OPINIÓN

Es hora de controlar los costes de la nube



Dirección copiada

La consolidación de la nube ha estado estrechamente ligada a la pandemia, ya que el mercado de servicios en la nube se ha más que duplicado en tan solo tres años desde el año 2020

Publicado el 27 jul 2023

Michael Cade

Global Field CTO Cloud-Native Product Strategy, Veeam



finops
costes, finops

Aunque en el último año se ha hablado mucho de recesión económica, las previsiones financieras pueden ser tan impredecibles como las meteorológicas. Sin embargo, aunque los informes sugieren que los temores de recesión están actualmente más extendidos que las propias recesiones, para Europa en particular, las perspectivas no son precisamente soleadas. Lo que no se discute, sin embargo, es que la industria tecnológica mundial se está preparando para capear el temporal.

Las empresas tecnológicas buscan optimizar sus costes en todos los ámbitos. Un área que encabeza las listas de los CIO es el control del gasto en la nube. La incontestable consolidación de la nube también ha estado estrechamente ligada a la pandemia, ya que el mercado de servicios en la nube se ha más que duplicado en tan solo tres años desde el año 2020. Entonces, si la burbuja de la pandemia ha terminado de verdad, ¿va a explotar con ella la nube? No necesariamente, ya que reducir los costes de la nube no significa reducirla por completo.

Grandes expectativas

Puede parecer obvio, pero a veces merece la pena recordar que optimizar los costes fue una de las principales razones para adoptar estrategias en la nube. Y no se trata simplemente de un caso demasiado bueno: a pesar de que sólo en los tres primeros meses de 2023 se gastaron más de 63.000 millones de dólares en servicios en la nube, el consenso común es que alrededor del 30% de este gasto se desperdicia. Así que, a pesar de que la nube promete pastos más baratos, en realidad, muchos CIO siguen esperando a que la inversión inicial dé sus frutos, pero ¿cómo ha ocurrido esto?

Aunque cuando se aprovecha correctamente, la nube puede reducir mucho los costes, es importante recordar que los proveedores de la nube no tienen como principal objetivo el ahorrar dinero. Si haces un pedido a tu cadena de pizzas favorita y añades un ingrediente extra tras otro, no te van a parar para preguntarte: “¿Estás seguro de que necesitas todo eso?”. El valor de la nube es que pagas por lo que necesitas, pero ahí radica el problema: su flexibilidad es un arma de doble filo. Esto ha sorprendido a muchos CIO hasta el punto de que ‘bill shock’, un término antes reservado a los servicios públicos, se ha convertido en sinónimo de computación en la nube. Las facturas pueden dispararse no sólo porque es más fácil que nunca crear nuevos entornos, sino porque los equipos de TI a menudo se centran en prever lo que necesitarán en el futuro y no siempre en lo que ya no necesitan.

El auge de FinOps

Por eso hemos asistido al auge de las operaciones financieras (FinOps) en los últimos años. Históricamente, los equipos de operaciones nunca han tenido que preocuparse por costes rutinarios, pero el auge de la nube ha traído consigo presupuestos dominados por OpEX. Analizar las operaciones de TI a través de una visión financiera es vital para controlar estos costes, especialmente a escala empresarial.

Las opciones para empezar a optimizar los costes de la nube son amplias, y elegir la estrategia adecuada para su entorno suele ser el primer obstáculo para los equipos de operaciones. Reestructurar a una nueva nube o volver al viejo servidor físico son opciones viables. Sin embargo, ambas suponen un gran esfuerzo inicial y, a menudo, no solucionan el problema de raíz, por no hablar de tener que sortear la dependencia del proveedor.

En lugar de tratar de alejarse, muchos optan por sumergirse aún más en la nube y rediseñar modelos y servicios nativos de la nube para tratar de reducir los costes. Esto podría incluir una mejor gestión de las instancias de máquinas virtuales, la implementación de una organización inteligente por niveles para los costes de almacenamiento o la implementación de contenedores y Kubernetes. Sin embargo, esto último debe configurarse correctamente, o puede acabar siendo igual de grave para los presupuestos. Si la flexibilidad de la nube es un arma de doble filo, Kubernetes es una cuchilla aún mayor, que ofrece más ventajas pero más riesgos financieros si se gestiona mal.

Incluso durante una época de bonanza, se podría argumentar que las empresas necesitan tener bajo control el derrochador gasto en la nube

Este es un buen ejemplo de lo importantes que son el personal y las competencias a la hora de optimizar el gasto en la nube. La falta de personal cualificado en la nube es un problema constante para el sector y un factor importante que explica por qué nos encontramos en esta situación. La pandemia obligó a muchas empresas (y a sus equipos informáticos) a lanzarse a la nube sin tiempo suficiente para prepararse y ahora muchas siguen pagando el precio (literalmente). Desde entonces, aunque la brecha puede estar cerrándose lentamente, muchos equipos carecen de la experiencia necesaria para emprender la reestructuración a gran escala que puede ser necesaria para optimizar los costes. Las empresas deben recurrir a expertos externos cuando sea necesario o a alternativas como módulos de ahorro o soluciones automatizadas de optimización de costes en la nube.

La pieza que faltaba

Por último, es crucial que durante la toma de decisiones sobre la optimización de la nube no se descuiden la seguridad y la protección de datos. Con amenazas cibernéticas como el ransomware cada vez más omnipresentes, las empresas deben asegurarse de que se mantienen lo más resistentes posible a estas amenazas, o el ahorro a corto plazo podría conducir a un problema a la larga. Según el Informe de Tendencias de Ransomware 2023 de Veeam, el 85% de las organizaciones sufrieron al menos un ciberataque en un periodo de doce meses; un aumento del 76% experimentado el año anterior, por lo que ahora no es el momento de recortar en la protección en la nube.

Es importante tener esto siempre presente, por ejemplo, al analizar los costes de almacenamiento de las copias de seguridad alojadas en la nube o al cambiar los niveles de almacenamiento de las cargas de trabajo existentes. Básicamente, las decisiones para cada carga de trabajo en el entorno deben tomarse teniendo en cuenta estos tres factores: operaciones, finanzas y protección de datos. Esto puede significar que, mientras las empresas intentan reducir el gasto total en la nube, la protección de datos como parte de este gasto puede seguir aumentando. De hecho, la mayoría de las organizaciones de todo el mundo esperan aumentar su presupuesto de protección de datos en 2023 en un 6,5%, según el Data Protection Trends Report 2023 de Veeam, que es notablemente superior a los planes generales de gasto en otras áreas de TI.

Incluso durante una época de bonanza, se podría argumentar que las empresas necesitan tener bajo control el derrochador gasto en la nube, pero con la incertidumbre económica como telón de fondo y un sector tecnológico que se lame las heridas, es más importante que nunca. Aunque estrictamente hablando el mejor momento para actuar fue al principio, cuando las cargas de trabajo se trasladaron por primera vez a la nube, la siguiente mejor opción es el ahora.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5