Comitas Comunicaciones, pioneros en telemedicina

La compañía experta en la provisión de servicios de comunicaciones y telemedicina, Comitas Comunicaciones, ha abandonado la tecnología de conmutación de Cisco por la de 3Com para su red TM-64, que ha revolucionado la prestación de servicios médicos a distancia.

Publicado el 19 Ene 2009

93523_51

Creada en 1995 bajo la denominación de Tecnobit Comunicaciones dentro del grupo Tecnobit, la compañía Comitas Comunicaciones inició su andadura como una compañía independiente en el año 2000 tras la entrada en Tecnobit del grupo de inversión 3i. Desde entonces hasta la actualidad, Comitas Comunicaciones ha continuado proporcionado a sus clientes servicios de comunicaciones, lanzando al mismo tiempo un órdago en el terreno de la telemedicina, un campo en el que juega en la primera división. “Entre nuestros clientes de aquella época se encontraba el Ministerio de Defensa al que veníamos prestando servicios de comunicaciones y el cual en un momento dado nos solicitó el desarrollo de una solución para facilitar la comunicación de los médicos desplazados en Bosnia-Herzegovina, con la que iniciamos nuestra aventura en el campo de la telemedicina”, explica el director de Operaciones de Comitas Comunicaciones, Francisco Javier de Frutos.
En ese momento y en colaboración con Hispasat, Comitas apostó por una solución basada en comunicaciones por satélite, pero la calidad dejaba bastante que desear. “Por entonces”, indica de Frutos, “el pan y la mantequilla eran las comunicaciones por satélite y la telemedicina vía videoconferencia aportaba un valor diferencial”.
Consciente de su potencial a futuro, Comitas lanzó una decidida apuesta por esta tecnología que dejó en buena medida patente sus posibilidades durante la guerra de Afganistán con un servicio que fue inaugurado por el rey Don Juan Carlos I. “Se instaló el sistema de telemedicina en el Hospital Gómez Ulla facilitando el trabajo del destacamento médico desplazado”.
Tras el éxito conseguido con esta primera iniciativa, el Ministerio de Defensa solicitó a Comitas implantar el sistema en los buques de la Armada y, puesto que empezaba a complicarse la conexión de múltiples puntos con el Hospital Gómez Ulla, el sistema se instaló también el Hospital Militar de Zaragoza.
Cuando estos dos hospitales empiezan a comunicarse, se dan cuenta de que el Hospital Central de la Defensa, que cuenta con más especialistas, tiene el potencial de prestar apoyo al resto de hospitales militares, de forma que se emprende el proyecto para dotar del sistema a los ocho hospitales militares existentes en ese momento. Desde entonces hasta hoy, la carrera de Comitas en el mundo de la defensa no se ha detenido y a finales de 2008 se han adherido al sistema las bases militares en los peñones en el Estrecho y las localizadas en los picos de Aitana, Espinosa de los Monteros y Sóller.
De forma simultánea al avance en el mundo militar, Comitas fue ampliando su alcance al mundo civil. “Tras la instalación del Gómez Ulla”, señala de Frutos, “empezamos a trabajar con la Mutua Universal, su Clínica Delfos y otras dos clínicas en Canarias”. El sistema se reveló muy eficaz en este entorno. Y es que, “cada vez que un mutualista iba a las clínicas de Las Palmas o Tenerife para la evaluación de una lesión era necesario su desplazamiento a la Clínica Delfos en Barcelona, mientras que con este sistema es posible realizar las pruebas en el lugar de origen evitando el desplazamiento del paciente, de modo que cuando van a la clínica entran directamente al quirófano”.

3Com versus Cisco, cuestión de soporte
La progresiva adhesión de puntos al sistema de Comitas hizo necesaria la creación de una red independiente: la red TM-64, uno de los grandes hitos en la andadura de Comitas. Se trata de una red IP dedicada que permite la transmisión de datos e imágenes de alta resolución, facilitando la actuación médica remota, evitando desplazamiento para el desarrollo de los chequeos médicos, la realización a distancia de pruebas médicas y el diagnóstico a distancia. El sistema se ha demostrado asimismo altamente eficaz en el desarrollo de sesiones clínicas conjuntas, así como la celebración de conferencias y cursos de formación.
De Frutos explica que se trata de una red con topología de estrella que desde el principio tiene su punto neutro en el CPD de Interxion en Madrid, al que Comitas tiene previsto sumar próximamente un segundo nodo en Carrierhouse (Telvent). “Tenemos un contrato de hosting con Interxión, en cuyo CPD se encuentra el nodo central al que se conectan todos los puntos remotos y donde reside también un servicio de multiconferencia capaz de soportar la conexión a 1Mbps de hasta 30 puntos concurrentes o seis sesiones de multiconferencía con un máximo de 30 usuarios; y contamos además con un servidor de streaming que permite la grabación, almacenamiento y consulta de las sesiones bajo la modalidad de vídeo on-demand”.
En el CPD de Interxión se integran los equipos de comunicaciones de los diversos operadores con los que trabaja Comitas. “Toda la parte de radio está cubierta con NeoSky y contratamos la fibra con Telefónica, BT y Jazztel, intentando trabajar en cada localización con el operador que tiene mejor cobertura”.
En materia de electrónica, Comitas apostó en un primer momento por equipamiento de Cisco, pero en 2007 tomó la decisión de cambiar a 3Com. El abandono de Cisco, con el que Comitas venía trabajando a través de Azlan o Comstor, estuvo fundamentalmente motivado por las carencias de Cisco en materia de soporte. “3Com nos ofrecía un soporte de calidad, algo que es prácticamente imposible tener con Cisco”, afirma de Frutos. Y además se tuvo en cuenta otro factor y es que: “desde el punto de vista tecnológico, los equipos de 3Com nos daban las mismas prestaciones a un precio más barato”.
La seguridad del sistema está garantizada puesto que, si bien la red TM-64 utiliza el protocolo IP de Internet, es totalmente independiente. Además, está dotada de sistemas de encriptación que aseguran la integridad de la información que viaja por ella. “El cifrado se realiza en origen y se descifra en destino en los equipos 3Com con AES 128 y en el caso de las comunicaciones vía satélite contamos con los sistemas de seguridad de Hispasat”, indica de Frutos.
Respecto al equipamiento de los centros que Comitas construye para las organizaciones usuarias de sus servicios, hay que distinguir dos tipos: por un lado, los centros remotos en los que se encuentran los pacientes y el personal sanitario no especializado, y cuyo coste oscila entre los 30.000 y los 60.000 euros; y, por otro, los centros de referencia, donde se encuentran los especialistas que se comunican con los centros remotos vía teleconferencia y cuyo coste supone una media de 25.000 euros.
En los centros remotos y como comenta Frutos, se distinguen dos tipos de equipamiento: “la parte del vídeo y los sensores como pueden ser una cámara de exploración externa, un dermatoscopio, un oftalmoscopio o un ecógrafo, los sensores de signos vitales, los electrocardiogramas, etc.; y la parte de imagen radiológica, un tag o una resonancia”.
El equipamiento básico que conforma cada uno de estos módulos -incluyendo los sistemas de videoconferencia de Sony, la MCU de Radvision, las estaciones de trabajo de Dell y los equipos de comunicaciones de 3Com, entre otros- tiene un peso aproximado de 50 kilos y se embarca en contenedores especiales para su traslado, por ejemplo, a zonas de conflicto.

