Las empresas descuidan la seguridad de sus redes inalámbricas

Un estudio de Motorola revela que menos de la mitad de las compañías europeas encriptan sus datos LAN inalámbricos.

Publicado el 02 Abr 2009

Un 64 por ciento de compañías están prestando poca atención a la seguridad en sus redes LAN inalámbricas, según desvela un estudio elaborado por la unidad de negocio de Soluciones para la Movilidad Empresarial de Motorola. La encuesta, realizada por Vanson Bourne, descubrió que más de la mitad de las compañías grandes utilizan las mismas medidas de seguridad tanto para redes cableadas como inalámbricas.

A pesar de que existen diferentes clases de amenazas y debilidades para las LAN cableados e inalámbricas, solamente un 47 por ciento de las compañías están utilizando una encriptación WEP o WPA en sus redes inalámbricas, y menos de una tercera parte (el 30 por ciento) están utilizando algún tipo de sistema para prevenir los accesos indebidos a estas redes inalámbricas.

Amit Sinha, Jefe de Tecnología de LAN Inalámbrica Empresarial de Motorola, mete el dedo en la llaga: “las compañías son muy ingenuas si usan los mismos mecanismos de seguridad para las LAN cableadas e inalámbricas, Según el experto, “resulta sorprendente que las compañías de hoy no están aplicando estándares para la encriptación inalámbrica como el WPA2. El coste por accesos indebidos a datos es de 200 a 300 dólares por archivo accedido, lo que significa una magnitud más alta que el coste acumulativo de las tecnologías de seguridad para prevenirlos. La prevención siempre es mejor que la cura.”

El CIO hoy en día se enfrenta a muchos problemas de seguridad para redes cableadas e inalámbricas, y, en consecuencia, necesita ser consciente de que es necesario tratar estas redes de forma diferente. El 79 por ciento de las organizaciones, por ejemplo, promueven la práctica de la buena seguridad aplicando unas políticas IT para toda la organización.

Sin embargo, las investigaciones también revelaron que un 51 por ciento de las compañías no disponen de métodos para imponer estas políticas por toda su red. Además, dado que los empleados son cada vez más móviles, las redes externas o hotspots en cafeterías podrían suponer una ‘puerta trasera’ para acceder a la red. De hecho, el 56 por ciento de las organizaciones creen que muchos de sus empleados no hacen caso de las medidas de seguridad y envían datos corporativos por redes inalámbricas completamente inseguras, como son las de los “hot spots” en cafeterías, en vez de utilizar alguna forma de VPN.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Rufino Contreras
Rufino Contreras

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3