OpiniónMundo digital

Las mujeres en la tecnología: cómo las empresas están cambiando la narrativa

Por Susan Ysona, vicepresidenta de Marketing en EMEA y Asia Pacífico de Talkdesk.

El 42% de las niñas en Europa considera estudiar una carrera relacionada con Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, según un estudio de Microsoft. Un dato que se revela esperanzador ante la escasez de perfiles femeninos en los equipos de desarrollo tecnológico. Aunque las mujeres representan casi la mitad de la fuerza laboral global, siguen estando subrepresentadas en el sector tecnológico. Aunque estamos viendo notables -si no pequeños- pasos hacia el progreso, las empresas tecnológicas deben reafirmar su compromiso de impulsar la diversidad de género y ofrecer a las mujeres más oportunidades de liderazgo.

La informática y la ingeniería siguen siendo un campo mayoritariamente dominado por hombres. Las tendencias sugieren que eso está comenzando a cambiar, pero no al ritmo que nos gustaría. Según las estadísticas de Deloitte, las mujeres representan el 32,2% de la fuerza laboral tecnológica general, pero solo una cuarta parte de los roles técnicos están a cargo de mujeres. Por otro lado, el 63% de los hombres en las empresas de tecnología ven a sus empleadores como igualmente equilibrados en cuanto al género, pero sólo el 47% de las mujeres sienten lo mismo, según el informe de TrustRadius Women in Tech.

La pandemia acentuó aún más estas desigualdades: una mayor proporción de mujeres ha asumido una mayor carga en el cuidado de los hijos y la familia. Las mujeres del sector tecnológico tenían el doble de probabilidades que los hombres de haber perdido su empleo debido al impacto económico de la pandemia, y el 78% de las mujeres que siguen colaborando en el sector sienten que tienen que trabajar más que sus compañeros para demostrar su valía, según TrustRadius.

Por esto, empresas tecnológicas que crecen con gran rapidez a nivel global, tienen el gran reto de crear las bases de una estrategia que esté comprometida a luchar contra todas las formas de desigualdad y a contribuir a cerrar la brecha de género. Esto sin olvidar el inculcar una cultura en el lugar de trabajo que no sólo apoye, sino que celebre la inclusión y la equidad.

Así, unicornios tecnológicos como Talkdesk crean comunidades corporativas que ayudan a cultivar un entorno inclusivo que apoya y alienta a las mujeres. A través de la conexión, la tutoría, la colaboración y el debate, se crea una experiencia participativa en la que los miembros pueden contribuir, aprender y crecer. Otro mecanismo muy importante es crear alianzas con entidades locales y globales sin fines de lucro que promueven el avance de las mujeres en la tecnología, fomentan la conciencia y construyen relaciones de tutoría que atraigan a las mujeres más jóvenes a la tecnología. Con esta estrategia, Talkdesk ha cambiado la narrativa, y ha hecho que más del 50% de su equipo de liderazgo ejecutivo sean mujeres.

La diversidad debe fomentar la inclusión y la igualdad, abarcando la aceptación y el respeto. Dado el número prominente en el mercado laboral mundial, aprovechar de manera efectiva la oferta de mujeres bien calificadas, profesionales con educación internacional, pueblos indígenas y personas con discapacidad contribuirá en gran medida a abordar la escasez de mano de obra actual y proyectada en los sectores de tecnología e ingeniería, así como ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos competitivos.

Como aprendices ávidas, aventureras audaces y firmes impulsoras del cambio, las mujeres queremos un camino claro de progreso para que nuestro futuro pueda crecer tanto como lo ha hecho. Actualmente, no hay suficientes mujeres en la tecnología y los "unicornios" europeos reconocen que las mujeres se apasionan y se dedican a sus carreras. Estas startups saben que la diversidad que las mujeres aportan a la mesa de la tecnología es integral para lograr resultados dinámicos e innovadores en el lugar de trabajo y en el mundo. También son conscientes de que fomentar un entorno que anime a los empleados a ser fieles a sí mismos no sólo crea un espacio más saludable para todos, sino que es una forma poderosa de que las organizaciones se beneficien de la diversidad de opiniones, habilidades y experiencias.

Computing 816