OpiniónMundo digital

La transformación del CIO

Pat Harper, CIO de OpenText

CIO
CIO

Con la disrupción creada por las tecnologías digitales en la empresa,  los CEOs requieren un nuevo socio en el consejo directivo, un perfil que aúne conocimientos tecnológicos con aptitudes de negocio para navegar con éxito hacia el cambio. En el entorno de mercado actual, los CIOs no son sólo responsables de mantener los sistemas en funcionamiento, sino que juegan un papel clave en el éxito empresarial y en fomentar el uso de las nuevas tecnologías de forma que aporten valor al negocio.

La respuesta al cambio

Atrás han quedado los días en los que los CIOs tenían que gestionar los procesos diarios de los sistemas transaccionales, que registran toda la actividad del negocio y sin embargo apenas proporcionan valor operacional. La tecnología de consumo se ha introducido en la empresa, lo que significa que el CIO hoy en día tiene que gestionar infraestructuras y sistemas on-premise, así como sistemas cloud. Además, necesita gestionar los datos estructurados procedentes de fuentes como las hojas de cálculo o bases de datos, junto con datos desestructurados generados por otros canales como el correo electrónico y los medios sociales. Finalmente, esto se traduce en gestionar las tecnologías de consumo preferidas por los usuarios y en aplicar al mismo tiempo el nivel de seguridad empresarial requerido por clientes, entes reguladores y grupos de interés.

La prioridad del usuario final es fundamentalmente simplicidad y sencillez – esto es lo que los empleados prefieren por encima de procesos de clasificación de datos o cumplimiento normativo. Sin embargo, la información que no se gestiona a lo largo de la organización puede suponer para la empresa millones de euros en costes relacionados con litigios y cumplimiento normativo. Los CIOs asumen cada vez mayor responsabilidad sobre los volúmenes masivos de información empresarial y los sistemas que albergan los datos. Además, esta responsabilidad conlleva retos clave respecto al gobierno de la información, seguridad y autenticación de acceso. Así, en la actualidad el CIO es responsable de mantener los procesos de información simples pero a su vez seguros y acordes con el cumplimiento normativo – y al mismo tiempo tienen que desarrollar el potencial de negocio con la ayuda de las TI.

El gobierno digital

Por todo esto, no es sorprendente que la firma analista IDG señale que una estrategia de Gestión de la Información Empresarial debería ser una de las principales prioridades para los CIOS y directivos de TI, según una encuesta realizada a 140 líderes tecnológicos. De hecho, los CIOS deben responsabilizarse de implementar la infraestructura de gobierno digital más efectiva para el negocio, con el fin de asegurar que la información es segura y se gestiona correctamente.

La gestión de la información es indudablemente fundamental, sin embargo muchos CIOS todavía no saben aún por dónde empezar. Las tecnologías digitales están presentes en todas las áreas de negocio y las organizaciones tienen que lidiar a diario con crecientes volúmenes de información. Al mismo tiempo, cada vez es más crucial que las personas involucradas en la actividad de la empresa tengan acceso rápido y seguro a la información disponible, en el momento en que la necesiten. Para solventar este reto, los CIOs necesitan combinar plataformas de gestión de información con infraestructuras de gobierno digital para asegurar el flujo de información a lo largo de la empresa pero también para proporcionar una plataforma para la transformación digital. Para muchas organizaciones, la capacidad del CIO para impulsar esta transformación digital de manera efectiva puede influir en última instancia en la competitividad de la empresa.

La nueva era de la transformación

El papel del CIO prosigue su evolución y se centra en adoptar sistemas disruptivos que proporcionen realmente la excelencia operacional y capacitación del negocio que las nuevas tecnologías permiten. El camino hacia el cambio es inevitable y los próximos diez años serán tan disruptivos como los anteriores. Adoptar la nueva generación de tecnologías disruptivas requerirá cambios importantes en las organizaciones en lo que respecta a las operaciones internas y la relación con el cliente. Con la “comoditización” de productos y servicios, la utilización de la tecnología para lograr beneficios para el negocio será un factor diferencial clave para las empresas. Es en este contexto donde el CIO tiene una oportunidad para liderar el camino. Los CIOs que adopten este enfoque serán capaces de crear infraestructuras de TI que mejoren la calidad de los productos y servicios, impulsando al mismo tiempo la eficiencias y reducción de costes.

Computing 793