NoticiasMercado TI

Ricoh España acuerda un ERTE para cerca de la mitad de su plantilla

La compañía reducirá la jornada de en torno al 50% de sus trabajadores y compensará su salario hasta en un 85% mientras dure el ERTE.

Con motivo de la caída de la actividad provocada por la crisis del COVID-19 y el importante impacto económico en el negocio, la Dirección de Ricoh España?ha acordado con la Representación Social de los Trabajadores presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para cerca de 1.000 empleados de la compañía, lo que representa menos de la mitad de la plantilla. Se trata de un ERTE de reducción de jornada para la práctica totalidad de los trabajadores a los que aplica y se extenderá del 14 de abril hasta, como máximo, el 15 de julio de 2020.

La presentación del ERTE responde a causas productivas y organizativas, derivadas del impacto de la crisis sanitaria y el estado de alarma en el normal funcionamiento del negocio, lo que obliga a adaptar la fuerza de trabajo al nivel actual de actividad laboral. En virtud del acuerdo, la compañía garantizará un complemento sobre el salario bruto fijo mensual de hasta el 85% para aquellos empleados cuya retribución sea inferior a 25.000 euros anuales, y de hasta el 80% para aquellos con salarios superiores a 25.000 euros anuales

Además, con el objetivo de proteger al máximo a sus empleados, Ricoh España también se ha comprometido al mantenimiento de los puestos de trabajo tres meses después de la fecha de finalización del ERTE. En paralelo, la compañía está reduciendo al máximo los gastos no esenciales para impactar lo mínimo posible en los empleados.  

“La presentación de este ERTE tiene como fin proteger a nuestros empleados y la continuidad del negocio a medio plazo, y permitir adecuar la capacidad productiva de la compañía a la súbita caída de la actividad que experimentamos”, explica Ramon Martin, CEO de Ricoh España y Portugal. “Somos conscientes del impacto que esto supondrá en nuestro día a día laboral y personal, pero estamos convencidos que esta difícil decisión es una respuesta necesaria para adaptarnos a la caída de la actividad, con el objetivo de estar en condiciones de recuperarla cuando se supere la crisis”.

Computing 808