“El DNI electrónico hace que estemos en mayoría de edad”

Francisco Javier Velázquez López, secretario general para la Administración Pública del MAP

Publicado el 17 Jul 2006

¿Cuál diría que es el principal mensaje propuesto por el MAP en el marco de Tecnimap?
La principal conclusión de Tecnimap es que estos temas en la Administración Pública tienen ya mayoría de edad en la medida que hemos asistido a la intro- ducción del DNI electrónico, al incremento sustantivo que ha habido de inversiones en materia tecnológica y al conocimiento que tanto las empresas como la Administración tienen sobre cómo utilizar la tecnología para favorecer la llegada de mejores servicios al ciudadano.

Por otro lado, todas las Administraciones Públicas han puesto en su punto de mira la administración electrónica, que ya no es sólo, como se decía hace tiempo, la Agencia Tributaria o servicios más punteros de la Administración Pública. Ahora todos los ministerios tienen importantes inversiones en la materia y, de alguna forma en sentido positivo, rivalizan entre sí para poner en funcionamiento determinados productos que sirvan para que los ciudadanos hagan sus trámites más velozmente.

El segundo factor que hace que estemos en mayoría de edad es el DNI electrónico. Un ejemplo es que en los procesos selectivos en la Administración Pública (80.000 personas) sólo pagaron por Internet un total de 1.500. Ello me ha sorprendido porque esperaba que este año fuesen muchos más. Y una reflexión sobre ello es que para poder hacer ese trámite se necesita una certificación electrónica de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre; qué ocurre, que con el DNI electrónico se podrá hacer ese trámite y de forma más cómoda.

¿Qué otros proyectos destacaría al margen del DNI electrónico o la Agencia Tributaria?
Hay al menos cuatro grandes procedimientos que se están utilizando de manera masiva, como son en las cuestiones de la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, el Catastro y el MAP en cuanto a pruebas selectivas; y luego, hay un total de casi cien trámites electrónicos que tenemos en cada uno de los diversos ministerios. Lo que ocurre en relación con estos trámites es que la Administración del Estado tiene menos que las Comunidades Autónomas o las corporaciones locales. A nosotros al margen de éstos, nos quedan las cuestiones relacionadas con el carnet de identidad; con el INEM, que están avanzando mucho; de extranjería; sistemas de becas, que estamos en proceso de hacerlo vía telemática,… y ya no hay muchos más.

¿Cómo se relacionan con el resto de Administraciones locales y autonómicas?
Nuestra experiencia es que la colaboración por parte de las Comunidades Autónomas y las corporaciones locales en materia de tecnología es absoluta y eso se demuestra con proyectos como la red SARA y la red 060. En ambos se trata de acuerdos con las Comunidades Autónomas. En SARA tenemos ya más de diez comunidades enganchadas y acabamos de iniciar el proceso con Andalucía. Y en general estamos convencidos de que en pocos meses tendremos redes del 060 en todas las Administraciones Públicas españolas. La colaboración es grande y la compatibilidad desde el punto de vista técnico de los servicios es razonablemente soluble; e incluso, como ocurrió en Andalucía, las soluciones técnicas adoptadas por las Autonomías son las que nosotros estamos utilizando para que sean el estándar de conocimiento general.

¿Hay un plan conjunto en materia tecnológica?
Siempre desde el punto de vista del conocimiento uno siempre puede enfocar las cosas desde los dos puntos de vista. Si estamos de acuerdo en hacerlo todo de forma general y estudiando un procedimiento que sirva para todo pues lo hacemos; pero tampoco es tan malo el sistema de que cada uno vaya creando formas distintas que los demás podamos aprovechar. Ocurre lo mismo en el ámbito de la Unión Europea: en ocasiones se utiliza el mismo sistema, pero también es verdad que las prioridades pueden ser distintas, los tiempos, las inversiones,…en consecuencia, lo que queremos aprovechar son las experiencias de cada uno de nosotros.

¿Hasta dónde llegarán los presupuestos para incentivar dichas acciones?
El Gobierno puso en marcha el pasado año el programa Ingenio 2010 y para la Administración General de Estado el Plan Avanza, que en el MAP se plasma en el Plan Moderniza y en función de ello hemos destinado una fuerte cantidad e incluso hemos recibido una colaboración del ministerio de Industria. Además, de todas las inversiones de cada departamento ministerial, como la Agencia Tributaria, Seguridad Social, INEM, etc., lo que hace el MAP es coordinar acciones de carácter general, tanto del Estado como del resto de Administraciones Públicas.

