EntrevistasMercado TI

“Este año debe ser el de nuestra lanzadera”

Susana Prado, Directora de IECISA Cataluña.

Computing entrevista a Susana Prado, Directora de IECISA Cataluña
Computing entrevista a Susana Prado, Directora de IECISA Cataluña


Susana Prado lleva un año y medio como directorade IECISA en Cataluña. Ingeniera informática por la Universidad Rovira iVirgili de Tarragona -donde sigue ejerciendo de profesora asociada-, la directiva ha estado muy ligada al ámbito sanitario -impulsó la creación del Centro Experto de Sanidad para posteriormente dirigir el Sector Público en Cataluña-. 

¿Qué significa ser directora de una delegación en una consultora tecnológica como IECISA?

S. P.: La dirección de una delegación conlleva asumir un gran número de responsabilidades de envergadura e importancia y se corre el riesgo de no abarcar todas las necesidades que reclama el territorio. Por este motivo se necesita una dirección cercana, que dé un impulso cualitativo y que nos permita colaborar de una manera mucho más activa y personalizada con nuestros clientes, y que, a la vez, genere y mantenga un clima laboral positivo donde todos nos podamos sentir motivados y valorados. En IECISA Cataluña lo hemos conseguido.

¿En qué ha cambiado IECISA Cataluña?

S. P.: Este último año ha sido muy intenso en cuanto a evolución y cambios, en sintonía con la transformación en la que está inmersa toda la compañía. IECISA ha concentrado y focalizado su oferta en la transformación digital y ofrece productos y servicios con un alto valor añadido, imprescindible para cubrir las necesidades de nuestros clientes. Como consultora tecnológica aportamos innovación y especialización, claves para convertirnos en socios de referencia y confianza. Con una venta mucho más consultiva y una ejecución y seguimiento mucho más cercanos y proactivos, ponemos al cliente en el centro de nuestra actividad. Este proceso implica un cambio cultural en la forma de hacer las cosas que nos afecta a todos y reconozco que no ha sido una tarea fácil.

IECISA acaba de anunciar los resultados de su último ejercicio fiscal. ¿Cómo ha evolucionado el negocio en Cataluña?

S. P.: En Cataluña hemos tenido unos resultados en el último ejercicio similares a los del anterior y para el presente hemos definido un presupuesto mayor; de cara a este año queremos crecer. Lo que hemos hecho ha sido redefinir la manera de trabajar y las políticas internas de competitivi- “Este año debe ser nuestra lanzadera” 18-19 ENTREVISTA Iecisa.indd 1 31/8/18 12:32 ENTREVISTA www.computing.es Estrategia 19 dad y captación de talento diferentes: Cataluña tiene un negocio importante -los datos de facturación de la delegación de IECISA en Cataluña suponen aproximadamente un 10% de los 667 millones de euros globales de la compañía-. IECISA en Cataluña es muy importante, cuenta con varios centros tecnológicos que dan cobertura a nivel global: Centro de Herramientas y Gobierno IT, Centro de BPO Documental, Centro de AM y Desarrollo SAP Sanidad, entre otros. Y con mi nombramiento como directora se busca continuidad y convertir la delegación en un eje con una estructura e identidad propias, con un plan de negocio específico, por sectores, de capacitación, de gestión de recursos humanos… Desarrollar el gran potencial sigue siendo nuestro objetivo.

¿En qué medida afecta la situación política en Cataluña?

S. P.: En el sector público, el último proceso de licitaciones de la Generalitat fue para seis años -de hecho, está a punto de cumplirse en las próximas semanas-, con lo que los proyectos que estaban en marcha han seguido saliendo adelante.

Computing entrevista a Susana Prado, Directora de IECISA Cataluña
Computing entrevista a Susana Prado, Directora de IECISA Cataluña

¿En qué sectores de Cataluña está IECISA mejor posicionada?

