Plan Avanza: bueno pero insuficiente

Los protagonistas del sector TIC dan la bienvenida al Plan Avanza. La sombra de que no llegaremos a un plan de convergencia con Europa, en materia de Sociedad de la Información, se cierne sobre los resultados de 2010, a pesar del enorme esfuerzo de la Administración.

Publicado el 11 Jul 2006

España está a mitad de la lista de países con mayor implantación de la Sociedad de la Información, en la Europa de los 25, mientras que baja a últimos lugares, por delante de Grecia, en la Europa de los 15. “Estamos en línea con los datos de otros años, sólo bien situados en los índices de telefonía móvil y banda ancha”, afirma Manuel Gimeno, director general de la Fundación France Telecom.

Gimeno ve muy positivo la coordinación de las Administraciones en el Plan Avanza, “que antes no sucedía. El problema de Avanza es que dedica un presupuesto escaso, siendo enorme, para el gran esfuerzo que debemos realizar para situar a España en la cabeza de las potencias mundiales en Sociedad del Conocimiento. Las metas de la agenda de Lisboa son complicadas de alcanzar, sobre todo en I+D+i, que en España tiene unas cifras bajas y con crecimientos ralentizados”, puntualiza Gimeno.

El mayor problema de Avanza, para AETIC, es que la Administración no es coherente en los indicadores econométricos utilizados para medir el Plan. “AETIC trabajó en la ponencia del CATSI, en la que estaban los principales agentes de la Administración y de los ciudadanos, y se llegó a un consenso. Cuando se hizo el Plan Avanza se perdió mucho detalle de la ponencia del CATSI, y no lo entendemos. Falta conocer los detalles del Plan, se lo hemos pedido a la Administración, y todavía estamos a la espera de respuesta. Por otra parte, creemos que hace falta una inversión mayor para alcanzar la convergencia con Europa”, afirma Antonio Cimorra, director de TI y servicios de AETIC.

Para Domingo Laborda, director del Observatorio de Red.es, “el mayor problema de Avanza no es la falta de dinero, sino la falta de tiempo. Ya veremos si somos capaces de ejecutar los presupuestos en los próximos años, porque el techo de Avanza es un desafío enorme, y debemos correr mucho para cumplirlo”. Esta premura de tiempo conlleva una de las realidades más criticadas: los planes y los acuerdos se van realizando en el día a día, y las partidas inversoras suelen ser anuales, sin concretar las dedicadas en los años sucesivos, y en qué tramos.

En la presentación de Ingenio 2010, en junio de 2005, Zapatero calificó al Plan de Convergencia de la Sociedad de la Información, Avanza, como uno de los ejes prioritarios en las políticas de productividad del Gobierno, con una dotación presupuestaria de 5.700 millones de euros durante cinco años, y la movilización en torno a 30.000 millones de euros, entre desembolsos privados, y los presupuestos del resto de las Administraciones Públicas.

Como objetivos para 2010 se prometió duplicar las empresas de menos de 10 empleados con conexión a Internet, que eran el 36 por ciento, y los hogares con acceso a Internet, que eran un 31 por ciento. Se aseguró que las empresas en utilizar el mail pasarían de un 8 a un 55 por ciento, y se prometió que los diez alumnos que compartían un ordenador en cada escuela se reducirían a dos. En e-administración se prometió la implantación del trámite único, la llegada del DNI electrónico, y el desarrollo de una plataforma de servicios telemáticos unificada para todas las Administraciones.

Entre las líneas con mayor impacto sobre la innovación en las pymes, se habló de la implantación generalizada de la factura electrónica, la financiación de proyectos de formación TIC de los trabajadores, y los créditos blandos para financiar inversiones en tecnología e innovación.

El Consejo de ministros del 4 de noviembre aprobó el Plan Avanza, con la prioridad de converger “con Europa y entre nuestras Comunidades Autónomas (CC.AA.), reduciendo la brecha digital existente. El conjunto de los objetivos del plan se resumen en uno: conseguir que la inversión en TIC se acerque al 7 por ciento del PIB en 2010”, según palabras del ministro Montilla.

Avanza tiene asignados 785,6 millones de euros para este año, que junto a los 412,1 destinados con anterioridad a la Sociedad de la Información, suman 1.197,7 millones. La cifra supone un incremento del 120,6 por ciento sobre lo dedicado en 2005 a la Sociedad de la Información, mientras que en los tres años anteriores las partidas para estas políticas eran del 1,8 por ciento.

Ya están en marcha los programas Hogares Conectados, Telecentros, Internet en el Aula, DNI electrónico, e-Sanidad, acciones de mejora de los portales de Internet en los municipios, el Préstamo Tecnológico, el convenio con el MAP para la modernización de la Administración General del Estado, y el impulso de la TDT. El convenio con el ministerio de Justicia para la modernización de la Administración de Justicia, con especial incidencia en la informatización de los Registros Civiles y Juzgados de Paz, con una dotación de 128 millones de euros en tres años, está muy avanzado.
Telecentros era un proyecto de Agricultura, FEMP e Industria para poner centros de acceso a Internet en los pueblos a través de banda ancha. Avanza completa este proyecto con el Programa de Dinamización de Telecentros, terminado el pasado mes de abril, con una dotación de 2,5 millones de euros invertidos durante 18 meses. Se dirige a los 3.000 telecentros distribuidos por toda España.

Se ha previsto para 2008 la disponibilidad de redes de banda ancha en los casi 8.200 municipios españoles, por lo que se están dedicando 250 millones de euros para 5.000 actuaciones que se desarrollarán en 3.800 municipios, y que afectarán a 6,5 millones de personas.

e-administración
El pasado 22 de marzo se firmó un convenio entre Industria y el MAP para el desarrollo de la administración electrónica, con una financiación compartida por ambos de 20 millones de euros, para 2006, muy inferior a lo requerido. El acuerdo prevé la generación de servicios de la e-administración, y proyectos referidos a las redes de comunicaciones, a la interoperabilidad, a la definición de estándares, y a la definición de flujos y modelos de datos.

Susana Blázquez

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2