NoticiasMovilidad

BMW acelera la llegada de vehículos sin conductor

La compañía de automoción firma un acuerdo con DXC Technology que proporcionará servicios para simplificar el análisis de datos, así como el proceso de aprendizaje algorítmico para reducir el tiempo y coste de la creación de estas soluciones.

BMW ha firmado un acuerdo con DXC Technology para dar soporte al desarrollo de vehículos autónomos que la firma de automoción realizará a través de la plataforma High Performance D3. DXC proporcionará servicios que ayuden a simplificar el análisis de datos, así como al proceso de aprendizaje algorítmico para reducir el tiempo y coste del desarrollo de vehículos autónomos.

La plataforma High Performance D3 del grupo BMW tiene capacidad para operar con su programa de desarrollo del vehículo autónomo, ya que recopila grandes cantidades de datos recogidos durante los viajes en carretera de la flota de pruebas de la compañía en todo el mundo. Con la utilización de la solución digital de DXC, los equipos de investigación y desarrollo de BMW podrán recopilar, almacenar y gestionar los datos obtenidos en los sensores de dichos vehículos en cuestión de segundos, en lugar de días o semanas, como ocurría hasta ahora. De este modo, se lograrán ciclos de desarrollo de conducción autónoma más rápidos.

“La conducción autónoma está en el corazón de la estrategia NUMBER ONE > NEXT del Grupo BMW”, afirma Alejandro Vukotich, vicepresidente Senior de Conducción Autónoma y Asistencia al Conductor del Grupo BMW. “DXC apoyará en gran medida nuestro compromiso de maximizar la innovación, lo que beneficiará a nuestros clientes. Con los servicios gestionados, somos capaces de ampliar la solución para dar soporte a la siguiente etapa de la plataforma de conducción autónoma del Grupo BMW”.

BMW impulsa el desarrollo de vehículos sin conductor
BMW impulsa el desarrollo de vehículos sin conductor

Edward Ho, vicepresidente ejecutivo y director general de Offerings de DXC Technology, manifiesta: “Los próximos cinco años serán cruciales, en la medida en la que la tecnología y los ecosistemas de partners continúen contribuyendo a revolucionar la industria de la automoción”. A lo que añade: "En DXC estamos muy satisfechos por la oportunidad de colaborar con el Grupo BMW para avanzar en el desarrollo de capacidades de conducción autónoma. Con la plataforma y las herramientas proporcionadas por DXC, los ingenieros de BMW serán capaces de acelerar de forma importante la ingeniería y las pruebas de los algoritmos de conducción autónomos".

DXC está centrando sus esfuerzos en impulsar la investigación y el desarrollo de la conducción autónoma mediante la aceleración de los ciclos de pruebas y de la actividad de ingeniería. Un ejemplo de esta capacidad es DXC Robotic Drive, que potencia el proceso de desarrollo de la conducción autónoma, desde la recopilación, almacenamiento y análisis de datos hasta el despliegue de conocimientos avanzados. Construida sobre un ecosistema abierto, DXC Robotic Drive está disponible on-premise, en cloud o en entornos híbridos, permitiendo así que las cargas de trabajo puedan moverse fácilmente. Los ingenieros pueden también trabajar de manera colaborativa de forma ágil, independientemente de su ubicación geográfica. Utilizar una única plataforma para almacenar, procesar y realizar formación, supone también la reducción de los requisitos de hardware y software y, por tanto, de los costes y la complejidad de los procesos. Los datos pueden recopilarse globalmente, pero son monitorizados centralmente, maximizando así la eficiencia del proceso y reduciendo los costes.

La plataforma y el conjunto de herramientas DXC Robotic Drive están compuestos por análisis digitales, servicios de plataforma y cloud, así como soluciones de seguridad y aplicaciones. DXC cuenta también con una red de Centros de Excelencia de la Automoción, donde sus socios y clientes colaboran, desarrollan y entregan proyectos de innovación para el sector del automóvil.

Computing 781