NoticiasMovilidad

Interoute introduce el pago por servicio en la videoconferencia

La compañía lanza una nueva plataforma de Video as a Service, que permite utilizar el servicio de videoconferencia y telepresencia sin necesidad de invertir en equipamiento y personal especializado. Bajo un modelo de outsourcing a medida, pone la videoconferencia de alta definición al alcance de cualquier compañía.

La nueva plataforma Interoute VaaS (Video as a Service) es fruto de la adquisición de Visual Conference Group, que la compañía finalizó en marzo de 2011. Un año después, Interoute ha integrado el servicio de vídeo de esta firma escandinava en su portfolio de Comunicaciones Unificadas y en su red paneuropea de fibra, con objeto de facilitar a sus clientes empresariales un servicio de videoconferencia y telepresencia de alta definición, gestionado bajo el modelo cloud.

“El vídeo está creciendo exponencialmente en todas las áreas por el tirón de los terminales móviles, el abaratamiento de los dispositivos y el precio del ancho de banda”, explica Diego Matas, director general de Interoute Iberia. “Muchas empresas han llevado a cabo grandes inversiones en montar un servicio de videoconferencia, que puede costar entre 5.000 y 6.000 euros, o una sala de telepresencia, que puede ascender a los 200.000 euros, y debido a una mala experiencia, lo han dejado de utilizar”, añade.

Precisamente esa es la máxima de Interoute con su plataforma VaaS, pues al ofrecerla bajo un modelo de externalización a medida, termina con esa mala experiencia de usuario pues proporciona un control extremo a extremo: control sobre la red, el equipo, el software y los servicios de gestión y mantenimiento. “Como valor añadido ofrecemos servicios profesionales gestionados que garantizan el buen funcionamiento de la conferencia con personal que monitoriza y hace ajustes en tiempo real para evitar cortes. Externalizar este apartado y traspasar la gestión a Interoute por un coste de 1.000 euros al mes, quita de muchas preocupaciones al departamento de TI, elimina riesgos y pasa de Capex a Opex pues evita la necesidad de invertir en equipamiento y personal especializado”, apunta Diego Matas.

Computing 782