La banca y las nubes

Es de dominio público que la banca española atraviesa uno de los peores -si no el peor- momento de su historia.

Publicado el 20 Ene 2012

Asfixiada por la burbuja inmobiliaria, salvada in extremis por una capitalización gubernamental, vive ahora un duro proceso de rehabilitación, con la crisis de las cajas como telón de fondo y con serias dudas sobre la rentabilidad futura. Todo ello ha conformado que los bancos hayan reducido drásticamente sus presupuestos, y especialmente -en lo que nos concierne- aquellos relacionados con las Tecnologías de la Información. Pero los bancos no pueden paralizar sus inversiones TIC si no quieren verse abocados a una ruina determinada por la inoperancia y la incapacidad de innovar en un mundo global como el actual que exige que las empresas sean cada vez más vivas y ágiles con ayuda de la tecnología.

Es por este motivo que me ha llamado poderosamente la atención la noticia del acuerdo de BBVA con Google, en virtud del cual sus 11.000 empleados utilizarán las conocidas Google Apps en la nube. Un gran golpe de efecto. BBVA rompe los tabúes acerca de la nube pública y se lanza sin paracaídas en manos de Google, el proveedor de correo de millones de usuarios particulares. Una noticia con gancho mediático, pero que a la vez abre una senda que seguramente seguirán diferentes actores bancarios, toda vez que se trata de una fórmula que acerca la flexibilidad y muy beneficiosa económicamente. Con esta noticia, se rompen los miedos y los prejuicios que suscita la nube en el entorno financiero, y nos prepara para una futura lluvia de proyectos en esta línea. Otra lectura, desde el punto de vista de los proveedores, favorece plenamente a Google que refrenda de esta manera su propuesta en la nube, que pudiera a priori parecer menos profesional que la de su rival Microsoft, que es el perdedor colateral de este anuncio.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Rufino Contreras
Rufino Contreras

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5