InformesAnalytics

La mitad de las empresas españolas no evolucionan hacia una organización orientada al dato

Un informe de Minsait muestra que el valor extraído del dato para el negocio de las empresas españolas es moderado.

Las empresas españolas están lejos de tener un modelo de Organización Orientada al Dato (Data Driven Organization o DDO), con la excepción de las compañías de dos sectores: Telecomunicaciones y Banca. Así se desprende del informe sobre Madurez Digital en España 2019, centrado en Dato y Analítica, elaborado por Minsait, una compañía de Indra.

Solo el 46% de las compañías españolas conceden al dato la importancia que merece en sus estrategias y disponen de programas definidos para evolucionar hacia una Organización Orientada al Dato. Y pocas empresas están prestando atención a sus capacidades para gestionar el ciclo de vida del dato. Únicamente el 19% tiene un enfoque basado en aplicar la analítica más allá de la excelencia operativa.

En el 54% restante de los casos, la ausencia de programas de este tipo merma su evolución. La mayoría de las empresas españolas no cuentan con modelos de negocio diferenciales basados en la analítica y el dato, dado que se esfuerzan en las áreas más internas, como la protección del dato o la optimización de operaciones, pero tienden a desaprovechar el potencial del conocimiento del cliente. Y lo que es más grave, el valor extraído del dato para su negocio es moderado.

Telecomunicaciones y Banca destacan en su grado de avance

Minsait destaca que la esencia de las organizaciones orientadas al dato, más que contar con las tecnologías digitales correctas, consiste en hacer del propio dato y de la analítica parte de su estrategia de negocio, de sus sistemas, de sus procesos y de su cultura.

El Informe muestra que solo dos sectores de la empresa española, Telecomunicaciones y Banca, destacan en su grado de avance. Aunque sus modelos de negocio aún distan del de una Organización Orientada al Dato pura, las empresas de estos sectores han acometido grandes inversiones en nuevas tecnologías y buscan plantear nuevas respuestas a sus retos de negocio.

Las empresas del resto de sectores centran frecuentemente sus esfuerzos en las áreas más críticas (como la seguridad y cumplimiento en el tratamiento de datos) o en las más arraigadas (como las operaciones de su actividad natural). Pero tienden a limitarse a los mínimos exigidos por ley o por operatividad y desaprovechan el potencial de la analítica de datos en la palanca de competitividad clave: la relación con el cliente.

“Si tenemos en cuenta que el progreso de la economía española pasa por crear empresas competitivas a nivel global, y que el dato tiene y tendrá un papel cada vez más relevante en este objetivo, la criticidad de este activo para las empresas españolas se vuelve indiscutible”, afirma Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, en el Informe Minsait.

Es necesario invertir no solo en tecnología y herramientas, sino también en nuevos perfiles digitales; aterrizar la aportación de la analítica en proyectos bien definidos; generar sinergias y colaboración entre departamentos; desarrollar KPIs inéditos adaptados a los nuevos proyectos; y finalmente, incorporar los algoritmos y modelos predictivos a la toma de decisiones”, añade Abril-Martorell.

Es necesario invertir no solo en tecnología y herramientas, sino también en nuevos perfiles digitales

Hemos completado un enorme esfuerzo por ayudar a las empresas españolas en su necesario camino de transformación hacia Organizaciones Orientadas al Dato, aportando los mejores equipos humanos, métodos y tecnologías avanzadas para acompañarlas en ese necesario tránsito", señala Cristina Ruiz, Consejera Directora General de Tecnologías de la Información de Indra.

En su Informe de Madurez Digital, Minsait muestra que las compañías españolas que están invirtiendo con convicción en avanzar en todas las dimensiones de una Organización Orientada al Dato están viéndose recompensadas por sus iniciativas:

•             Logran extraer valor de los datos y rentabilizar las inversiones realizadas: a corto plazo mediante la optimización directa comercial u operativa, o a largo plazo, mediante el conocimiento del cliente. Esto perpetúa su viabilidad ante nuevos players con modelos de negocio basados en el dato.

