OpiniónInfraestructuras

El 5G impulsará los micropagos y el embedded banking

Por Carlos Eres, director general de GFT en España

Carlos Eres, GFT
Carlos Eres, GFT

El 5G también tendrá repercusión en sector financiero. Las enormes mejoras que ofrece este estándar de comunicaciones móviles para la transferencia de datos abren un sinfín de nuevas oportunidades de negocio. El sector ya se encuentra en un estado de transformación debido a la banca abierta y al aumento de los servicios de banca digital móvil. Pero, ahora, el 5G acelerará estos cambios. Las áreas donde tendrá más impacto serán micropagos, seguridad, realidad aumentada y embedded banking.

Embedded banking

Integrar la banca (embedded banking) en cualquier oportunidad para acompañar al cliente es la clave. La transformación digital está convirtiendo los modelos de negocio basados en servicios en una megatendencia y las entidades no van a ser una excepción. Quien quiera tener éxito debe estar en proceso de convertirse en un proveedor de plataformas para ofrecer mucho más que productos financieros. Las instituciones financieras tienen que comercializar sus servicios pero también los de otros proveedores, incluso de fuera del sector, y estar presentes e integrados en cualquier situación cotidiana de sus clientes. Así, estos podrán acceder a diferentes cuentas o utilizar aplicaciones financieras y de pago de terceros, lo que permitirá posicionar la oferta de banca digital como un compañero de vida.

Micropagos

Otro ejemplo son los micropagos, que aumentarán al poder aplicarse a todos los ámbitos de nuestra vida (entradas de conciertos, estacionamientos, carnicerías, bibliotecas, etc). Aquí, el estándar 5G puede actuar como acelerador. Para el negocio bancario tradicional de servicios de pago, se desarrollarán nuevas formas que se extenderán a otros canales como los smartphones 5G, los dispositivos portátiles, los de IoT y la realidad virtual. Los wearables ya se están convirtiendo en un canal importante para los pagos móviles pero, sin duda, esta tendencia aumentará con la disponibilidad de 5G. Con su baja latencia y alta capacidad de datos, las próximas redes 5G son una buena base para transacciones rápidas.

Seguridad

La cuestión de la seguridad es y seguirá siendo importante. Sin garantizarla, no hay operación segura de 5G ya que los posibles riesgos de ataque tienden a aumentar en lugar de disminuir. Por lo tanto, contar con un nivel extremadamente alto de conocimientos técnicos en el ámbito de la seguridad es más importante que nunca. Básicamente, el 5G tiene dos facetas cuando se trata de seguridad. Por un lado, la propia tecnología de transmisión: el estándar ha sido desarrollado para crear nuevas opciones para el diseño de rutas de transmisión seguras. En este sentido, las conexiones mejores y más resistentes ya funcionan en la actualidad. Por otro lado, las ventajas de velocidad y capacidad de la tecnología 5G abren la oportunidad de implementar nuevos procedimientos de seguridad orientados a la aplicación. Por ejemplo, el 5G puede ser útil para analizar datos de localización y transacciones en tiempo real, bajo un buen diseño de seguridad.

Banca aumentada

Las aplicaciones que utilizan grandes cantidades de datos, como la consultoría de vídeo y la realidad aumentada, también se benefician de la velocidad y la baja latencia del 5G. Las videoconferencias en tiempo real con un asesor bancario, incluyendo simulaciones integradas de finanzas personales, están al alcance de la mano. Esto se puede hacer tanto en dispositivos móviles como en cajeros automáticos o en las llamadas sucursales pop-up temporales que se pueden crear, por ejemplo, como parte de unos eventos concretos. La combinación de 5G, grandes cantidades de datos e inteligencia artificial allana el camino para servicios bancarios completamente personalizados. Un ejemplo son los planes de inversión individualizados basados en la inteligencia artificial, alimentados con datos de transacciones reales.

La banca aumentada está dando sus primeros pasos pero el 5G continuará impulsándola. Básicamente gracias al uso de tecnologías disruptivas como la realidad virtual, aumentada y mixta, la visualización de datos, la inteligencia artificial y la biometría. El objetivo es siempre mejorar la relación entre el banco y sus clientes mediante la prestación de nuevos servicios o nuevas formas de interacción que sean útiles y satisfactorios. Un ejemplo de banca aumentada es la capacidad de interactuar con una aplicación bancaria a través de gestos.

En el futuro, la banca aumentada ofrecerá la oportunidad de realizar operaciones bancarias personalizadas que se puedan experimentar con todos los sentidos y que vayan mucho más allá de las interacciones digitales actuales. En combinación con otros elementos como API abiertas, Inteligencia Artificial y automatización robótica de procesos (RPA) será posible entender o incluso anticipar las necesidades financieras de cada individuo. De esta manera, los bancos pueden fortalecer su papel como socios de confianza que ayuden a los clientes a tomar las decisiones financieras correctas.

Computing 793