La fuga de talento se convierte en un grave problema en España

La crisis está trayendo consigo un grave problema que el mercado laboral está empezando a acusar, y no es otro que la fuga de talento cualificado hacia otros países donde las condiciones laborales son mejores, sobre todo en Europa.

Publicado el 16 Jun 2010

Este problema, que hasta ahora se había limitado al ámbito científico y de investigación, se está extendiendo a todos los sectores, incluido el de la tecnología. Así lo hace constar la consultora Adecco, que asegura que desde abril de 2008 a abril de 2010 se ha incrementado en un 9,2% el número de españoles mayores de edad residentes en el extranjero. De acuerdo con la consultora, lo más sorprendente de este hecho es que por tradición los españoles nunca han sido muy propensos a la movilidad geográfica, pero en tan sólo dos años, más de la mitad estaría dispuesto a sacrificar España por un sueldo igual o incluso menor que el que recibe aquí.

Por Comunidades Autónomas, Canarias, Baleares y La Rioja son las que han experimentado un mayor incremento de expatriados a otros países, del 18,8%, 16,4% y 14,6% respectivamente, en contraposición con Castilla La Mancha, Ceuta y Extremadura. Por su parte, Europa y Estados Unidos son los destinos más atractivos, puesto que en estas zonas la economía comienza a recuperarse, poseen ofertas laborales más competitivas y atractivas, y cada vez hay menos barreras para la homologación de títulos universitarios y diplomas, sobre todo en los países de la Unión.

El perfil de estos profesionales que deciden marcharse es, según Adecco, fundamentalmente hombres entre los 25 y 35 años y cuyas prioridades laborales son la responsabilidad de su puesto, la autonomía profesional y la perspectiva de hacer carrera en la compañía en cuestión. Pero en el caso de las mujeres, esas motivaciones cambian, puesto que priorizan la flexibilidad de horarios, un aspecto altamente valorado en los países europeos.

En cualquier caso, el nivel de formación suele ser altamente cualificada, y responde a lo que los sociólogos denominan “fuga de cerebros” o “emigración selectiva”, haciendo referencia a la movilidad especialmente en el campo de ciencias e ingeniería. Pero el punto más interesante es que antes los puestos que más cubrían los españoles en el extranjero estaban relacionados con la investigación, la medicina y biología, y ahora la situación se ha ampliado sobre todo a ingenieros, arquitectos e informáticos.

Finalmente, Adecco advierte de que esta situación podría suponer a corto plazo un peligro para el desarrollo del mercado laboral español, ocasionando fuertes pérdidas en la competitividad. Pero, si se mira desde un punto de vista más optimista, cuando estas personas vuelvan a España vendrán acompañados de una mayor y mejor madurez profesional, con una visión más amplia y abierta de su profesión.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

B
Lucía Bonilla

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3