InformesMundo digital

Los CIO del sector pedagógico preparan sus redes para fenómenos como BYOD y cloud

Formación técnica, BYOD, cloud, virtualización, integración de las TI con la toma de decisiones, y supercomputación son los apuntes que están rellenando las páginas de las libretas de los CIO del sector de la educación.

Tras analizar las conclusiones del encuentro ITworldEdu 2012, celebrado recientemente en Barcelona, y el informe sobre las tendencias tecnológicas que están marcando el sector de la Educación, y que todos los años elabora Educause, una asociación sin ánimo de lucro formada por la comunidad de CIO y profesionales de TI del sector de la educación norteamericana y que incluye a las universidades más prestigiosas del país, hemos preparado este extracto de cuáles están siendo las prioridades de los CIO en el ámbito pedagógico, y que continuarán durante 2013.

En primer lugar, una de las mayores preocupaciones que les quita el sueño es el desarrollo y formación del personal del departamento de TI en el uso de las nuevas tecnologías y modelos de entrega de las TI. En paralelo a esta necesidad, también hay que dedicar bastante atención a la actualización formativa del profesorado en relación a la competencia digital, tanto en la formación inicial de maestros como en la formación continuada.

La verdad es que esta inquietud figura en este ranking de tendencias desde 2008, pero es la primera vez que ocupa la primera posición en cuanto a importancia, provocado por la bajada de los presupuestos asignados, tanto en instituciones públicas como privadas.

De hecho, en España, el Ministerio de Educación es la cartera que menos presupuesto tiene para gastar en Tecnologías de la Información. Según los últimos datos del informe Reina, el Estado le adjudicó unos fondos de 16.252 millones de euros para este fin, una cifra que constituye tan solo el 3% del presupuesto total asignado. En cuanto a la estructura del gasto, el Ministerio lo reparte del siguiente modo: 50% lo destina a Servicios; 33% a Personal; 10% Hardware y 5% a Software.

La segunda gran tendencia es dar soporte a la consumerización de las TI y tener programas de BYOD, ya que cada vez es mayor el número de alumnos y profesores que conectan sus dispositivos a las redes del campus. Los centros educativos deben tener un programa a este respecto que comprenda todas las implicaciones de la infraestructura, es decir, qué tecnologías se deben o no soportar en el campus, e incluir los aspectos de seguridad. En concreto, desde el ITworldEdu se ha recomendado a los centros educativos disponer de un Plan Estratégico TAC-TIC, es decir, una hoja de ruta derivada de un diagnóstico tecnológico y pedagógico para incorporar la tecnología con éxito. La escuela digital sigue avanzando a partir de nuevos dispositivos tecnológicos como los tablets, cuya incorporación en las aulas irá en aumento en los próximos años, así como una industria emergente entorno a estas herramientas.

No en vano, alguno de los proyectos más importantes realizados este año 2012 han estado relacionados en la forma en que las universidades se han estado preparando para hacer frente a este fenómeno, y que mayoritariamente ha tenido que ver con la ampliación y securización de sus redes. En este sentido destacan los casos de la Universidad de Nebrija, que ha optimizado su red WAN y acceso a Internet con dispositivos de Blue Coat; la escuela pública de educación infantil y primaria, Escuela Pla de L´Avella, que ha utilizado la tecnología SonicWALL para mejorar la gestión y seguridad del acceso a Internet;la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha renovado su intranet con GMV; la Universidad Europea de Madrid, que ha elegido la tecnología CleanAir de Cisco para renovar su red WiFi para responder a la creciente demanda de aplicaciones multimedia, control de usuarios y mayor seguridad; la Universidad del País Vasco, que ha elegido a Efficient IP como proveedor para renovar su herramienta de gestión de direcciones IP; o la Universidad Internacional Valenciana, que podrá acoger hasta 10.000 estudiantes gracias a los servicios tecnológicos de Colt.

Reflejo de otros sectores
Por otro lado, al igual que está sucediendo en otros sectores tecnológicamente más avanzados como banca o telecomunicaciones, también es preciso que las instituciones educacionales definan una estrategia cloud que incluya como elementos la gestión de los datos, la virtualización y personal con conocimientos que sepa gestionar este tipo de entornos. La Universidad Rey Juan Carlos es un buen ejemplo para tomar nota ya que ha afrontado un proyecto de optimización del tiempo y los recursos del departamento de TI con las soluciones de virtualización de VMware, los switches de Cisco y el sistema de almacenamiento de NetApp. Por su parte, el ESNE, la Escuela Universitaria de Diseño e Innovación de la Universidad Camilo José Cela, ha creado una plataforma de colaboración y comunicación basada en el modelo cloud computing a través de Microsot Office 365. La Universidad de Vic también ha consolidado su almacenamiento con sistemas de NetApp; y la Universidad Europea de Madrid ha subido a la nube privada de Microsoft sus laboratorios virtuales.

Mejorar la eficiencia operacional con la ayuda de las TI es otra página en la agenda de prioridades de los CIO, que también buscan optimizar la gestión de los procesos de negocio, más allá de la firma digital o formularios electrónicos. El objetivo, básicamente, es integrar las TI con los procesos de toma de decisiones, y que cada vez estén más alineadas con los objetivos institucionales. En la empresa privada cada vez es más habitual ver a los CIO en los Consejos de Administración, sin embargo, esta particularidad no se ve tan a menudo en el sector de la educación, y estos directivos deben estar involucrados en aquellas decisiones que tengan que ver con los campus.

Finalmente, es preciso dar soporte al campo de la investigación con tecnologías de alta computación HPC, Big Data y analítica, como ha hecho la Universidad Autónoma de Madrid, que ha confiado en Fujitsu para llevar a cabo cálculos científicos de alto nivel en sus dos proyectos ERC-Advanced Grant.

Computing 780