•             Construyen un capital basado en activos intangibles: los datos. Esto genera ventaja competitiva a largo plazo con un enfoque client centric que fomenta una propuesta de valor basada en experiencias.

•             Aumentan su velocidad en la toma de decisiones, siendo los primeros en reaccionar a un entorno cambiante, ajustándose así mejor a las necesidades de los clientes.

•             Generan sinergias alrededor del dato, mediante el acceso universal a éste y la capacitación de la propia compañía. Esto reduce el tiempo necesario para el desarrollo de nuevos proyectos, dota de visión global a muchas iniciativas antes departamentales y genera entornos colaborativos que fomentan la innovación.

Análisis a partir de diferentes habilitadores y dimensiones

Solo el 17% de las empresas españolas ha implantado políticas de control, mantenimiento y mejora continua de los algoritmos

Minsait ha analizado el grado de madurez y preparación de las empresas españolas para transformarse en Organizaciones Orientadas al Dato a partir de cuatro habilitadores esenciales:

•             En cuanto a estrategia, el Informe señala que la orientación data centric necesita arraigarse con más solidez, introduciendo la analítica del dato en la estrategia de la compañía: sólo un 56% de las compañías cuenta con una visión clara de las oportunidades en torno al dato, y sólo el 46% dispone de programas definidos para evolucionar hacia una Organización Orientada al Dato.

•             Sobre organización, apunta que mientras la dirección apoya la maduración de la aplicación del dato y la analítica en el 65% de las compañías, sólo un 23% de las empresas españolas reconocen tener un gobierno del dato sólido que asegure una calidad aceptable del mismo, y sólo el 17% ha implantado políticas de control, mantenimiento y mejora continua de los algoritmos.

•             Acerca de cultura y talento, solo un 17% de empresas reconoce contar con suficientes perfiles especialistas del dato y la analítica. Asimismo, sólo un 28% reconoce una cultura de calidad del dato en su empresa y las nuevas formas de trabajo en torno al dato (nuevas metodologías, democratización, divulgación) sólo están implantadas en un cuarto de las compañías.

•             Sobre tecnología, solo un 30% de las organizaciones ha implantado tecnologías Big Data, y un 11% trabaja con herramientas para optimizar el gobierno del dato (diccionarios, MDM, modelado, calidad, etc.).

Adicionalmente, ha revisado el nivel de aplicación actual de la inteligencia en el ciclo de vida del dato de las empresas españolas. Solo un 12% enriquece su visión interna con datos de fuentes externas, y un 19% tiene capacidades de aprendizaje. Si bien el 40% son capaces de captar datos no estructurados de alta complejidad (voz, vídeo), solo un 16% de empresas explotan estos datos desestructurados.

Despliegue analítico

Minsait también ha analizado cómo se despliegan los avances en analítica y cómo se trasladan a la cadena de valor en cuatro dimensiones:

•             Sobre innovación, el 10% de las empresas cuenta con un observatorio de tendencias entorno al dato y el 8% con un observatorio automatizado de mercado para detectar oportunidades de innovación.

•             Acerca de clientes, sólo el 26% incorpora datos externos para mejorar el conocimiento agregado de estos y sólo el 19% monitoriza continuamente la experiencia del cliente para el rediseño de la misma.

•             En cuanto a operaciones, un 27% de las empresas aprovecha las oportunidades de la analítica, pero sólo un 6% aplican optimización inteligente a su función TI y un 11% la aplican a su función financiera.

•             Sobre seguridad, casi el 80% cumplen estrictas políticas y mecanismos que garantizan el acceso seguro a los datos de usuarios. Sin embargo, las técnicas analíticas para la prevención de fraudes sólo se utilizan en el 40% de las empresas y en el 17% de ellas para la identificación de riesgos futuros.

Computing 786