NoticiasMercado TI

Las corporaciones compran startups pero no absorben su cultura digital

Solo un tercio de las empresas introduce el ADN corporativo de las compañías recién adquiridas en la cultura actual de la matriz.

Las grandes compañías están adquiriendo rápidamente un importante número de empresas digitales como forma de disponer de tecnología puntera y nuevo talento; sin embargo, la mayoría están teniendo dificultades a la hora de extraer el valor óptimo de estos acuerdos, debido a su dificultad para integrar diversas culturas corporativas, según se puede extraer de un estudio de Accenture. En este sentido, casi dos tercios (64%) de las grandes corporaciones mantienen sus empresas digitales recién adquiridas como entes independientes, especialmente en los sectores de bienes de consumo y energético. De hecho, el informe revela que solamente un 4% de estas compañías digitales están plenamente integradas en sus matrices. Esto se produce a pesar de que las organizaciones reconocen que la integración tecnológica (71%) y la cultural (62%) son fundamentales para el éxito de una adquisición.

El estudio Tech-Led M&A de Accenture Strategy ha encuestado a 1.100 altos ejecutivos de todo el mundo para comprender qué es lo que está impulsando esta tendencia de adquisiciones digitales y cuáles son las barreras a batir para desbloquear el potencial competitivo.

“Las grandes multinacionales están defendiéndose de los nuevos disruptores mediante la adquisición de múltiples compañías digitales que permitan impulsar nuevas capacidades tecnológicas y acelerar la ventaja competitiva. Sin embargo, muchas organizaciones están encontrando dificultades para integrar las diversas culturas y habilidades corporativas, es decir, la “pócima mágica”, lo que les impide extraer todo el potencial del acuerdo”, ha apuntado J. Neely, Director General Global de M&A y lead de Accenture Strategy.

El componente digital tiene cada vez mayor peso en las transacciones de M&A

El auge de los acuerdos digitales

El estudio de Accenture Strategy también ha desvelado que el componente digital tiene cada vez mayor peso en las transacciones de M&A De hecho, un 42% de las compañías que están realizando adquisiciones han declarado que su objetivo responde a obtener tecnologías de última generación, mientras que para un 43% es incorporar nuevas capacidades. Cabe señalar aquellas que operan en los sectores industrial, turístico y sanitario han sido las más activas a la hora de acometer operaciones de compra de compañías digitales.

En este sentido, el 61% utiliza un equipo diferente para el preacuerdo y para los criterios de evaluación de las M&A digitales, en contraposición a las adquisiciones tradicionales.  Además, la mayoría (78%) han apuntado que no se pueden confiar en las capacidades actuales de M&A para afrontar los acuerdos digitales.

“Los altos ejecutivos no pueden depender del “viejo enfoque” de  M&A cuando se dirijan a targets digitales”, ha explicado Neely. “Necesitan observar a su equipo de Fusiones y Adquisiciones e incorporar talento con formación digital a sus empresas, para así tener más éxito a la hora de cerrar acuerdos”.

Fusiones y Adquisiciones orientadas por la tecnología

Puesto que las empresas buscan lograr acuerdos digitales que les permitan obtener una ventaja competitiva, la mayoría (85%) han declarado que se beneficiarían de la digitalización del proceso de identificación de objetivos y de la utilización de Inteligencia Artificial (IA). Aunque en la mayoría de los casos, las organizaciones dejan actuar a las compañías digitales recién adquiridas como negocios independientes, existe un amplio espectro de herramientas para facilitar la integración. De hecho, el 57% disponen de plataformas que permiten que una integración rápida de esas nuevas empresas digitales y sus sistemas. El mismo número, el 57%, también cuentan con expertise digital para apoyar dicho proceso de integración.

“Para acelerar e informar mejor del proceso de acuerdo, los ejecutivos están utilizando la Inteligencia Artificial como apoyo para que los analistas sean capaces de evaluar grandes cantidades de datos, desde información financiera hasta las comunicaciones, pasando por las redes sociales ", ha añadido Neely.

Computing 773