NoticiasAnalytics

¿Cómo ayudan a salvar vidas el big data y la inteligencia artificial?

Reducir los tiempos de diagnóstico e investigación, analizar infinidad de variables, personalizar tratamientos, crear órganos artificiales inteligentes, mejorar la atención de los pacientes… el uso de la tecnología está permitiendo salvar más vidas y cuidar del planeta.

El futuro del joven médico español Eduardo Jorgensen, apuntaba hacia la neurocirugía. Pero, como a muchos otros emprendedores, una experiencia personal le cambió la vida y, ahora su páncreas dotado de inteligencia artificial se la cambiará a los más de 422 millones de personas diabéticas que según la OMS hay en el mundo.

Una pequeña con diabetes entró un día en su consulta y dijo que no aguantaba más la bomba de insulina, el tratamiento y los pinchazos. Jorgensen lo dejó todo y fundó MedicSensors, desde la que trabaja en el desarrollo de MedicSen, un dispositivo que funciona como un páncreas artificial y que permite tratar la diabetes de manera personalizada, predictiva y sin agujas. El sistema cuenta con un algoritmo inteligente conectado a una app de comunicación con el paciente y a un parche en la piel que libera organismo en función de los datos que le llegan en tiempo real de otros wearables (relojes, pulseras inteligentes, sensores…) que usa el paciente.

El ejemplo de Jorgensen, reconocido en 2017 como uno de los Innovadores Menores de 35 por el MIT Technology Review en español, será uno de los más de cien ponentes que participarán los próximos 20 y 21 de noviembre en la octava edición de Big Things. Organizado por la empresa española Paradigma Digital, el evento europeo sobre analítica de datos, Inteligencia Artificial, IoT, Transformación Digital y cloud gracias a la presencia de más de 2.000 expertos de empresas y startups como Amazon, Cabify, Carto, eDreams Odigeo, Inditex, JustEat, Mathworks, Mercadona, MSD, Santander, Twitter… entre muchas otras.

El uso y la combinación de estas tecnologías están permitiendo a empresas farmacéuticas, del ámbito sociosanitario, a universidades e investigadores mejorar la atención de los pacientes y salvar muchas vidas al reducir los tiempos de diagnóstico de enfermedades, analizar infinidad de variables, personalizar tratamientos y hasta crear órganos artificiales inteligentes e imprimirlos en 3D.

Por ejemplo, la detección de emociones en el tono de mensajes de voz ayuda al robot humanoide Pepper desarrollado por Datahack a asistir a los pacientes con Alzheimer; a la plataforma Medbravo le permite facilitar a los pacientes con cáncer el acceso a las investigaciones adecuadas para cada caso mediante una red digital de hospitales en coordinación con los médicos e investigadores clínicos; el proyecto Musketeer financiado por el programa Horizonte 2020 de la UE, trabaja en el desarrollo de una plataforma centralizada, robusta y segura que permita asegurar la privacidad de los datos al tiempo que facilita el acceso a ellos por parte de diferentes actores (pacientes, hospitales…); Miguel Luengo-Oroz, Chief Data Scientist de United Nations Global Pulse, abordará los beneficios y peligros de la inteligencia artificial y cómo pueden contribuir a crear un mundo más solidario; en CO2 Revolution usan Big Data, semillas inteligentes y drones para reforestar el planeta; mientras que Inés Huertas, datanauta de la NASA, explicará cómo el Proyecto Ícaro puede predecir el comportamiento de la biosfera a partir de los datos del pasado.

Computing 786