S. P.: Estamos posicionados en todos los sectores. Lo que sí estamos haciendo este año es continuar poniendo el foco en Industria, un sector heterogéneo en el que la transformación digital tiene varias velocidades. Industria 4.0 por ejemplo, es un área estratégica a la que nos tenemos que dirigir. Se habla mucho de ello, pero realmente no hay tantos proyectos de Industria 4.0 que estén cambiando la manera de trabajar en fábricas y empresas, por lo que queremos definir y ejecutar propuestas de valor para el cliente. Por otro lado, debemos reconocer que -históricamente- nuestro renombre está en el sector público, con gran presencia en la Generalitat de Catalunya, en el mercado sanitario y en entornos universitarios. Más allá del Sector Público, el posicionamiento en Banca y Seguros ha sido notable en los últimos años, con un gran crecimiento en Banco de Sabadell y Caixa.

¿Y en cuanto a IoT y smart cities?

S. P.: En Cataluña hemos hecho proyectos de smart cities con el Ayuntamiento de Barcelona en la anterior etapa de gobierno, es cierto que hubo un movimiento muy fuerte en este sentido, con grandes licitaciones para definir estándares y aplicaciones que incidan en el ciudadano; está en proceso de reactivación.

¿Cuál es el principal reto para este ejercicio?

S. P.: Cataluña para nosotros es muy importante. Este año debe ser nuestro año de lanzadera en cuanto a recursos y proyectos. Somos ambiciosos. Trabajamos mucho en puesto de trabajo y herramientas colaborativas de los empleados, para cambiar su forma de trabajar y conseguir mayor agilidad y competitividad. Este tipo de proyectos están muy relacionados con iniciativas paralelas de gestión del cambio, seguridad y cloud. Queremos modernizar las organizaciones. Y también evidentemente estaremos centrados en temas de big data.

Mujer y Tecnología
 

¿En sus inicios formativos, qué suponía para una mujer estudiar Informática?

S. P.: Éramos muy pocas mujeres, y ahora que sigo vinculada a la Universidad dando clases de Dirección de Proyectos Informáticos en la Rovira i Virgili de Tarragona, veo que sigue habiendo muy pocas mujeres. Cuando empiezo las clases siempre hago la misma broma. Digo “vamos a ver dónde está la paridad: ¿dónde está ese par de mujeres?”, seguimos igual; es curioso.

¿A qué se debe?

S. P.: Dicen que el nombre de ingeniería asusta a las mujeres; cuando se cambió el nombre de Informática a Ingeniería Informática, hubo un rechazo mayor. Por eso me apunto a todas las iniciativas que hay para potenciar la presencia de la mujer en estos ámbitos. Colaboro cuando la Universidad organiza jornadas con los institutos para promover el estudio de ingenierías entre las mujeres, así como en los colegios, principalmente secundaria y este año se han definido también actividades en primaria con el objetivo de despertar las vocaciones y el interés lo más temprano posible.

¿Qué hace en este caso Iecisa para atraer el mejor talento y a la mujer?

S. P.: Se están intentando generar vocaciones. Por eso, se reciclan profesionales con otros estudios y con capacidades, para especializarlos. Y hay iniciativas concretas en este sentido dirigidas a la mujer. Somos 200 personas en plantilla en Cataluña y queremos incrementar este número, pero el proceso de incorporación de talento no es una tarea sencilla, hay una falta de perfiles técnicos muy importante que nos preocupa: el sector tecnológico demanda nuevos perfiles con conocimientos y actitudes diferentes, que no se generan, y necesita formación específica.

¿Y se acortan los tiempos para que llegue la paridad a los puestos de dirección?

S. P.: Es complicado decirlo, históricamente hay una falta de referentes femeninos en la dirección con los que identificarse, pero sin duda estamos mejorando. Cada vez hay más mujeres directivas y con mayor visibilidad y eso ayuda a que las nuevas generaciones no solo quieran estar ahí, sino que crean que pueden estar ahí y luchen por ello. También hay un tema cultural importante que está evolucionando. En mi familia tenemos los papeles “tradicionales” cambiados. Vivo en Tarragona, trabajo en Barcelona, viajo… y quien se encarga de los niños es mi marido. Las nuevas generaciones ya tienen asumido este rol con total naturalidad, cambiando viejos patrones, lo que pasa es que la evolución para llegar a puestos directivos es costosa, cada vez más paritaria sin duda, pero todavía con un gran camino por recorrer.

Computing 775