Alcance militar y civil
La Mutua Universal en el mundo civil y el Hospital Gómez Ulla en el militar fueron las primeras organizaciones que se conectaron a la red TM-64 de Comitas, gracias a la cual, en el caso del Hospital Gómez Ulla, se prestan servicios de telemedicina a múltiples puntos remotos -Líbano, Afganistán, etc.-, así como a los buques-hospital Esperanza del Mar y Juan de la Cosa dependientes del Instituto Social del Instituto Social de la Marina. No obstante, a día de hoy, son muchas más las organizaciones que se benefician de la red TM-64. Además del Ministerio de Defensa y la Mutua Universal, en la cartera de clientes de Comitas se incluyen Asisa, Adeslas, Sanitas y Comunidades Autónomas como la Comunidad de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, etc. En el caso de la Comunidad de Madrid, “gracias a la red TM-64 y a la dotación en 2007 de los hospitales de la Fuenfría, Guadarrama y Virgen de la Poveda del equipamiento necesario, ahora el Hospital Clínico presta servicios de telemedicina a la Fuenfría, el Ramón y Cajal a Guadarrama y el Hospital de Getafe al Virgen de la Poveda”, indica de Frutos. El avance es singular teniendo en cuenta, como apunta de Frutos, que “en su gran mayoría, los pacientes de los hospitales de la Fuenfría o Poveda, son ancianos a los que con este sistema se les ahorra muchos desplazamientos gracias a que los especialistas pueden atenderles a distancia”.
Entre los proyectos actualmente en desarrollo en el mundo civil, cabe destacar la adhesión al sistema del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de La Coruña, desde donde se prestarán servicios de telemedicina a través de la red TM-64 a los dos buques de la Xunta de Galicia.

Ecografías en tiempo real
Ante una demanda creciente y las nuevas posibilidades tecnológicas, Comitas Comunicaciones, que cuenta con una plantilla de 24 personas y cerró su ejercicio 2007 con una facturación en la órbita de los 3,5 millones de euros, ha llevado aún más lejos su apuesta por la telemedicina con la creación de la empresa Real Time Telemedicine Services (RT2S), especializada en la prestación de servicios médicos remotos en tiempo real y con la que Comitas cierra el círculo de su propuesta al sumar a su ‘expertise’ tecnológica la componentes médica. “La demanda de este tipo de servicios es muy importante y actualmente contamos ya con 22 radiólogos siendo los únicos que realizados ecografías en remoto en tiempo real”, destaca de Frutos, para añadir que “a lo largo de 2008 hemos realizado cerca de 3.000 ecografías”.
Entre los factores que subyacen al éxito de estos servicios se encuentra la carencia de médicos especialistas. “Son muchos los hospitales”, comenta de Frutos, “que no disponen de radiólogos, por ejemplo el Hospital del Escorial, de modo que resulta clave la posibilidad de utilizar remotamente este centro médico de diagnóstico por imagen, con la videoconferencia como funcionalidad añadida”.

Telemedicina Solidaria
Esta carencia llega a unos niveles extremos en ciertas localizaciones remotas del planeta. En este tipo de proyectos solidarios, juega un papel clave la Fundación Comitas de Telemedicina Solidaria que, en colaboración con organizaciones como la Fundación Chinguetti, ha posibilitado la adhesión a la red TM-64 del Hospital La Fraternidad de Chinguetti en Mauritania que, de esta forma, tiene la posibilidad de contar con la asistencia de los especialistas de los distintos centros integrados en la red. Las misma posibilidades se han abierto en el Hospital de Sierra Leona perteneciente a la Orden de San Juan de Dios y, en la actualidad, la Fundación Comitas está desarrollando en colaboración con la Fundación Progreso y Salud de Colombia un importante proyecto solidario en el país latinoamericano, que llevará las bondades de la telemedicina a dos hospitales e inicialmente cinco pueblos del departamento de Bolívar.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4