NoticiasMundo digital

La reinvención del CIO despedido

En un entorno cambiante, en el que el mercado está en constante evolución y en el que se demandan conocimientos y experiencia en herramientas tecnológicas, el papel del CIO es fundamental y es clave que se adapte.

En este contexto cambiante, muchas empresas, ávidas de poder adaptarse a esas necesidades, buscan nuevos perfiles que sepan adecuarse y, en muchos casos, tal y como se constata desde Setesca Talent, prescinden de su CIO y buscan otros candidatos. ¿Qué alternativas tienen esos profesionales para poder encontrar una nueva posición de similar dimensión?

Perfil del CIO despedido

El CIO despedido es un perfil de persona de 45-55 años con amplia experiencia en gestión de departamentos grandes departamentos TIC, implantación y gestión de ERP’s y amplia experiencia como gestor. Una vez desvinculados, para estos profesionales su primer intento es encontrar una posición similar. Como suele ser complicado, su segunda alternativa es comenzar a trabajar realizando proyectos temporales como consultores o incluso en cargos más técnicos y mucho peor pagados como jefes de proyectos.

Alternativas del CIO: experiencia en nuevas soluciones

Sin embargo, ¿qué alternativas tienen para mantener su competitividad? Tal y como se destaca desde Setesca Talent, hay que tener en cuenta que hay dos principales problemas a los que se enfrentan. Por un lado, un problema de capacitación y, por otro lado, un problema de percepción. El problema de capacitación puede venir dado por la falta de experiencia en el tipo de soluciones que se buscan actualmente. En la actualidad, se buscan soluciones que faciliten la multicanalidad y orientación al cliente (CRM, soluciones multicanal, herramientas de segmentación de clientes, Big Data, e-commerce). Y, del mismo modo, se buscan herramientas para la gestión de entornos y equipos internacionales. Es decir, soluciones que aumenten la competitividad de los procesos internos de la compañía (industria 4.0, logística 4.0, IoT, Intranets, workflows, RAD, etc.). Del mismo modo, se demanda conocimiento y experiencia en procesos de transformación digital. En muchas ocasiones estos CIO carecen de experiencia en este tipo de soluciones, lo que dificulta su reincorporación al mercado laboral.

El CIO que tiene que reinventarse se enfrenta a dos problemas: uno de capacitación y otro de percepción

O hacerse valer: alineamiento con el planteamiento estratégico y proactividad

Sin embargo, pese a estos problemas de experiencia, el problema de percepción es el mayor de ellos. Algunas empresas consideran que un CIO que ha gestionado un entorno informático de “tradicional”, no es capaz de gestionar un plan de transformación de la compañía. Y, por tanto, que no es capaz de definir las herramientas informáticas necesarias para cubrir las necesidades estratégicas (las definidas anteriormente). En este sentido el CIO debe demostrar al negocio su absoluto alineamiento con el nuevo planteamiento estratégico y sobre todo su capacidad para cubrir las nuevas necesidades de la compañía en términos de utilización de herramientas tecnológicas avanzadas. Del mismo modo, debe demostrar que es capaz de sugerir proactivamente mejoras en procesos de negocio mediante la utilización de dichas tecnologías y que puede liderar el proceso de trasformación digital de la compañía.

Otras alternativas

En paralelo a todo ello, cada vez es más común y recomendable que los CIO piensen que, dado que la suya es una posición de alta rotación, deben contar con otras vías. Por esto, puede ser importante disponer de mecanismos que les permitan, en caso de no poder ejercer su función, disponer de ingresos paralelos provenientes de actividades como formación, participación en proyectos tipo startup, etc.

Computing 773