OpiniónMovilidad

El teletrabajo, al rescate

Solo únicamente una cuarta parte del total de la población ocupada tiene la opción de teletrabajar.

Quién iba a decirnos hace solo unos meses que términos relativos a los enlaces de comunicaciones y accesos VPN iban a formar parte de la jerga habitual de los entornos laborales, y que el abecedario que incluye todo tipo de soluciones de colaboración y de videoconferencia sería memorizado tanto por las empresas como por los propios empleados.

La Covid-19 es lo que nos ha traído. El cambio ha sido evidente: según datos del INE hasta antes de la pandemia, en España alrededor del 8 por ciento de los trabajadores hacían práctica del teletrabajo, aunque fuera de forma ocasional; en 2016, este porcentaje se situaba algo por encima del 5 por ciento. Sin embargo, no significa que esta modalidad sea la panacea para atajar los problemas derivados de la actual crisis, ya que un estudio de Randstad deja bien claro que únicamente una cuarta parte del total de la población ocupada tiene la opción de teletrabajar.

En la práctica, como bien han comentado a Computing algunos de los directivos del sector tecnológico, trabajar desde casa ha sido una positiva sorpresa. De hecho, hay quien ya vaticina que “no pensamos en un escenario de vuelta a la normalidad, pensamos en un escenario de nueva normalidad”, haciendo referencia a una nueva alternativa para colaborar con clientes y proveedores, “que está aquí para quedarse”.

Se presenta un escenario nuevo, pero ¿para todos? Aquí la decisión dependerá de la Dirección de cada organización. Pero hay que mirar a nuestro alrededor: la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la media en Europa que practica el teletrabajo se acerca al 20% -Dinamarca, Suecia y Países Bajos están por encima del 30%-, mientras que Reino Unido y Francia rondan ese porcentaje. Y nuestro país debe subirse a este tren, porque una cosa es cierta, las herramientas tecnológicas han actuado como paraguas ante el coronavirus para parte del tejido productivo y este hecho debe servir de acicate para que el empresariado español tome conciencia de la necesidad de adoptar el teletrabajo de forma más masiva, favoreciendo el medio ambiente, la conciliación, o la satisfacción y la productividad de los trabajadores.

Computing 793