Tendencias del metaverso que veremos en 2023

Santiago Rodríguez-Losada Co-founder y CRO en Playoffnations y Co-founder Alterheaven

Publicado el 19 Ene 2023

47073_86

Se podría decir que el 2022 ha sido el año del metaverso con todo lo que ha salido en los medios. Sin embargo, mucha de la información que ha salido ha sido poco detallada, confusa, y a veces hasta contradictoria. Esto hace difícil hacer un seguimiento serio de la evolución del metaverso, después de todo ¿Cómo vas a juzgar la evolución de algo que, por norma general, no tiene una definición concreta?

Sin embargo, sí ponemos en común los aspectos que coinciden de cada visión, vemos que hay una serie de puntos en común, tales como la evolución de internet, la realidad aumentada o la realidad virtual, y otros más. El objetivo final es que todo se convierta en una nueva realidad en la que el espacio digital se expandirá significativamente y estará conectada de forma intrínseca con la vida diaria. Será un nuevo tipo de experiencia cotidiana.

Teniendo esto en cuenta, y observando ejemplos poco exitosos como meta, uno podría pensar que el metaverso seguirá siendo todavía una ficción durante mucho tiempo, pero aunque la ficción todavía no llegue, la realidad del metaverso todavía ofrece muchas oportunidades. Sin ir más lejos, se prevé que el metaverso aportará unos 5 billones de dólares al valor de la economía global para 2030. Es obvio que tanto empresas como gobiernos se lo están tomando muy en serio.

La cuestión ahora es hacia dónde se dirige este concepto. Aunque nadie puede predecir el futuro al 100%, sí que podemos ofrecer una serie de tendencias que serán clave para el metaverso a lo largo del 2023.

El nuevo internet o web 3.0

Hablando de tendencias, parece obvio que la evolución de la red pasa por la descentralización, y esta será un pilar fundamental del metaverso. El uso de los registros distribuidos y la tecnología blockchain no para de crecer. Estos acabarán creando un nuevo Internet que en principio escapará al control tanto de gobiernos como corporaciones. Ciertamente, observando el contenido y los problemas que da la red actual, hay razones para preocuparse por esta falta de supervisión. Sin embargo, al final esta libertad permitirá un crecimiento orgánico más eficaz y veloz.

Uno de los ejemplos más claros los tenemos en plataformas descentralizadas como The Sandbox y Decentraland, lo más probable es que se acaben organizando como DAO. La adquisición de derechos de propiedad en los mundos virtuales llevará a que de forma inevitable los compradores influyen en la organización que construye el dominio virtual. Es muy probable que en los próximos años veamos el nacimiento de democracias y gobiernos virtuales, tanto para lo bueno como para lo malo.

No podemos hablar de esta nueva realidad sin mencionar otro concepto cuya reputación ha quedado tristemente destruida por la codicia y la especulación: Los NFT. Son tokens únicos que viven en cadenas de bloques, al igual que los tokens no únicos, como las criptomonedas como Bitcoin, y se pueden usar para representar bienes o productos en línea únicos. Es importante ver su abuso como una lección sobre cómo no hay que utilizarlos, en los próximos años veremos una mayor regulación y otros usos más positivos de los mismos.

Percepción aumentada y virtual

Una de las imágenes más populares del metaverso es el de una persona con un casco puesto para interactuar con un mundo virtual. La realidad virtual y la realidad aumentada serán partes intrínsecas del metaverso, de eso no hay duda. Es por eso que conviene pensar en cómo interactuamos con él a través de estas tecnologías inmersivas.

El principal problema que hay hoy en día es que la tecnología, aunque sigue avanzando a pasos agigantados, sigue siendo bastante limitada, engorrosa y cara. La mayor parte de los dispositivos tan solo pueden trasladar la experiencia de los sentidos de la vista, del oído, y simular el movimiento. Los cascos virtuales no se pueden llevar cómodamente en un bolsillo como un smartphone. Además, hay que añadir el problema de los caros que suelen ser este tipo de dispositivos.

Es cierto que se están desarrollando dispositivos más cómodos, así como otros que permiten incluir experiencias olfativas o incluso trajes que simulan el tacto, pero aún están fuera del alcance de la mayor parte de consumidores. Hasta que se solucione el problema de la conveniencia y el precio, no veremos una expansión significativa entre el público.

Avatares de mayor calidad

Uno de los principales atractivos del metaverso será el poder presentarnos con avatares que encajen mejor con la idea que tenemos de nosotros mismos. Para muchos nativos digitales, esta persona digital es una parte más intrínseca de su identidad y no una mera máscara. Es por eso que demandarán un mayor nivel de personalización y control sobre el mismo, así como una mejor calidad de imagen y sonido. Este será un paso esencial a medida que la gente utilice más y más estos avatares cuando el metaverso se convierta en una parte más de nuestro día a día.

El principal problema que tienen los avatares actuales es su incapacidad para registrar un factor clave en la comunicación humana: el movimiento y el lenguaje no verbal. Por suerte, tecnologías como la de captura de movimiento, permitirá que nuestros avatares finalmente adopten también los gestos y lenguaje corporal únicos de cada persona.

El metaverso como espacio de trabajo y publicidad

Es imposible negar que la publicidad y el marketing será un motor de impulso clave para el metaverso, lo mismo que lo fueron para otros medios en el pasado. Cada vez es más común ver a empresas de todo tipo crear espacios virtuales donde desarrollar sus actividades y negocios gracias a la gran cantidad de herramientas que ofrecen. Claro está, necesitan informar a los consumidores.

La razón es más que evidente. Los consumidores del futuro son nativos digitales, hay que llevar el negocio allí donde está la gente. El metaverso será un espacio multipropósito en el que la gente se comunicará, se informará, comprará bienes y servicios, y trabajarán. Las empresas que quieran tener relevancia en el futuro deben empezar a ocupar los lugares claves de este nuevo espacio. Muchas se caerán por el camino, pero sin experimentar no hay forma de saber qué funcionará.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4