NoticiasBlockchain

Bitcoin, el refugio ante una crisis del sistema financiero

Leif Ferreira, CEO y Fundador de Bit2me, nos habla de la nueva forma de pago nativa digital: las criptomonedas.

Cuántas veces nos hemos preguntado y nos han planteado, ¿por qué el bitcoin fluctúa tanto? La explicación más sencilla es que el precio de esta criptomoneda lo determina su comunidad mediante la oferta y la demanda. El valor del bitcoin ha ido cambiando a lo largo del tiempo y se basa en la confianza de sus usuarios, en su utilidad y su popularidad. De hecho, la volatilidad parte de la especulación. Y es que cualquier modelo económico sufre en sus inicios cierta volatilidad y son necesarios años para que logre estabilizarse.

Esta criptomoneda se encuentra en un periodo de plena expansión y si lo vemos como una reserva de valor, podemos entender que, ante una crisis del sistema financiero tradicional, el bitcoin se convierte en un refugio incuestionable. En todo este escenario, ciertas noticias y la repercusión que ellas puedan tener condicionan e influyen sobre el precio de forma positiva o negativa (nuevas regulaciones, grandes empresas que deciden aceptar la criptomoneda da y opiniones de personajes relevantes del sector económico, entre otras muchas). A pesar de que aún no existe la versión 1.0 de bitcoin, sí se podría decir que está en una fase temprana y en este punto, la gente percibe mucho potencial. ¿Por qué? Básicamente porque no se trata de la divisa de un pueblo, una ciudad o un país. Es la divisa del mundo.

Enriquecerse con bitcoins

A diferencia del mercado de divisas tradicionales, no existe un precio oficial determinado en un mercado Forex. Bitcoin tiene muchos precios. Eso sí, los diferentes precios de esta criptomoneda tienden a igualarse debido a que los usuarios utilizan estas diferencias para hacer un tipo de trading llamado arbitraje. Otra de las grandes preguntas que se hace la opinión pública es si solo se enriquecen unos pocos, al igual que sucede en un negocio piramidal o multinivel. El hecho de ‘enriquecerse’ deriva de que los bienes o activos que poseas aumenten de valor y, por tanto, también lo haga tu poder adquisitivo. Para ello, debe pasar que el activo que ya tengas (bitcoin u otras ‘criptos’) aumenten de valor o te mantengas realizando una actividad de acaparamiento (compras continuadas en espera de aumento de valor) o de especulación (trading con el fin de obtener beneficio).

Lo cierto es que quien compró un bitcoin cuando valía 600 dólares a principios de 2017, actualmente ha multiplicado por 10 su inversión (además de conseguir 1 BCH (bitcoin cash), 1 BTG (bitcoin gold) y cualquier otro ‘hard fork’ de bitcoin con el que te den un token de la nueva moneda bifurcada por cada bitcoin que tuvieras). Bitcoin aún es un mercado relativamente pequeño, fácil de manipular, otras criptomonedas aún más; de hecho, hay gente que tiene grupos de pump & dump. Durante días compran ‘x’ moneda y luego en el grupo anuncian que todos compren una moneda ‘x’, ellos ganan mucho dinero y siempre hay quien se queda por el camino perdiéndolo.

Bitcoin se está convirtiendo en una reserva de valor muy atractiva

Por extraño que parezca, no todo el mundo entra en bitcoin por el aspecto especulativo, pero, es cierto que, gracias a la revalorización, quien aguanta la tentación de mantenerlo pese a las constantes mentiras y miedo transmitido a través de distintos canales, puede ganar mucho dinero. Quien se fije en bitcoin solo desde el punto de vista especulativo se alegrará al saber que relativamente poca gente aún lo usa, pese a que lo utilicen decenas de millones, y que el potencial es enorme, por lo que cualquiera podría enriquecerse igual que cuando nació.

Acceda al contenido completo en el Anuario 2019 de Computing

Computing 779