Magirus se vuelca en seguridad tras la integración del catálogo de Allaso

La compañía prevé superar los 33,5 millones de facturación para este ejercicio.

Publicado el 10 Oct 2006

Seis meses después de la fusión entre los mayoristas Magirus y Allasso, la compañía resultante ha conseguido superar las pérdidas que arrastraban las dos referencias antes de su unión, creciendo no sólo económicamente sino también en lo concerniente a recursos humanos, elevando su plantilla en un 5 por ciento.
Así, y en lo que Hugo Fernández, director general de Magirus ha venido a describir como “una operación con un balance muy positivo”, la fusión ha servido para que la nueva Magirus incremente su presencia en la zona Iberia, con la apertura de una oficina en Barcelona y la inauguración de un centro de negocios en Portugal.
Para conseguirlo, el mayorista no sólo se ha apoyado en un exhaustivo control de costes, sino que además se ha esforzado por mantener los ingresos heredados de ambas firmas (su facturación creció un 8 por ciento durante el tercer trimestre) y por incrementar la comercialización de servicios.
En este sentido, entre las previsiones de Magirus para el presente ejercicio fiscal, que concluirá el próximo 31 de marzo, está la de obtener una facturación superior a los 33,5 millones de euros en España, lo que supondría un crecimiento del 8 por ciento. Por áreas de negocio, el catálogo de seguridad y networking heredado de Allaso podría representar, según Fernández, entre un 60 y un 65 por ciento de la facturación, mientras que el resto de los ingresos se repartiría a partes iguales (15 por ciento) entre las unidades de negocio de almacenamiento y virtualización.
De esta forma, Magirus, hasta la fecha, centrado en el negocio de la virtualización y el almacenamiento, da una vuelta de tuerca a su estrategia de negocio apostando fuertemente por el área de seguridad, que se convierte así en su “core de negocio” y donde en el último trimestre creció un 3 por ciento. De hecho, Magirus conserva todo el catálogo con el que trabajaba Allasso, excepto la referencia Check Point, con quien rescindió contrato a finales de diciembre, antes de la fusión.
En lo que se refiere a su oferta de productos, Fernández recalca que el verdadero valor añadido del mayorista reside en la especialización y la complementariedad. “Queremos que el partner vea a Magirus como un socio que aporta ayuda real a su negocio. Por eso, nuestra idea es la de ganar proyectos más que crecer en volumen, aportando soluciones”. En concreto, la especialización que aporta la compañía se sustenta en tres equipos de trabajo centrados en temas de preventa (sales specialist), formación (technical consulting) y postventa (technical engineer). Y en cuanto a la complementariedad, Fernández señala que se trata de ayudar a los partners allí donde ellos no tienen el ‘conocimiento’ necesario.
De momento, la nueva Magirus cuenta con unos 450 clientes activos que compran como mínimo una vez al mes y una plantilla que a finales de año superará los 40 empleados en Iberia.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2