser que tengas conocimientos técnicos y de sistemas, evita contratar un VPS no administrado, aunque sea más económico. La diferencia de dinero no te merecerá la pena.

Fíjate también si el hosting te ofrece Soporte Técnico 24x7 y si este es real. Muchos proveedores han cogido ahora esa muletilla pero no todos los que lo ofrecen, lo hacen de verdad. Cuando uno tiene una web o una tienda online, no piensa en cuando esta tenga una caída, o algún problema de seguridad, pero estos llegarán, siempre llegan. Así que es mejor contar con apoyo el día que llegue.

Plesk o cPanel: qué panel de control escojo

El panel de control de tu servidor VPS, al igual que el que tenías en tu hosting, es algo bastante personal y que va por gustos. En caso de que el proveedor de alojamiento te de a elegir, hay varias cuestiones en las que te puedes fijar para decidirte. La primera, en el precio de las licencias de  Plesk o cPanel que te cobra el hosting. La segunda y es la más decisiva, con cuál hemos trabajado ya. Si ya estás familiarizado con un panel de control, porque llevas años manejando tu hosting con él, contrata el mismo para tu VPS, así evitarás tener ahora que aprender a usar otro.

 

 

Conclusión

Una de las razones fundamentales para dar el salto de un hosting a un VPS es mejorar la velocidad de carga de tu web y el rendimiento de la misma. Y es que cuando un proyecto digital multiplica su tráfico web, este suele ralentizarse con lo que eso supone para la pérdida de ventas y la tasa de conversión de los servicios y productos que vendas.

Además una bajada de la velocidad de carga de tu web, puede afectar directamente al posicionamiento SEO de tu proyecto. Así que ojo con seguir insistiendo en quedarte en un hosting cuando a lo mejor tu web necesita ya un alojamiento con más recursos como un VPS administrado.

No creas que cambiar de un hosting a un VPS va a suponer una carga de trabajo más, ya que lo normal es que sea el propio proveedor el que migre el proyecto de un sistema de alojamiento a otro y además en el mercado ahora encuentras VPS baratos a muy buen precio.

 

Computing 816