InformesMercado TI

La innovación crece durante la pandemia

El 63% de las empresas españolas ha aumentado su presupuesto para innovación, según detalla el III Barómetro Internacional de la Innovación de Ayming.

Crece la innovación en la empresa española debido al impacto de la pandemia. Pese a la lógica incertidumbre instalada consecuencia del impacto de la COVID-19, un 63% de las empresas españolas reconoce haber incrementado su inversión en I+D durante los meses más duros de la pandemia, 4 puntos por encima de la media global. En este sentido, un 60% asegura que aumentará su presupuesto en esta materia durante los próximos tres años.

Estas son algunas de las principales conclusiones que arroja el III Barómetro Internacional de la Innovación de Ayming, en el que han participado una muestra de casi 600 profesionales sénior de I+D, directores financieros, directores ejecutivos y propietarios de empresas de 14 países para abordar el estado de la innovación y su financiación.

La empresa española se exige más en innovación El contexto actual, marcado por la resiliencia y necesidad de transformación como imperativos empresariales, expone también un cambio de mentalidad en la empresa española, muy destacado respecto al resto del mundo. Consultadas sobre si realizan suficiente I+D, el sentimiento de inconformismo crece un 27%, un porcentaje muy superior del 14% a nivel mundial.

El pasado año, la afirmación a este respecto era del 84% en España, mientras que para afrontar 2022, desciende hasta el 57%. Según explica Carlos Artal, director general de Ayming España, la pandemia ha provocado que el valor del I+D haya salido reforzado y el inconformismo innovador haya crecido casi un 30%. El impacto de la COVID-19 ha ayudado a acelerar la I+D+i en la empresa española, demostrando, a su vez, la importancia de la innovación y digitalización en momentos de incertidumbre”.

Por qué innova la empresa española En lo que respecta a los principales factores que impulsan las estrategias de las compañías para su I+D, tanto en España cómo a nivel internacional, las empresas coinciden en que las tendencias del mercado a largo plazo y sus futuras demandas constituyen el factor prioritario. En España esta cifra se ha duplicado, pasando del 36% a un 61% y a nivel global del 38% al 57%. Respecto a los otros grandes impulsores de la innovación entre el tejido empresarial español destacan la mejora de las capacidades técnicas (44%), las oportunidades de crecimiento a corto plazo (42%), el aumento de las capacidades de los equipos (38%), mantener el ritmo de la competencia (35%) y las nuevas oportunidades de financiación pública (20%).

A juicio del director general de Ayming España, “la mayoría de las empresas nacionales e internacionales tienen previsión de potenciar su I+D+i durante los próximos años. La etapa de concienciación está ya superada y con los Next Generation EU, planteada la de financiación. Ahora falta la última fase, la de ejecución, que permitirá dinamizar no sólo nuestra economía doméstica, sino también la global.”

Cómo se financia la innovación en España

En relación al modelo más utilizado en la actualidad por las empresas españolas para acometer sus planes en innovación, un 59% continúa sirviéndose de financiación propia y un 55% reconoce aprovechar las subvenciones nacionales puestas en marcha por la Administración. Esta cifra contrasta con el 16% de las empresas que el año pasado aseguraba utilizar estas subvenciones para acometer proyectos en I+D. En cuanto al resto de opciones que las compañías utilizan para financiar la innovación destacan el acceso a los mercados de capital y deuda (20%), el aprovechamiento de las deducciones fiscales en I+D (14%), la subvenciones de la Unión Europea y en menor medida la búsqueda de crowfunding (5%).

En relación a los recursos con los que que cuentan las empresas para desarrollar sus planes en innovación, en términos generales, son mayoría las que todavía se sirven de recursos internos (72%), lo que representa un aumento de 8 puntos en relación al año anterior. La colaboración con otras organizaciones (44%), los recursos públicos externos como universidades o laboratorios de investigación (35%) y los recursos externos privados (29%) son las otras grandes partidas de las que dependen las empresas españolas para el desarrollo de su innovación.

El apoyo de servicios de asesoría externa y especializada para el acceso a las diferentes opciones de financiación relacionadas con la I+D se demuestra todavía insuficiente. Casi la mitad de las compañías nacionales (48%) reconocen que gestionan estos procesos de forma interna, frente al 40% que lo hacían un año antes. El 29% aseguran trabajar con especialistas en consultoría de I+D, un 13% emplean a sus asesores contables para explorar estas acciones y sólo un 7,4% se sirven del asesoramiento de una Big Four. Tal y cómo apunta el director general de Ayming España, “las compañías son ya plenamente conscientes de que sólo aquellas que sepan aprovechar el impulso de la innovación se beneficiarán de su crecimiento a medio y largo plazo. Para que esta intención se convierta en acción es fundamental avanzar en colaboración público-privada”.

La COVID-19 cambia de percepción en cuanto al esfuerzo en I+D

El 40,7% de los encuestados españoles considera que la pandemia ha afectado de manera negativa a los presupuestos de I+D de sus organizaciones, frente a un 31,5% que asegura no afectarle en absoluto. En este sentido, debido a la incertidumbre ocasionada por el virus, solamente un 30% de las compañías en España dispone de un presupuesto definido para innovación, lo que representa un aumento de14 puntos en relación al año anterior (16%).

A nivel global, el número de empresas que dispone de un presupuesto definido para I+D ha disminuido, también, considerablemente pasando de un 90% a un 77% durante el presente ejercicio. En cuanto al efecto que el Covid ha tenido en la innovación existe el consenso generalizado de que la necesidad ha ayudado a acelerar los planes. En concreto, muestra unas perspectivas muy marcadas:

Aceleración. El 62% de los directivos encuestados en España consideran que la pandemia ha acelerado radical o ligeramente la innovación en sus respectivas compañías, frente a sólo un 14% que reconoce haberla frenado.

Liderazgo. Según el cómputo global del IIB 2022, las empresas españolas han innovado un 6% más que el resto del mundo durante el COVID-19.

Agilidad. 85% de las empresas españolas encuestadas están de acuerdo sobre la importancia de decisiones con rapidez y agilidad en una crisis.

Planificación. Se pone de manifiesto la necesidad de disponer de una hoja de ruta clara para transformar esta voluntar en acciones concretas. Encontramos con que el 74% están abiertas a innovar vs un 61% que disponen de una planificación centrada en innovación.

Para Carlos Artal, “la situación actual nos emplaza a acometer planes estratégicos con la transformación digital como punta de lanza, especialmente en sectores tractores como el agroalimentario, IT, salud, energía o movilidad sostenible, que están referenciados, además, como sectores «clave» en el Plan España Digital 2025”.

Los equipos dedicados a la implementación y desarrollo de I+D también se han visto reforzados por las necesidades relacionadas con la crisis pandémica. En concreto, el 64% de las compañías españolas asegura que estos profesionales han cobrado más importancia en los últimos meses y un 68% reconoce que el impacto del Covid ha demostrado el fuerte vículo entre una actividad de I+D eficaz y los resultados comerciales. En líneas generales, más del 74% de las empresas españolas considera que la pandemia ha demostrado la importancia de innovar en época de crisis

Computing 815