OpiniónCloud

La nueva normalidad está en la nube y es nativa digital

Álvaro Martín, Digital Transformation Senior Consultant en Quint.

Álvaro Martín, Digital Transformation Senior Consultant de Quint
Álvaro Martín, Digital Transformation Senior Consultant de Quint

El cuarto informe Cloud Computing en España de Quint ha puesto sobre la mesa la importancia de la digitalización en nuestro país para acelerar la recuperación económica en la nueva normalidad. Las empresas españolas empiezan a considerar la innovación tecnológica, además de una palanca para la creación de nuevos modelos de negocio, un ingrediente fundamental para acelerar la transformación de toda la organización.

Por primera vez en la historia, la aceleración de la tecnología se suma a un alto nivel de incertidumbre que está obligando a las empresas a trabajar con un enfoque sistémico de la innovación, a través del cual puedan transformar su modelo operativo, conseguir la agilidad necesaria para responder a los desafíos del nuevo ciclo económico y gestionar eficazmente el mix de riesgos empresariales.

Desde luego no va a ser tarea fácil. La creciente apertura que veníamos observando los últimos años hacia ecosistemas abiertos con terceros ha dejado paso a una aproximación más endogámica donde la prioridad es primero ordenar la casa, puertas adentro. Las compañías quieren hacer limpieza de lo que ya no sirve y buscar quick-wins con arquitecturas digitales escalables que aporten valor al negocio desde el minuto uno, utilizando la nube como un ‘quemagrasas’ con el objetivo de que la organización sea más líquida, flexible y adaptable al cambio.

Las compañías quieren hacer limpieza de lo que ya no sirve y buscar quick-wins con arquitecturas digitales escalables que aporten valor al negocio

Este pragmatismo táctico va a ser la tónica dominante en los próximos meses, aunque a tenor de los resultados del informe, comprobamos que la gran empresa está embarcada en otro reto mucho más ambicioso y estratégico: la democratización de la inteligencia del dato y la preparación para adoptar capacidades cognitivas de inteligencia artificial.

La normalidad está en la nube

Es precisamente este tipo de empresas con mayor orientación al dato y presencia global las que apuestan fuertemente por el cloud como una palanca de recuperación estratégica para el negocio. Son, en definitiva, las organizaciones que conceptualizan la nube como un motor de inteligencia que permite poner al cliente en el centro de la arquitectura de negocio consiguiendo así construir el círculo virtuoso del dato, es decir, desplegar soluciones para mejorar la experiencia de usuario y capitalizar ese conocimiento en una mayor eficiencia operativa.

Por todo ello podemos inferir que la nueva normalidad está en la nube y es nativa digital como seguramente en pocos años hablaremos de soluciones “nativas cognitivas”. Las empresas que no aprovechen las nuevas oportunidades que plantea la actual crisis para digitalizar su modelo de negocio, tendrán serias dificultades en integrar el estado del arte de la tecnología en su cultura corporativa como un activo estratégico.

Finalmente, y no por ello menos relevante, las empresas han puesto de manifiesto en el informe que cualquier migración al cloud, para ser efectiva, necesita imperiosamente un sólido gobierno para asegurar el alineamiento entre TI y negocio. Desde Quint hemos observado que se están abordando diferentes líneas de trabajo con este objetivo:

Cualquier migración al cloud, para ser efectiva, necesita imperiosamente un sólido gobierno para asegurar el alineamiento entre TI y negocio

1.    Aligerando acompasadamente las estructuras de TI y de negocio para facilitar la creación de equipos transversales a través de nuevas formas de trabajo con foco en la agilidad empresarial para acelerar la generación de soluciones al cliente en la nueva normalidad

2.    Generando conectores entre TI y negocio a través de la inteligencia del dato para simplificar y automatizar los procesos, hacerlos medibles y orientarlos a resultados de negocio.

3.    Priorizando la agilidad y flexibilidad de las arquitecturas nativas cloud para integrar en el diseño la seguridad, la elasticidad e interoperabilidad lejos de arquitecturas cerradas o monolíticas.

Por todo lo expuesto anteriormente, podemos concluir que la “nueva normalidad” no deja de ser un macro caso de uso con una línea base de nuevas funcionalidades para afrontar ese mix excepcional de aceleración tecnológica e incertidumbre de negocio (rizando el rizo o “el más difícil todavía”).

Adaptarnos al cambio significa aceptar que la seguridad y la resiliencia van a ser ingredientes básicos en la provisión de servicios en la nube y que la innovación para acelerar la estrategia hacia el negocio no puede verse penalizada por ello.

En definitiva, las empresas tienen una oportunidad estratégica para aprovechar el poder transformador del cloud y el enfoque sistémico de la innovación para responder a los desafíos de una nueva década que, sin duda, promete ser excepcional.

Computing 796