EntrevistasInfraestructuras

“Transparent Edge ostenta la única CDN española que compite con los grandes de EEUU”

Jorge Román, CEO de Transparent Edge Services.

Transparent Edge surge de la unión de tres empresas, ¿cómo se produjo la consolidación?

J. R.: Éramos tres empresas tecnológicas españolas con vínculos en nuestros accionariados y trabajábamos juntas en proyectos integrales. Crecíamos de forma sostenida y, a partir de marzo de 2020, con el confinamiento, el teletrabajo y demás cambios estructurales que trajo la Covid-19, vimos un mayor aumento en la demanda de nuestras soluciones, además del surgimiento de nuevos espacios en los que desarrollar servicios y productos. Entonces decidimos fusionarnos. En febrero de este año dimos el primer paso, integrándonos comercialmente. Y ahora, en noviembre, hemos completado la fusión, convirtiéndonos en una única empresa.

¿Cuál es la carta de presentación de Transparent Edge, oferta de productos, tecnología?

J. R.: Vivimos en un mundo definido por Internet, en el que prácticamente toda organización tiene por ello una base tecnológica. Nosotros impulsamos a otras organizaciones desde esa área, alineando su estrategia tecnológica con sus objetivos y ofreciéndoles soluciones integrales con nuestra presencia en toda la cadena de valor web: desde el alojamiento a la ciberseguridad, pasando por la administración de sistemas TI y la entrega de contenidos. En este último sector, tenemos la única CDN o red de entrega de contenidos española, que además es la única europea que está compitiendo con los grandes proveedores de CDN estadounidenses.

Además trabajamos sobre el paradigma del edge computing, que acerca la computación a donde se generan los datos y que trae consigo una revolución de calibre similar a la del cloud hace una década.

Estoy realmente orgulloso de cómo construimos las relaciones con nuestros clientes. Trabajamos mano a mano, escuchamos, hablamos, nos adaptamos a cada uno y estamos siempre disponibles. En otros sectores es más habitual, pero no tanto en el tecnológico y, sin embargo, es crucial porque la tecnología actualmente es la base de prácticamente todo, otorga mayor competitividad y no todas las organizaciones disponen de conocimiento específico y profundo sobre ella. Nosotros sí y lo usamos de la manera que precisa cada cliente. En estos tiempos convulsos de pandemia, esa cercanía ha sido especialmente valiosa para ellos, y así nos lo han transmitido.

¿A qué perfil de clientes se dirige?

J. R.: A toda organización con presencia en Internet, que hoy son prácticamente todas. La mayoría de nuestros clientes está en sectores que han surgido o se han redefinido con la transformación que ha llevado a cabo la Red en la economía y en la sociedad: medios de comunicación online, industria 4.0, smart cities, gaming, e-learning, eventos online, plataformas e-commerce, banca online, etc.

Contamos con clientes grandes, pero ponemos empeño en trabajar con pymes, con las que nos volcamos para reducir la brecha digital que las separa de las grandes empresas. Es importante poner determinadas tecnologías a su alcance -tanto en precio como en acceso mediante conocimientoporque les dan mayor capacidad de competir a nivel nacional, europeo e internacional.

¿Cuáles son las oportunidades de negocio del mercado edge?

J. R.: El edge computing, que traslada el cómputo lo más cerca posible del usuario, abre la puerta a aplicaciones de bajísima latencia hasta ahora impensables. Viene impulsado por el 5G, la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el crecimiento exponencial de los dispositivos conectados. Permite trabajar con grandes cantidades de datos en tiempo real sin tener que transferirlos al cloud. Es decisivo para la industria 4.0 por el procesamiento local que precisa la sensorización, también en el retail por la misma razón. Pero no acaba ahí: plantas de producción energética, smart cities, salud… En buena parte, el edge es complementario al cloud, pero también hay casos en los que lo sustituye.