¿Cree posible esa convergencia para 2010?
Tenemos un cierto gap tecnológico, pero en general en el ámbito europeo estamos situados en términos bastante razonables; incluso, desde el punto de vista comparativo, en administración electrónica. Donde trabajamos es en intentar poner un sistema fiable para todas las Administraciones para medir lo que hemos hecho y lo que vamos a hacer el año que viene. Y depende cómo se mire. En administración tributaria, España está en uno de los mejores lugares del mundo; en descarga de formularios sobre trámites también; ahora, en el número de trámites que es capaz de desarrollar el ciudadano en cada una de las Administraciones Públicas ya no estamos tan bien. Lo importante es que todas las Administraciones Públicas están concienciadas con este problema y se piensa en suprimir trámites tediosos, pero también en informatizarlos. Es una actividad continua en todas las Administraciones Públicas y servicios; y todo el planteamiento de futuro está basado en las nuevas tecnologías de forma general en todas ellas.

¿Qué evolución está experimentando el MAP como usuario tecnológico?
Nuestra evolución se dirige a hacer realidad lo que fue prometido, como por ejemplo que todos los documentos que estén en poder de la Administración Pública no puedan ser exigidos a los ciudadanos, y el incumplimiento es manifiesto; ello es así porque las redes no funcionan, las bases de datos no están conectadas y también tienen problemas de conexión jurídica. Hemos comenzado a intentar vencer esto con dos decretos: uno de ellos elimina la fotocopia del DNI, que se estaba pidiendo indebidamente; también hemos eliminado el certificado de empadronamiento, que no se necesitaba para muchos trámites de la Administración General del Estado. En la medida que el Instituto Nacional de Estadística cuenta con una base de datos con datos personales, hemos autorizado a que se descarguen de aquí esos datos. El futuro es que al final tendremos un funcionario público que realizará trámites procedentes de diferentes Administraciones Públicas y que cuando necesite documentos los descargará de ellas.

¿Qué acuerdos mantiene la Administración con el sector TIC?
Cada vez que al sector le hemos planteado cualquier problema, siempre aparece con la solución; que procede de empresas distintas. El procedimiento con las empresas es relativamente fácil y tecnológicamente responden. El ministro Sevilla ha constituido un Consejo Asesor con la mayoría de las grandes firmas, junto con expertos en la materia, y lo que les pedimos son ideas que ayuden a mejorar la administración electrónica. En la siguiente reunión, es probable que la Administración del Estado plantee la posibilidad de realizar una Ley de Administración Electrónica.

¿En qué se basaría esta Ley?
Tiene tres finalidades. Primero hacer un reconocimiento de derechos y deberes del ciudadano, que se relaciona electrónicamente con la Administración Pública. Segundo, establecer qué dificultades y obstáculos de carácter técnico-jurídico subsisten hoy en día. Y tercero, que esta Ley permita solucionar problemas jurídicos respecto a la emisión de certificaciones, autorizaciones y resoluciones que en estos momentos todavía no están suficientemente realizadas. Ello se debe a que la técnica avanza a tal velocidad que ya hay que hacer una actualización de la última ley de firma electrónica, motivada sobre todo por el propio e-DNI.

Se critica que las medidas para favorecer la Sociedad de la Información no son todo lo efectivas que debieran.
No son lo suficientemente efectivas, pero más que falta de voluntad de las Administraciones Públicas la razón estriba en que éstas no han desarrollado el conocimiento del ciudadano para impulsar esas posibilidades. Se sorprendería de todos los trámites que se pueden hacer por Internet y no se hacen. El ministerio va a actuar con una campaña de publicidad para los ciudadanos y es que no se ha sabido diseñar adecuadamente un proceso para que éstos lleguen al conocimiento suficiente de la realidad. Desde el punto de vista político quizás no se ha puesto demasiada incidencia en la materia y no se ha enseñado al ciudadano, además de que la tecnología ha avanzado muchísimo en los últimos años y ahora se puede hacer lo que no era posible hace cuatro años.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3