Bajan las inversiones previstas en TI

Las empresas españolas tienen decidido invertir en TIC durante 2002 menos que en ejercicios anteriores. Así, la media del presupuesto informático de las compañías entrevistadas disminuirá hasta los 84 millones de pesetas, frente a los 100 de 2001.

Publicado el 17 Ene 2002

Las partidas presupuestarias de las empresas españolas en Tecnologías de la Información y Comunicaciones han ido disminuyendo en los últimos años, dato que ilustra un sector que se encuentra a la expectativa de lo que pueda deparar el próximo año, sobre todo ante la incertidumbre económica actual y a expensas de los acontecimientos derivados de los atentados del pasado 11 de septiembre.

La actualización tecnológica de las empresas se mantiene, de este modo, en un proceso de espera, que se materializa en inversiones menores relacionadas a este ámbito. De hecho, el presupuesto medio de las empresas entrevistadas para el año 2002 asciende a 84 millones de pesetas (frente a los 100 millones fijados para 2001). Junto a lo comentado con anterioridad, hay que tener en cuenta los gastos que han llevado a cabo las compañías en los últimos años relacionados con el Efecto 2000 y, más recientemente, con su actualización al euro; sin olvidar las grandes inversiones que se han estado realizando, y que en todo caso continuarán, para adaptarse a las nuevas formas de hacer negocio a través de Internet y su derivación hacia modelos de e-business y e-commerce.

Pero con independencia de cómo se distribuya el presupuesto por sectores de actividad, o por productos y servicios, y a pesar del descenso global de las partidas presupuestarias, de cara a 2002 las empresas siguen mostrándose decididas a considerar las Tecnologías de la Información como pieza clave de su negocio. Así, un 41,5 por ciento de las compañías encuestadas manifiesta que incrementará su inversión, lo que unido al 27,3 por ciento que afirma que lo mantendrá representa más de dos tercios del total que asegura, como mínimo, un gasto en Tecnologías de la Información igual o mayor al de 2001. Sin embargo, estos porcentajes bajan con respecto al pasado año (cuando se situaron en un 47,4 y 33,5 por ciento, respectivamente), además de apuntar que un 30 por ciento de la muestra asegura que lo reducirá (frente al 19,1 por ciento que disminuyó su presupuesto durante el pasado año).

Es por ello que estos datos sugieren una ralentización del sector y muestran una situación, sin lugar a dudas, menos optimista que se ha ido gestando en los últimos meses. Pero las perspectivas para 2002 y años venideros deberían ser estimulantes, principalmente cuando hablamos del sector de la Administración Pública y del apoyo derivado del Plan Info XXI puesto en marcha por el Gobierno durante el pasado año y que impulsará las inversiones de este sector en Tecnologías de la Información.

Un dato relacionado con esto último y que se observa en la citada encuesta sitúa a la Administración Pública como el sector en el que un mayor porcentaje de entidades aumentará su inversión en Tecnologías de la Información durante 2002 con relación a la producida en 2001 (en concreto, en un 68 por ciento). Es por ello que destaca en este sentido el papel preponderante de la Administración, dispuesta a actualizar su tecnología con el resto del mercado y consciente del retraso que ha mantenido en los últimos años.
También experimentará un fuerte empuje el área de Finanzas, al prever un incremento del 52 por ciento en sus inversiones, con lo que continúa siendo uno de los sectores más activos y que en mayor medida busca adecuar sus sistemas informáticos con las últimas tecnologías. Influye al respecto la repercusión que está teniendo en España el acceso a los sitios web de finanzas y negocio, así como la adopción de acciones de e-business por parte de este tipo de entidades (un 48 por ciento), muy por delante de los sectores de Servicios y de Distribución, que figuran a continuación en este terreno.

Distribución, por su parte, figura como el sector que menos incrementará los presupuestos realizados durante 2001, con un 33,3 por ciento.

