Grupo Alsa

Con una inversión en TI de casi 19 millones de euros en los últimos cuatro años, el Grupo Alsa ha modernizado sus infraestructuras de proceso y sistemas de gestión, además de realizar proyectos para dotar a su flota de sofisticadas tecnologías.

Publicado el 20 Mar 2002

85763_86

Ezequiel Barrios. Computing El Grupo Alsa es una de las más importantes compañías de servicios de transporte por carretera de nuestro país. Creada en 1728, experimentó, a partir de los años 60, un gran crecimiento que la llevó a ampliar su negocio con la introducción de líneas internacionales. En la actualidad, la compañía no sólo cubre la mayoría de las líneas regulares españolas, sino que además dispone de líneas internacionales que comunican los principales países de Europa, diferentes regiones de China y zonas de Chile y Marruecos. Como explica Secundino lvarez, director de Informática y Comunicaciones del Grupo Alsa, “la ampliación del negocio hacia el extranjero no es la única expansión que hemos llevado a cabo ya que, en los últimos años, la compañía ha desarrollado una estrategia de diversificación abriendo nuevas vías de negocio centradas en la gestión de áreas de descanso, estaciones de autobuses o agencias de viajes bajo la marca Viaca”.

Alsa ha crecido adaptándose siempre a los nuevas tecnologías y buena prueba de ello es el hecho de haberse convertido en la primera empresa del sector del transporte en poner en marcha un servicio de venta de billetes a través de Internet en el año 1999. La facturación de la compañía superó los 300 millones de euros en 2000, año en el que transportó a 88 millones de viajeros con una flota compuesta por casi 1.300 vehículos. Actualmente la plantilla de la empresa se aproxima a los 3.000 empleados.
Alsa no ha dudado un solo momento en incorporar a su gestión todas las herramientas tecnológicas que le permitan alcanzar un concepto integral de transporte. El objetivo es que un viajero que decida efectuar un recorrido, lo haga con toda la información previa disponible y teniendo cubierta cualquier tipo de necesidad logística que se pudiera producir entre un punto de origen y un destino final. Según lvarez, “esta capacidad de información puesta en manos de los clientes puede recibirse además por diferentes canales, incluyendo por supuesto Internet. La tecnología nos proporciona la integración necesaria en nuestro sistema de ventas, para que podamos realizar las reservas con asignación de asientos a través de cualquier vía de comunicación con nuestros clientes; en esto ha consistido precisamente gran parte de los trabajos que hemos llevado a cabo durante los últimos años”.
Para conseguirlo, se han modernizado los sistemas y las aplicaciones, incorporando al mismo tiempo grandes capacidades de proceso, y se han introducido en los autobuses tecnologías para su seguimiento, lo que ha permitido cerrar el ciclo completo de gestión, tanto desde el punto de vista de los recursos humanos (conductores), como del mantenimiento de vehículos. Un esfuerzo que todavía no ha concluido, como lo demuestra el hecho de que Alsa este promoviendo proyectos para mejorar aún más estas infraestructuras.

Hasta poder alcanzar este grado de sofisticacin tecnológica, la historia informática del Grupo Alsa se ha sometido a un proceso continuo de integración de sistemas.
Tras una primera etapa marcada por la constante de la externalización de servicios en el centro de cálculo de Seresco, a comienzos de la década de los 80 la compañía se decidió a adquirir sus propios sistemas de proceso (NCR Tower) y desarrollar aplicaciones de negocio muy relacionadas con uno de los factores más críticos para la toma de decisiones dentro del grupo, el control de las jornadas de trabajo y las estadísticas necesarias para llevar una correcta administración de las mismas.
En 1988, el grupo abrió su primera línea de comunicaciones entre Oviedo y Gijón, facilitando el sueño de poder trabajar on line entre ambas. “A partir de ese momento conseguimos algo que no tenían ni las compañías aéreas de transporte, es decir, la capacidad para poder vender billetes entre esos dos puntos con antelación y además con reserva de asiento”, asegura lvarez. Un cambio de gestión que se vio favorecido por la incorporación de los primeros servidores Alpha que, en su día, Digital sacó al mercado. “Sabíamos que incurríamos en un riesgo al migrar nuestros equipos desde el entorno propietario de NCR al mundo Unix, pero creo que esta capacidad de anticipación nos ha permitido llegar hasta la fecha actual con algunas ventajas de conocimiento y experiencia sobre uno de los sistemas operativos más importantes del mercado. Los nuevos equipos nos permitieron, junto con la ampliación de nuestras líneas de comunicaciones, extender progresivamente el concepto de reserva previa de billete y asiento a toda la organización“.
Un objetivo que se vio plenamente satisfecho cuando, en 1994, se tomó la decisión de conectar todos los puntos de venta de billetes (actualmente 197) distribuidos por la geografía nacional a la red de comunicaciones del grupo, ampliando los anchos de banda y las capacidades de dicha infraestructura. La contratación de servicios FrameRelay y RDSI fue la doble solucinó encontrada y BT la empresa encargada de desarrollar e integrar el proyecto.

