OpiniónAnalytics

Automatización: salvavidas de las empresas para salir de la crisis del covid

Por Manuel Ruiz, Head of Cloud, Automation & OSS en Entelgy.

Con la situación económica tan inestable en la que nos encontramos debido a la pandemia del coronavirus, que llegó a nuestras vidas hace un año, no decimos nada nuevo cuando aseguramos que las organizaciones tuvieron que adaptarse rápidamente a la integración de las nuevas tecnologías y a las amplias posibilidades que éstas ofrecen.

Una de las más efectivas en las empresas ha resultado ser la automatización de los procesos robóticos, también conocida como RPA por sus siglas en inglés. Se trata de un software capaz de imitar tareas repetitivas, permitiendo así que las personas puedan dedicar menos tiempo a este tipo de actividades y puedan centrarse en realizar trabajos que aporten más valor añadido a la compañía. De acuerdo con los datos de la consultora Gartner, en 2022 el 85% de las organizaciones habrán desplegado ya proyectos de robotización. Por lo que podemos decir que la implementación de este tipo de procesos no ha hecho más que comenzar.

No debemos olvidar los cambios que ha conllevado la irrupción del coronavirus y que probablemente, algunos, hayan llegado para quedarse. En el entorno laboral se cerraron gran cantidad de oficinas y llegó el trabajo en remoto, lo que ha supuesto una modificación de su modus operandi diario.

Precisamente, la automatización de ciertos procesos ha aliviado las consecuencias de este cambio repentino en muchas organizaciones

Precisamente, la automatización de ciertos procesos ha aliviado las consecuencias de este cambio repentino en muchas organizaciones. Al tratarse de una herramienta digital totalmente transversal, la automatización se puede implementar en todos los sectores, desde el financiero, hasta el energético o el asegurador. De hecho, estos tres son los que más han apostado por la automatización durante 2020.

En este sentido, esta herramienta puede ayudar a las empresas a ser más eficientes y a seguir llevando a cabo su actividad laboral a pesar de la situación en la que nos encontramos. En una época en la que el trabajo a distancia puede hacer que los procesos rutinarios sean aún más tediosos, la automatización los ha aligerado enormemente, permitiendo a los empleados centrarse en actividades de mayor valor añadido.

Es el caso de los departamentos financieros donde la automatización es de gran ayuda en la tramitación de facturas o la revisión de cobros e impagos y en recursos humanos, donde existen procesos repetitivos que requieren del manejo de una gran cantidad de información, como la gestión de nóminas, ERTES e incluso procesos de selección, contrataciones y formación.

La capacidad de esta tecnología de analizar un gran volumen de datos mejorará además la atención al cliente, uno de los pilares fundamentales para mantener la fidelidad del público objetivo de la empresa. De igual modo, empresas de otros sectores como el de los viajes y el comercio minorista están utilizando la RPA para gestionar un volumen de trabajo sin precedentes en los centros de llamadas, ya que los clientes solicitan reembolsos por vuelos cancelados, reclamaciones de seguros y préstamos para pequeñas empresas, así como para gestionar procesos internos de las propias compañías, como las solicitudes de licencia por enfermedad del personal, y para garantizar que todos los empleados estén equipados y sean capaces de trabajar desde casa.

Pero estos son solo algunos ejemplos de uso que pueden impulsar la producción en algunos de los sectores más importantes de nuestra economía y que pueden ayudar a las empresas a mejorar sus resultados. Por ese motivo no resulta extraño el incremento del 20% de la demanda de este tipo de servicios que se registró el pasado año, de acuerdo a lo que hemos observado desde Entelgy. De hecho, se espera que siga en aumento los próximos años. Sin duda alguna, y como hemos visto, la automatización puede ayudar a mejorar muchos procesos y al mismo tiempo liberar a las plantillas de la realización de tareas automáticas que acaban siendo tediosas y que a la larga pueden afectar en la motivación del empleado.

Cualesquiera que sean los cambios que hagan, para estar preparados para el futuro, tendrán que ser flexibles y adoptar la automatización para aumentar la velocidad de los procesos con el fin de cubrir las lagunas de la demanda y la oferta. Sin duda, la automatización puede ser el salvavidas para recuperar el tejido empresarial con el que contábamos previo a la crisis del coronavirus. Las empresas que cuenten con procesos automatizados estarán mejor preparadas para hacer frente a los efectos secundarios de la pandemia y de cualquier crisis futura.

Computing 814