EMC crece en España un 11% ganando 600 cuentas nuevas

El ejercicio de 2011 ha sido especialmente provechoso para la filial española de EMC. Ha incrementado su volumen de negocio un 11%, ha ganado 600 clientes nuevos, mayoritariamente pymes, y se ha colocado entre las 30 empresas TIC más grandes de nuestro país en términos de facturación.

Publicado el 13 Mar 2012

2011 ha sido un buen año para la organización de EMC en España. Ha incrementado un 11% su volumen de negocio, –según nuestras cuentas ha facturado 196 millones de euros-; ha añadido 600 cuentas nuevas, principalmente pymes; y ha ganado cuota en el mercado de software de gestión de almacenamiento, -según IDC, un 41,6% en 2011, doblando a su competidor más cercano-, y en el segmento de sistemas de almacenamiento en disco externo con una presencia del 28,5%. Todo ello le ha permitido subir al puesto 31 en el ranking de las empresas TIC más grandes de nuestro país, que todos los años elabora la revista COMPUTING.
En cuanto a los resultados globales del ejercicio 2011, EMC ha alcanzado una facturación de 20.000 millones de dólares, lo que representa un incremento del 18%; y un incremento del beneficio neto del 30%, superando los 2.500 millones de dólares.
Según razona Fernando de la Prida, director general de EMC en España, estos resultados han sido la cosecha del buen éxito conseguido con su última familia de sistemas de almacenamiento unificado (FAST), lanzados al mercado hace un año. No en vano, el almacenamiento ya representa un 40% del negocio total de la compañía.
Para este año 2012, los objetivos serán crecer un 18% a nivel mundial a fin de llegar a una facturación de 35.000 millones de dólares. En España, se muestran satisfechos si llegan a crecer un 10%-11%d tal y como está la situación. Por ello, de la Prida avanza que la estrategia de negocio seguirá siendo la misma, esto es, centrarse en los clientes, y crecer en cuota y en personal (la subsidiaria ha cerrado 2011 con una plantilla de 358 empleados). “Este año la situación económica será más dura por lo que hay que ser creativos. En clientes, seguiremos una estrategia de proximidad y acercamiento; y potenciaremos nuestra presencia en el mercado mediante adquisiciones”, apunta.
En términos más tecnológicos, la estrategia se regirá por dos áreas fundamentales: cloud computing y Big Data. “Las empresas están evolucionando hacia un consumo diferente de la información, y el quid está en sacar partido a esa información como valor diferenciador del negocio. Por eso es importante cómo se optimizan y se analizan esos datos para ser distintos y ágiles en la introducción de nuevos servicios y productos”,especifica de la Prida.
La gestión de los Big Data será tan importante en la empresa que, de acuerdo con Alejandro Giménez, Advisory Technology Consultant de EMC España, llegará a crearse incluso un rol nuevo: el científico de datos.“Ya se está viendo una demanda seria de este tipo de perfil, que no se basa sólo en hacer Business Intelligence. Este profesional multidisciplinar gestionará la información que la organización tiene y le gustaría tener para poder tener un conocimiento diferente de sus clientes o entornos. Y llegará incluso a proponer productos nuevos en función de los datos recabados”, aclara.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5