“Actualmente, todos nuestros autobuses incorporan una tecnología valorada en casi 1,2 millones de pesetas, que incluye sistema GPS, comunicaciones GSM y sistemas de gestión muy útiles para el control de las jornadas de trabajo, incidencias, reparación de vehículos, etc.”, comenta lvarez, para añadir que este es el mayor hito en la historia tecnolgica del grupo Alsa.
Hasta ese momento (1997), Alsa había desarrollado un sistema de gestión que le permitía la reserva de billetes y la asignación de asientos, pero faltaba la capacidad para gestionar desde el mismo autobús todos los datos referentes a un transporte concreto.
Al contar con un ordenador a bordo, las capacidades de gestión se multiplicaron hasta límites insospechados, los conductores podían introducir toda la información sobre los servicios prestados y obviar los informes manuales que anteriormente se cumplimentaban al final de la jornada laboral; por otra parte, se controlaban en línea variables de servicio como la puntualidad, la velocidad o los puntos de paso, entre otros; por último, se empezó a gestionar el mantenimiento de los autobuses. En definitiva, el ordenador a bordo ha permitió optimizar no sólo el servicio sino, lo que es más importante, controlar los dos capítulos de coste más importantes que son el soporte del Grupo Alsa: nómina y vehículos. Y todo ello, desde un concepto de gestión integrada, por el que los datos fluyen desde el ordenador situado en cada vehículo hasta la cuenta de explotación del grupo.
Un sofisticado sistema de comunicaciones Si en un principio, el equipamiento incorporado a cada autobús lo proporcionaba Amper, ahora Alsa está desarrollando un nuevo modelo de servidor a bordo con muchas más capacidades que el anterior. Dentro del proyecto Starpa, Alsa pretende convertir el ordenador de abordo en un servidor de comunicaciones que facilite a cada viajero una mesa de trabajo en cada uno de los asientos. Se trata de que un viajero utilice el tiempo de transporte de manera productiva, es decir, que si lo desea pueda trabajar con Internet, enviar un correo electrónico o utilizar todo tipo de contenidos de entretenimiento o formación durante el recorrido. “Esto forma parte del futuro a medio plazo, pero nosotros estamos intentando anticiparnos lo más posible”.

La compañía ha invertido, durante los últimos cuatros años, cerca de 19 millones de euros en Tecnologías de la Información. Buena parte de este dinero ha ido a parar al ordenador implantado en cada autobús, pero otra partida se ha derivado a ampliar la potencia de proceso central, al desarrollo de nuevos sistemas de gestión y a la adquisición de nuevas soluciones.
Desde la perspectiva de los servidores centrales, se han adquirido dos equipos AlphaServer G60 de Compaq, con seis procesadores cada uno, que corren una BBDD de Oracle. Configurados en cluster, ambos superordenadores están especializados en el sistema de ventas y en el de administración. Además, Alsa ha creado un Centro de Respaldo en Valladolid, que es espejo del anterior aunque con algo menos de capacidad. Ambos centros están comunicados con una línea dedicada de comunicaciones de 2 Mbps de capacidad.
Todas las aplicaciones de negocio son de desarrollo interno, no tanto por poltíica como por necesidad, ya que, como explica lvarez, “es difícil encontrar en el mercado soluciones adaptadas al mundo del transporte”; sin embargo, para el resto de los programas contables y de recursos humanos, la compañía busca el apoyo constante del mercado. En este sentido, Seresco es su principal socio tecnológico.
Esta empresa de servicios está desarrollando para Alsa la segunda versión de su intranet, dotándola de una mayor capacidad de servicios. “Lo que Seresco está realizando es el rediseño global y la implementación de nuevas aplicaciones dentro de la intranet corporativa”. Entre estas aplicaciones, desarrolladas en entorno ASP de Microsoft, destacan la reserva de salas de reuniones y la gestión dinámica de noticias. Este trabajo se concibió como un proyecto llave en mano desarrollado en las instalaciones de Seresco y se contempló el traslado de personal técnico a Alsa.
Aunque el lenguaje de programación de las aplicaciones corporativas sigue siendo Cobol, Alsa lleva utilizando la plataforma de desarrollo AIDA de Seresco desde 1994. Como excepción a esta regla, la compañía de servicios está desarrollando nuevos proyectos en C y C++.
Por último, en lo que respecta a Recursos Humanos, Alsa está migrando su anterior solución basada en el paquete Norma FX de Seresco hacia la plataforma Milena desarrollada por el mismo suministrador. Según lvarez, “Milena es una potente plataforma de gestión de nóminas y Recursos Humanos muy adaptada a la empresa española; además está preparada para Intenet e incluye como novedad un portal de empleado configurable a la medida de cada organización”.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4