OpiniónMundo digital

El ascenso de la generación ‘R’

Eduardo Martínez, Iberia HCM Country Leader en Oracle.

Mientras el mundo espera ansiosamente que termine el confinamiento, una nueva generación de trabajadores está evolucionando y preparándose para asumir un nuevo modelo de trabajo. 

Hoy en día, la fuerza laboral global, tal y como la conocemos, está compuesta por cinco generaciones diversas, cada una con sus propios estilos y preferencias de trabajo únicos. Sin embargo, el confinamiento realizado en todo el mundo ha obligado a estas personas a un nuevo estilo de vida de trabajo remoto. Estas generaciones, que eran muy diferentes, ahora se enfrentan a demandas profesionales similares y limitaciones comunes. En cuestión de semanas, una gran mayoría de trabajadores se adaptó y desarrolló nuevos hábitos. Por primera vez, diferentes generaciones están empezando a pensar igual.

Al analizar qué está ocurriendo con las empresas de una variedad de industrias y regiones nos encontramos que las personas están aprendiendo, desaprendiendo y formándose. Estas personas parecen haberse reiniciado de acuerdo con nuestras nuevas circunstancias y han evolucionado hacia una nueva generación. Llamémoslos Generación R. 

¿Qué es la Generación R?

La Generación R es el grupo de individuos que, durante el confinamiento, han desarrollado nuevas habilidades, abrazado nuevos paradigmas y han reajustado su visión del mundo. Han abandonado su antigua forma de pensar y han desarrollado un nuevo punto de vista. 

Esta generación se siente mucho más resistente y cómoda con la ambigüedad. Se están preparando para trabajar más duro que nunca y están encontrando nuevas formas de lograr productividad y conciliación de la vida laboral y personal. 

Los trabajadores de la Generación R comparten estas cuatro características:

  1. Se están preparando de manera proactiva para una nueva normalidad de trabajo: los trabajadores de Gen-R creen que el mundo del trabajo va a cambiar significativamente cuando se resuelvan los desafíos actuales, y se están preparando para ello ahora. Sienten que el futuro lugar de trabajo se volverá más competitivo, lo que afectará la dirección de su carrera y las oportunidades futuras. Pero en lugar de esperar a que suceda, los trabajadores de la Generación R se han comprometido a aprender, al menos, una nueva habilidad durante el confinamiento. Incluso planean tener múltiples fuentes de ingresos y probar nuevos roles y trabajos una vez que el mundo vuelva a la normalidad.
  2. Están encontrando productividad en entornos de trabajo remotos: si bien muchos trabajadores prefieren trabajar en horarios de oficina fijos y predefinidos, la Generación R prefiere las opciones de trabajo remoto. Creen que los horarios flexibles y la tecnología disponible les permite ser más productivos cuando trabajan desde casa. 
  3. Priorizan por obtener un equilibrio entre lo personal y lo profesional: a pesar del bloqueo que borra los límites entre el hogar y el trabajo, los trabajadores de la Generación R han aprendido a hacer malabares tanto en la vida personal como profesional. Con los managers que muestran una comprensión de los nuevos horarios y ofrecen una apreciación por el trabajo duro, estos empleados están encontrando nuevas formas de lograr la conciliación laboral y personal.
  4. Se están volviendo más conscientes del medio ambiente: Curiosamente, como resultado del confinamiento, las percepciones de esta generación sobre el medio ambiente y la sostenibilidad han cambiado. Al darse cuenta del impacto que la humanidad tiene en nuestro medio ambiente, creen que deben más a la sociedad y al medio ambiente.


Entonces, ¿qué significa esto para las organizaciones?

La futura fuerza laboral volverá a un mundo pospandémico con nuevas creencias, habilidades, aspiraciones y ética laboral. Tendrán nuevas expectativas y prioridades como empleados, lo que obligará a las organizaciones a adaptarse y evolucionar para satisfacer las nuevas demandas. Aquí hay cuatro formas en las que RRHH puede participar:

  1. Revisar la movilidad de los empleados: cuando los empleados vuelvan a un estado de semi-normalidad en la fuerza laboral, muchos querrán probar nuevos desafíos, probar nuevos conjuntos de habilidades y encontrar nuevos roles. Las organizaciones deberían encontrar formas de proporcionar este tipo de oportunidades dentro de la empresa. Ofrecer movilidad para asumir proyectos para nuevos equipos y probar nuevos roles proporcionará las oportunidades de crecimiento que están buscando. 
  2. Permitir entornos de trabajo verdaderamente flexibles: para aquellos que encuentran una mayor productividad y eficiencia en el entorno de trabajo remoto, las organizaciones deberían considerar apoyar estas condiciones de trabajo con la tecnología y los procesos adecuados. Esto significaría eliminar las limitaciones funcionales para los trabajadores remotos y proporcionar plataformas de alta seguridad y aplicaciones en la nube que puedan funcionar con toda su fuerza en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier dispositivo. 
  3. Fortalecer la cultura del lugar de trabajo: las expectativas de los empleados hacia la empatía y la comprensión verán permanentemente alteradas una vez que regrese la normalidad. La vida laboral y la vida personal se han convertido en lo mismo, y la importancia de que los equipos sean comprensivos y flexibles para los asuntos personales continuará. Los líderes y gerentes deberán evolucionar sus estilos de liderazgo y gerencia en consecuencia. Será importante que las organizaciones identifiquen y fortalezcan su cultura laboral al empoderar y apoyar a sus empleados a través de cualquier 'nueva normalidad' que encontremos. 
Computing 793
LO + LEÍDO