Al margen de sus aplicaciones, es un paradigma de procesamiento que contribuye a los esfuerzos por mantener la soberanía de los datos. Esa es una de las razones por las que la Comisión Europea lo está impulsando: la Brújula Digital, por ejemplo, prevé el despliegue de 10.000 nodos edge en la UE para 2030.

¿Cómo funcionan las CDN?

J. R.: Las CDN -content delivery network o redes de entrega de contenido- son una tecnología invisible, pero indispensable en nuestro día a día. Si lees periódicos online, ves series en streaming o compras por internet, eres usuario de CDN casi con toda seguridad. Una CDN es una red de nodos distribuidos por el mundo que replican el contenido original de los servidores de origen de forma que, cuando un usuario “llama” un determinado contenido (un diario, una serie, una web, etc.), lo que le llega es la copia del mismo desde el nodo más cercano a él. Esa cercanía reduce el consumo de ancho de banda y las latencias, ahorrando costes, garantizando descargas muy rápidas y evitando el molesto buffering. Además, al situarse entre el servidor de origen y el usuario final, la CDN actúa como primera línea de defensa, evitando, por ejemplo, ataques de DDoS. Una CDN entrega contenido web y todo dato que pueda digitalizarse, como audio, vídeo, aplicaciones, juegos, etc. Podríamos decir que actúa como agente de movilidad, distribuyendo el tráfico para evitar un colapso que se traduciría en caídas de webs.

El sector de la entrega de contenidos no ha hecho más que crecer y ha recibido un gran impulso con la pandemia, que ha trasladado gran parte de nuestra vida tras una pantalla y así seguirá siendo cuando el coronavirus desaparezca. Los cálculos indicaban que las CDN estarían gestionando el 72% del tráfico en Internet el año que viene frente al 56% de 2017, pero son previos a la Covid-19, por lo que esa cifra, estoy seguro, va a ser mayor.

Nuestra CDN es la única comercial española y la única europea que compite con las grandes estadounidenses, que dominan el mercado mundial. Las grandes CDN tiene buen servicio y buenas funcionalidades pero son caras para pymes y startups y las que de precios reducidos son poco accesibles para los no expertos en su manejo. Nosotros ofrecemos funcionalidades y un tipo de servicio usualmente inasequibles para empresas más pequeñas a precio que pueden pagar.

¿Cuál es la proyección de su compañía en España?

J. R.: Los objetivos de la fusión que acabamos de concluir son contar con una compañía más grande, capaz de competir en escenarios en los que hasta ahora no lo hacíamos y aprovechar las sinergias para desarrollar soluciones integrales en producto y en servicio para organizaciones con base tecnológica. En 2022, llevaremos a cabo la primera ronda de financiación desde la fusión con el foco puesto en estimular más el actual ritmo de crecimiento, acelerar el desarrollo de nuevos productos y servicios y duplicar el equipo.

¿Y cuáles son sus planes de futuro?

Trabajamos por convertirnos en la CDN europea de referencia, en el marco de los esfuerzos para reforzar la autonomía tecnológica estratégica de la UE. El mercado de la entrega de contenidos está controlado actualmente por proveedores estadounidenses y el resultado es que la mayor parte del contenido (datos) europeo es distribuido por empresas no sujetas a los valores europeos. Nosotros queremos otorgar al espacio europeo una infraestructura esencial para la economía del dato que contribuya a asegurar la soberanía europea sobre él, a la par que garantizamos que la velocidad de la Red no queda exclusivamente en manos no europeas.

En lo que se refiere al edge computing, estamos viendo cómo comienza a definirse la oferta de la que, estamos seguros, es una de las tecnologías habilitadoras de esta década y, aunque la demanda está aún terminando de concretarse, estamos ya desarrollando un portfolio de productos y servicios que cubren necesidades que detectamos en el sector. Nuestra intención en un futuro próximo es llevar los servicios en el edge un paso más allá y estamos negociando con operadores y telcos para poder implementar nuestros servicios dentro de las propias antenas 5G.

Computing 813