OpiniónMundo digital

Hacia una tecnología abierta y colaborativa

Por Marta Martínez, Presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.

Los primeros años de la transformación digital han estado centrados en la reducción de costes y en la transformación de los procesos de interacción con los clientes, creando nuevas aplicaciones que se han añadido a las capas más externas del entorno tecnológico. A pesar de que se ha avanzado mucho, la realidad es que la transformación digital no ha llegado hasta lo más profundo del negocio. Un 80% de las cargas de trabajo, las más críticas e importantes, están aún en arquitecturas tradicionales… Durante este viaje de transformación digital, las empresas han creado un entorno tecnológico de gran complejidad. Hoy, una transacción realizada en el móvil o en la web pasa de media por 35 sistemas diferentes, un 60% más que hace cinco años; la inmensa mayoría de empresas tienen múltiples plataformas y proveedores cloud, con entornos, aplicaciones y datos dispares; y muchas de las nuevas soluciones propietarias están ‘atrapando’ y condicionando aspectos clave de la arquitectura tecnológica de muchas empresas.

Marta Martínez, Presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.
Marta Martínez, Presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.

Sin resolver toda esa complejidad, será difícil avanzar

Sin embargo, creemos que ha llegado el momento de dar pasos decisivos y avanzar a una nueva etapa de la transformación digital, la más exigente y compleja, pero también la más necesaria y valiosa, ligada a los procesos de negocio más estratégicos de las empresas. Para ello, hay que evolucionar hacia arquitecturas abiertas, integradas, flexibles, hacia una gran plataforma operativa que permita reducir esa complejidad y adaptarse a cualquier entorno tecnológico. En esta línea destaca la reciente adquisición de Red Hat por parte de IBM. Una adquisición que sigue consolidando a IBM como el proveedor líder de nube híbrida y que extiende la capacidad innovadora de código abierto de Red Hat a un mayor número de clientes. Como resultado de esta operación, hemos anunciado la transformación de nuestro portfolio de software para que sea nativo para la nube y optimizado para ejecutarse sobre Red Hat OpenShift.

OpenShift de Red Hat es la plataforma abierta perfecta para desarrollar los entornos multicloud híbridos que necesitan las empresas para avanzar y desarrollar plenamente su transformación. Sobre ella, como una siguiente capa de valor, IBM ha reinventado todo su middleware evolucionándolo hacia un modelo de contenedores en soluciones paquetizadas alrededor de necesidades clave, que permiten el despliegue más rápido de aplicaciones. A partir de esa sólida arquitectura es cuando la empresa estará preparada para extraer el valor de todos sus datos, transformar sus procesos más estratégicos y crear las soluciones y servicios más innovadores, con plena capacidad para hacer frente a la complejidad y para evolucionar de forma segura.

Tenemos el reto de escalar y poder incorporar la inteligencia artificial a cualquier proceso de la empresa

Es desde esa arquitectura desde donde podremos resolver otro de los grandes retos que el anterior capítulo de la transformación digital nos ha dejado: el reto de escalar y poder incorporar la inteligencia artificial a cualquier proceso de la empresa. Con este objetivo, en 2019 hicimos que nuestra plataforma de inteligencia artificial (IA) Watson fuera ‘portátil’ a cualquier nube, de tal manera que las empresas eviten el bloqueo de algunos proveedores y comiencen a implementar la IA donde sea que residan sus datos. Hasta ahora, las empresas se han limitado en gran medida a experimentar con la IA en silos, debido a las limitaciones causadas por aquellos proveedores de nube que bloquean los datos y los circunscriben a ese entorno únicamente. Sin embargo, las empresas necesitan la libertad y la opción de aplicar la AI a sus datos allá donde sea que estén almacenados. Con las nuevas capacidades de Watson, logramos abrir esa infraestructura en silos para ayudar a las empresas a acelerar su transformación a través de la IA.

Nuestro objetivo en 2019 ha sido ayudar a las organizaciones a poner la IA a trabajar para mejorar el rendimiento de los negocios. Con un conjunto claro de aplicaciones, herramientas de desarrollo, modelos de aprendizaje automático y servicios de administración, Watson está ayudando a las organizaciones de todo el mundo a extraer sus datos, predecir resultados y automatizar procesos. En 2020 seguiremos trabajando duro para seguir consiguiendo que IBM sea la compañía esencial en ese capítulo dos del viaje de transformación tecnológica y de negocio que las empresas tienen por delante.

Computing 794