InformesMundo digital

El Chief Data Officer viene pidiendo paso

La transformación digital es un aguacero que todo lo cala. Ninguna organización es (ni debe ser) ajena a este fenómeno transversal que remueve sus estructuras y los procesos corporativos. Y como siempre, el CIO y su departamento se encuentran en medio, como conductores de una tendencia en la que nadie sabe realmente qué papel adoptar ni quién debe agarrar el volante.

Gartner predice que en 2019 el 90% de las empresas contará con un perfil de CDO (Chief Digital Officer) y formará parte del comité de dirección de las compañías. Hay cifras significativas, Google solo analiza el 1,5% de toda la información que almacena, y las empresas gastarán 72.000 millones en Big Data en 2020. Álvaro Valero, CIO de Codeactivos, definía el ámbito de responsabilidad de esta figura en un encuentro de IIR: “Esta persona se encarga de crear una estrategia de información basada en negocio y TI, educar a directores de departamento y sentar políticas a fin de que el dato sirva para monetizar el servicio”. En su opinión, el análisis de la información se está convirtiendo en una actividad crítica en cualquier negocio; lo que no está claro es “cuál va a ser la posición que ocupe el CDO, si por debajo o en igualdad de condiciones que el CIO y quién tiene que evangelizar al CEO, para alinear las estrategias de la compañías”. La opinión mayoritaria, sostiene Valeros, es que el liderazgo debe recaer en Sistemas. De esta opinión es partícipe José Javier Romero Esteban, director de Sistemas y Tecnología del Grupo IFA, para quien no existen recetas mágicas. “Aunque sea una frase hecha, el rol del CIO es estar cada vez más cerca del negocio, entender el posicionamiento estratégico y participar en nuevos proyectos”, explica.

En el caso del grupo IFA, puede tratarse de abrir nuevas tiendas, avanzar en omnicanalidad y ofrecer nuevos servicios. Todo ello lleva a Romero a “mirar con luces de largo alcance de tres a cinco años y estar cerca del CFO para entender las derivadas que no están asociadas a su ámbito de responsabilidad”. Otro aspecto que le ocupa es “hacer mejor uso de las herramientas del mercado para decidir qué se hace in house o en modalidad cloud”. Para Emilio Tovar, CIO de Grupo Telepizza, “el departamento de Sistemas juega un papel preponderante en la definición de la infraestructura, las herramientas y los datos”. Desde siempre, en Telepizza se han tomado decisiones basadas en el dato, cuenta con un departamento de BI desde hace años, con un data wharehouse que ha servido de base para construir la monetización, si bien no tienen un CDO como tal. 2016 fue un año clave para Telepizza, al realizar la migración hacia una nueva arquitectura cloud basada en dos centros de datos y pago por uso. “Nuestro data warehouse estaba basado en Itanium y nos limitaba porque no nos dejaba alamacenar más de 24 meses. Con el cloud, tenemos una capacidad de proceso mayor y de almacenamiento muy superior, y con todos los aspectos de seguridad garantizados”.

En el caso de Grupo IFA, el data warehouse está en on premise dentro de sus CPD. “Estamos valorando alternativas para trazar proyectos de Big Data ambiciosos bastantes disruptivos para la compañía”, algo que desembocará indefectiblemente en algún despliegue en la nube en los próximos meses. Más de tres terabytes al año Telepizza llega a comercializar 40 millones de pizzas al año, actividad que se traduce en 20 millones de líneas de pedido, 50 millones de registros y unos 3,2 Terabytes de información. El dilema para la compañía es guardar todos los datos generados como hace Google con el fin de usarlos después o hacer una selección de los mismos para no bloquear los sistemas de almacenamiento. No obstante, cuenta con los datos necesarios para predecir y tomar decisiones tácticas para el negocio; el número de pizzeros y repartidores depende de la venta prevista en función de eventos deportivos, ventas del año anterior y otros factores que entran en juego.

Computing 793