Sobre la muestra analizada por CB Consulting en cuanto a la previsión de presupuestos informáticos para 2002 se detecta que, de forma global, se producirá un incremento de la inversión en Tecnologías de la Información del 7,9 por ciento, sobre el gasto de 2001. Es un mercado moderadamente al alza tomando en cuenta las cifras de años anteriores. En datos comparativos, cabe destacar que en la pasada investigación se estimó para 2001 un crecimiento sobre 2000 del 14 por ciento; y en la anterior un aumento del 17,2 por ciento para 2000 en relación a 1999.

Se confirma que el mayor incremento corresponderá al sector Finanzas (12,1 por ciento), por delante del sector público, con un 10,4 por ciento, Servicios (9,9 por ciento), Distribución (6,1 por ciento) e Industria (4,4 por ciento).

Por otro lado, a pesar de la situación de hoy en día, hay que observar que el índice de indeterminación o indefinición (empresas que no tienen decidido el presupuesto y/o que invierten en función de las necesidades que les van surgiendo a lo largo del año), se ha reducido considerablemente con respecto al año anterior, ya que éste ha pasado del 29,4 por ciento al 11,1 por ciento.

Como principal partida presupuestaria de las empresas se atiende un año más al segmento del hardware, representando más de un tercio del total de la inversión prevista, en concreto un 35,8 por ciento, lo que supone a su vez un incremento significativo con respecto al porcentaje que acaparaba en los presupuestos previstos para 2001 (del 33 por ciento). De este modo toma mayor distancia frente al software, ya que este área marca unos valores medios en el total de la muestra del 30,3 por ciento, que es inferior además al 31,6 por ciento del pasado año.
Asimismo, el hardware ha retomado el rumbo y sigue siendo considerado como una partida básica para cualquier tipo de organización, toda vez que únicamente un 6,3 por ciento dice no tener planes de inversión en este segmento para 2002, muy por debajo del 11 por ciento señalado un año antes. Algo que también ocurre cuando se habla de no destinar parte del presupuesto a software, algo que sólo admite un 7 por ciento de los encuestados (mientras que en 2001 este porcentaje era del 13,4 por ciento).

Es por ello que las organizaciones ven el hardware como eje en su innovación tecnológica, principalmente apoyándose en los sistemas empresariales. Como ejemplo, el mercado de servidores, en todas sus gamas, es un campo en el que los principales fabricantes de hardware pugnan de manera especialmente agresiva, sobre todo en lo que respecta a pruebas de rendimiento y lanzamientos de equipos prácticamente consecutivos. Por el contrario, las previsiones de crecimiento en PCs no siguen la misma línea, lo que hace que el mercado muestre cierta cautela en este terreno.

También analizando por segmentos el presupuesto informático previsto para 2002, a un nivel inferior se sitúan los servicios, que prácticamente se mantendrán en relación a 2001 (la inversión pasa del 20,5 por ciento del estudio del pasado año al 20,2 por ciento actual); así como el presupuesto previsto en comunicaciones, que representará el 13,7 por ciento del total de la inversión en Tecnologías de la Información, algo menos que el 14,9 por ciento detectado por CB Consulting para 2001.

Estos siguen siendo considerados sectores menores, poco considerados por las compañías. De hecho, un 30,2 por ciento de las empresas no pretende invertir nada en 2002 en servicios y un 19 por ciento afirma que destinará sólo entre el 1 y el 10 por ciento de su presupuesto. Es un área que todavía es vista con prudencia y que, principalmente debido a temas de costes, prefieren abordar las propias compañías por su cuenta.

En cuanto a las comunicaciones, cabe reseñar que mantienen una tendencia a la baja por cuanto que ya un 25,6 por ciento de los encuestados no dedicarán absolutamente nada de sus presupuestos a este área y; más aún, un 34 por ciento piensa gastar en comunicaciones entre un 1 y un 10 por ciento de sus inversiones previstas para 2002.

Un apartado que se analiza de forma pormenorizada en el presente estudio y que bien merece la pena tratar independientemente es el de los servicios informáticos. Por un lado, parece que las empresas vuelven a confiar en el outsourcing como modelo que les ayude a externalizar alguna de sus actividades y, así, dar un valor añadido a la organización. Al mismo tiempo, la adopción de este modelo puede llegar a ser básico, sobre todo para acceder a tecnologías que de otro modo no sería posible, como por ejemplo pueden ser las plataformas CRM.
Las entidades consultadas, de hecho, aumentan su presupuesto relacionado con este servicio de cara a 2002, pasando de un 6 a un 9 por ciento, y con visos de asentarse como marco de relación cliente/suministrador en un intento por abaratar costes.

Pero al margen del papel del outsourcing, hay que tener en cuenta que la inversión en servicios muestra que, atendiendo a la tipología, es la relativa a mantenimiento de software la que aglutina la mayor parte del presupuesto, con un 30,7 por ciento; seguida por el mantenimiento de hardware (27,7 por ciento); y la consultoría (14,1 por ciento). Estas tres áreas suben además bastantes enteros frente a los porcentajes ofrecidos el pasado año, que eran del 21,3, 21,8 y 13,3 por ciento, respectivamente. Muestra asimismo el camino que están siguiendo las empresas usuarias en este terreno, más dadas a destinar parte de su presupuesto al mantenimiento de sus sistemas, como algo tangible y necesario para el funcionamiento de su infraestructura tecnológica; del mismo modo que se otorga cada vez mayor peso a la consultoría como base para abordar los nuevos proyectos, ligados principalmente a las estrategias que se están llevando a cabo en los entornos de Internet y de negocio electrónico.

En el lado opuesto, conviene subrayar la bajada de los presupuestos para 2002 destinados tanto a la parte de desarrollo de software, como a la formación y a la integración de sistemas (estos dos últimos apartados con bajadas de 6 puntos).

Las partidas para el desarrollo de software disminuyen desde el 13,1 por ciento de 2001 al 7,6 por ciento previsto para el próximo año. Y es que parece ser que las empresas prefieren actualmente demandar un paquete global integrado y, en muchos casos, desarrollar ellas mismas sus propias herramientas y aplicaciones.

Pero hay que considerar que, al hablar de los servicios informáticos, se observa globalmente que cerca del 50 por ciento de las empresas tienen contratados servicios de mantenimiento de hardware y/o de software. Los servicios de consultoría figuran a continuación, al ser contratados por el 27,5 por ciento del total de las empresas entrevistadas, quedando por encima de los correspondientes a formación (21,5 por ciento), desarrollo de software (16,7 por ciento), outsourcing (12,6 por ciento) e integración de sistemas (8 por ciento).
El ratio que hace referencia al presupuesto informático por empleado y año es un ejemplo fundamental que marca la estrategia inversora de cada uno de los sectores de actividad analizados en la encuesta de CB Consulting. Como término medio, éste se sitúa en 300.000 pesetas, cifra que se repite además en relación a la de los dos últimos años.

Sin embargo, sobresalen en este apartado las empresas financieras, que invertirán en Tecnologías de la Información durante 2002 cerca de un millón de pesetas por empleado, concretamente 800.000 pesetas; es decir, 100.000 pesetas más que las empresas y entidades públicas, que se quedarán en la cifra de 700.000 pesetas. Ambos sectores, en cambio, experimentan cierta tendencia a la baja en relación al estudio del pasado año, que se concreta en 100.000 pesetas para cada uno de ellos.

Por lo que respecta al resto de sectores, tras los dos anteriores figura el de servicios, con 500.000 pesetas en el presupuesto por empleado (con una ligera subida en relación a los de 2002), y que es al mismo tiempo el único que incrementa el ratio frente al año anterior. Mientras tanto, está previsto que las entidades de Industria y de Distribución inviertan unas 200.000 pesetas en su presupuesto por empleado, cifra que se mantiene sobre 2001.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5