NoticiasMovilidad

Ventajas de la biometría de voz en el mundo empresarial

Por Carlos Gavilán, director de desarrollo de negocio de Biometric Vox.

La biometría consiste en el cálculo y estudio de patrones en los seres humanos, normalmente, con el objetivo de reconocer de forma inequívoca a la persona asociada a unos rasgos intrínsecos determinados, ya sean físicos o conductuales. Históricamente, la forma de biometría más popular era la identificación mediante la huella dactilar utilizada en el censo de ciudadanos por parte de las autoridades del Estado, pero la biometría y sus aplicaciones casi ilimitadas están cada día al alcance de un público más extenso, especialmente desde la popularización de los teléfonos inteligentes.

Cuanto hablamos específicamente de la tecnología de biometría por voz desarrollada por Biometric Vox, destaca la capacidad de medir los rasgos únicos del aparato fonador y crear un perfil de cada usuario con una certeza prácticamente absoluta a partir de más de 100 parámetros físicos de su voz. Es decir, al generar la huella vocal única de cada persona se contemplan parámetros fonéticos pero también fisiológicos, como la cavidad bucal, nasal o craneal, y al ser el ‘instrumento’ parte de la definición de la propia huella, la biometría vocal es inmune a grabaciones o imitadores. Este sistema de reconocimiento de alta fiabilidad aporta multitud de ventajas en el entorno empresarial, como, por ejemplo:

  • Refuerza la seguridad al evitar utilizar contraseñas escritas: Las claves de seguridad escritas tienen un problema, que pueden ser descifradas. La biometría por voz resuelve completamente esta debilidad en el registro ya que no se puede generar voz a partir de una huella vocal; aun si fuese robada, sería inútil para usurpar la identidad.
  • Permite firmar un contrato a distancia y al instante: Ya es posible firmar con nuestra propia voz contratos o documentos legales de cualquier índole, la principal ventaja es la velocidad de la firma. Por ejemplo, la herramienta de firma electrónica mediante biometría de voz, FirVox, permite cerrar un contrato en el trascurso de una simple llamada telefónica y a distancia.
  • Detección de fraude: Muchos estafadores aprovechan los sistemas basados en contraseñas y preguntas de seguridad para sacar provecho de sus vulnerabilidades a través del teléfono, suplantando a clientes y cometiendo así estafas que pueden llegar a ser millonarias. En este escenario, la biometría de voz se presenta como la solución que puede impedir los casos de fraude por suplantación de identidad a través del teléfono.
  • Ahorro de costes: La agilización de procesos y el ahorro de tiempo que suponen el uso de la identificación por voz se traduce en una reducción de costes. Al minimizarse el número de pasos y el tiempo que se requiere para llevar a cabo los procesos de verificación se puede conseguir una reducción de costes realmente beneficiosa para una empresa. La biometría vocal destaca especialmente en este aspecto ya que no requiere hardware específico y puede operar con un micrófono común.
  • Mejora la experiencia del usuario y la imagen de la empresa: Implementar y hacer uso de las últimas novedades tecnológicas siempre repercute positivamente en la imagen de una empresa. Para poder diferenciarse y destacar es necesario adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y hacer uso de ellos para ofrecer un servicio de calidad. Los usuarios confían más en una empresa a la vanguardia que utiliza tecnologías como la biometría de voz, que los fideliza por la experiencia de usuario, frente a otra que no apuesta por la innovación y sigue utilizando técnicas más rudimentarias que los hacen vulnerables a ataques. Además, la biometría de voz es una tecnología que aporta seguridad y confianza al usuario para acceder a los servicios de una forma fácil, sencilla y no intrusiva.

Sin duda, la biometría por voz es un elemento destacado en la transformación digital que permite romper la necesidad de elegir entre una alta seguridad y una magnífica experiencia de usuario.

La biometría vocal es inmune a grabaciones o imitadores

Ha llegado el momento de dejar de adaptarnos a los dispositivos, y que los dispositivos se adapten a la interfaz humana por antonomasia: la voz. Estamos normalizando hablar a robots asistentes en el hogar, hacemos búsquedas por voz en el teléfono móvil y muy pronto encenderemos el coche tan solo pidiéndolo de forma hablada. Estamos evolucionando hacia las interfaces por voz, donde el papel de la biometría vocal es esencial para permitir la interlocución personalizada con alta seguridad y facilidad de uso.

Las compañías que entiendan que el mercado crece hacia estos nuevos canales y el valor que aporta al negocio la relación segura y no presencial de la biometría por voz, estarán más cerca de fidelizar a sus clientes, gestionar mejor sus recursos y ganar competitividad.

Computing 778