Ayudas de control remoto durante la recesión

Los analistas afirman que durante la crisis de una compañía, la demanda de software se reconsidera de forma significativa.

Publicado el 25 Jun 2010

31282_24

De acuerdo con la información proporcionada por la revista CRN/RE, las respuestas a la pregunta “¿Cuál sería la mejor forma de salir de una crisis para su compañía?” reflejaron el mayor resultado (35.7%) para la respuesta: “Minimización de gastos y ahorro de costes”;28,6% afirmaron preferir la estimulación de actividades comerciales, 25% de las respuestas “optimización del cashflow”,y 10,7% utilizar otras formas para copiar durante una crisis. Obviamente, el principal interés en el software durante los momentos difíciles se comprende mejor teniendo en cuenta el precio y la eficiencia del producto. Los programas con gran cantidad de características y valor añadido se encaminan hacia soluciones de bajo coste.

El truco durante estos momentos es buscar maneras de economizar sin perder la eficiencia y, tal vez no resulta sorprendente, el software de control remoto se sitúa a la cabeza en la lista de soluciones para muchos expertos, colaborando intensamente a reducir los costes mientras mantiene e incluso aumenta la eficiencia. El software de control remoto es una solución económica para optimizar los procesos IT de una compañía, ya que se puede utilizar para finalidades muy distintas, como administración de sistemas, teletrabajo y asistencia remota.

El uso de software de control remoto, como Radmin, se ha convertido en un elemento básico para la administración de sistemas. Un administrador de sistemas puede ahorrarse horas de aburrimiento. Ya no es necesario perder el tiempo, por ejemplo, desplazándose a pie o en coche hasta otro centro, y aquellos usuarios que necesitan ayuda técnica no tienen que esperar varias horas cada vez que la necesitan. El caso de mantenimiento o actualización de los servidores es similar: para cambiar los ajustes, no es necesario que un administrador de sistemas se desplace personalmente a la sala de servidores. Se presenta así la oportunidad de contratar un administrador de sistemas que pueda ejercer un control sobre cientos de equipos cuando se encuentran en una red local, o en cualquier parte de Internet. Supone ciertamente una ventaja para cualquier compañía.

Durante esta época de incertidumbre económica, se ha hecho muy popular otro uso del software de control remoto. El trabajo remoto o teletrabajo. En lugar de contratar personal, las empresas pueden dejar que sus empleados trabajen a distancia desde casa. Para muchos sería un juicio salomónico; una situación de compromiso en la que las dos partes obtienen algo. La empresa puede ahorrar dinero no teniendo que proporcionar espacio de trabajo, y los empleados pueden trabajar a tiempo parcial de forma remota para varias compañías al mismo tiempo.

Algunas organizaciones temen la pérdida de datos al tener que compartir información con sus trabajadores. También ayuda en esto el software de control remoto. Un trabajador remoto puede conectar a un servidor de oficina seguro, que contiene toda la información necesaria, hacer su trabajo y después desconectar. Por ejemplo, el software Radmin tiene dos subsistemas de seguridad y distintos modos de acceso que lo convierten en la solución más segura para corporaciones.

Las soluciones del software de control remoto tienen características más específicas, pero no menos útiles. Un ejemplo de ello son las presentaciones en línea. Con esta característica, es posible presentar las ventajas de los servicios o productos de su compañía a todos los socios esparcidos por el mundo, o puede hacer llegar formación a empleados que trabajan en ciudades distantes, todo ello de forma remota, con un ahorro enorme en billetes de avión y gastos de viaje.

En la actualidad existen muchas soluciones de software de control remoto en el mercado, lo cual puede resulta confuso para un neófito. Cada una difiere en funcionalidad, interfaz y, por supuesto, precio. En la mayoría de casos, resulta difícil afirmar si la serie de costosas opciones adicionales serán realmente necesarias, o si tan sólo la funcionalidad principal será suficiente para optimizar los procesos de negocio de la compañía. El factor principal a la hora de seleccionar el software de control remoto, su mayor virtud, es si el software será o no de mantenimiento autónomo. A la hora de adquirir software de control remoto, es mejor no ser tacaño. El software deberá ser muy seguro, dado que las consecuencias son demasiado graves en caso de que el software sea intervenido por un intruso. La fórmula ganadora es elegir una solución rápida y segura por un precio razonable.

Los precios para las distintas soluciones de software de control remoto permiten que cualquier usuario disponga de varias opciones. Algunos proveedores prefieren los pagos anuales, mientras otros ofrecen la oportunidad de adquirir una licencia y usarla todo el tiempo deseado. Así que la decisión es suya: LogMeIn por $ 69,95 cada año o GoToMyPC por $ 179,40 cada año; Radmin por $ 49 para una licencia de por vida con 30 días de prueba gratuita o DameWare por $289 para una licencia de por vida.

La tendencia es muy evidente hacía un amplio uso del software de control remoto, algo bastante obvio. Los programas de optimización y reducción del despilfarro son muy populares, pero durante una crisis se convierten en esenciales para la infraestructura IT de cualquier compañía.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados