OpiniónMundo digital

El low-code, facilitador de la agilidad necesaria para una transformación digital exitosa

Miguel A. González Serrano, Regional Vice President de Appian Iberia.

Miguel A. González Serrano, Regional Vice President de Appian Iberia
Miguel A. González Serrano, Regional Vice President de Appian Iberia

El desafiante contexto actual en el que deben operar las empresas hace que, independientemente de su tamaño o sector, tengan que afrontar un proceso de transformación digital ya que solo los modelos de negocio basados en la tecnología conseguirán la agilidad necesaria para implementar los cambios que exijan el entorno y su trepidante ritmo, así como las demandas crecientes de los usuarios.

En esta tesitura se encuentran la mayoría de las organizaciones. Según datos de IDC, el gasto en transformación digital alcanzará los dos ‘billones’ de dólares en 2022, impulsado por el objetivo de optimizar el negocio, simplificar operaciones u ofrecer un mejor servicio al cliente. Y es que, en contra de lo que se pueda pensar, transformar digitalmente una organización no se reduce a la mera aplicación de una determinada tecnología de puertas afuera, sino que es un proceso global, que también debe abordarse de puertas adentro de la organización.

Automatización inteligente, la llave para la transformación

Hoy más que nunca, las organizaciones deben crear un entorno empresarial que abrace la inteligencia artificial (AI), la gestión de procesos de negocio (BPM) y la automatización robótica de procesos (RPA), si quieren optimizar la experiencia de cliente y diferenciarse de la competencia de manera fácil y efectiva.

Para ello, deben repensar la forma en que trabajan, rediseñando procesos que consuman mucho tiempo y recursos, eliminando ineficiencias y haciendo los cambios necesarios a todos los niveles con el objetivo de alcanzar un nivel óptimo de rendimiento. En este contexto, la automatización robótica de procesos cobra especial protagonismo, pues permite reducir la necesidad de personal en aquellas tareas repetitivas y que apenas aportan valor para el negocio, y ejecutar procesos comerciales más rápidamente y con mayor precisión y escalabilidad que nunca. Un estudio de McKinsey revela que en la actualidad el 50% de las actividades laborales y el 30% de las tareas de la mayoría de los puestos se pueden automatizar. Gartner espera que el mercado RPA crezca a un rimo anual del 47% hasta 2024.

Las organizaciones deben crear un entorno empresarial que abrace la inteligencia artificial (AI), la gestión de procesos de negocio (BPM) y la automatización robótica de procesos (RPA)

A pesar de que una estrategia de automatización inteligente se muestra necesaria para ofrecer una mejor experiencia del cliente o tener un impacto en los resultados empresariales, la realidad muestra que más de la mitad de las compañías todavía no ha activado iniciativas de este tipo debido a la supuesta complejidad de estas tecnologías. En este punto, el low-code se posiciona como la palanca de cambio para mutar la manera en que las empresas operan, dan servicio a los clientes e interactúan con su entorno, ya que elimina la complejidad y facilita la alineación entre los negocios y el equipo de TI, acelerando la capacidad que tiene la empresa para aprovechar la automatización inteligente.

Con una plataforma de desarrollo low-code, las organizaciones pueden conseguir aplicaciones más rápido que nunca pues trabaja con plantillas predeterminadas que facilitan y reducen el tiempo de desarrollo de aplicaciones a semanas e incluso días. De hecho, se estima que el desarrollo en estas plataformas es 20 veces más rápido que en los entornos tradicionales.

Hoy, uno de los grandes retos es ser capaces de diseñar, desarrollar, poner en producción y mantener las aplicaciones en las que se basa el negocio y a través de las que se ofrece servicio a los clientes y, en este contexto, el uso del low-code juega un papel clave para lograr esta transformación digital.

Computing 795