OpiniónMundo digital

La visión del directivo: Evolución de los modelos de outsourcing TI

Por Juan Ignacio Sanz, Consejero Delegado y Director General de Ibermática.

Juan Ignacio Sanz, Director General de Ibermática.
Juan Ignacio Sanz, Director General de Ibermática.

El outsourcing TI (o externalización TI) nació en los primeros años 80, como una forma de reducir costes en las organizaciones, en actividades no críticas o de soporte a los negocios. En la época dorada del outsourcing surgieron diferentes ‘sabores’ como el offshore, que facilitó la externalización de grandes contratos a países emergentes con una base adecuada de profesionales TI (como es el caso de la India) o el nearshore, que trasladaba los recursos a países cercanos, con menos problemas culturales, pero con diferencias en costes salariales que justificaban el proceso de externalización. En estos casi 40 años el mercado del outsourcing TI ha llegado a un volumen de 300 billones de dólares anuales. Las razones habituales para externalizar eran por orden de importancia:

  • Reducir costes.  
  • Acceso a recursos TI no disponibles internamente.
  • Liberar a recursos internos para que se dediquen a actividades core en la organización.
  • Mejorar el negocio y poner foco en el cliente.
  • Acelerar la transformación de la empresa.
  • Acelerar proyectos y reducir el time to market.

Sin embargo, los proyectos de transformación digital requieren otro ritmo más ágil en su desarrollo. Esta dualidad (sistemas de negocio estables vs. innovación digital) fue identificado por Gartner hace cuatro años en su ya clásico modelo Bimodal IT, que distingue entre el modelo de gestión TI orientado a sistemas que deben estar centrados en la estabilidad y la eficiencia, y el modelo ágil centrado en la evolución rápida de aplicaciones y la alineación estrecha con las unidades de negocio. Ambos modelos coexisten ahora mismo, lo que dificulta la gestión en muchas empresas. Los elementos clave del modelo bimodal son:

  • El fomento de la colaboración. La cooperación con iniciativas open source será la forma de brindar los últimos avances en tecnología al negocio.
  • La necesidad de incorporación de nuevos perfiles más especializados, como científicos de datos o analistas big data, que requieren mayor cercanía a los profesionales clave de negocio y que pueden desarrollar competencias clave para la empresa, lo que es difícilmente compatible con la externalización offshore.
  • La desaparición progresiva de los límites entre TI y negocio. Además de las funciones habituales dedicadas a dar soporte a usuarios y sistemas se añade un nuevo equipo que trabajará junto con los profesionales de negocio en la comprensión de los clientes, el mercado y los competidores, como punto de partida para el diseño y generación de nuevos productos y servicios.
  • Los modelos de desarrollo software son diferentes: los sistemas tradicionales requieren el ciclo habitual waterfall, mientras que los proyectos de transformación digital usan modelos basados en Agile y DevOps.
La contratación de servicios de outsourcing evolucionará hacia acuerdos colaborativos con varias empresas a la vez

Estos cambios en el modelo de gestión TI de las empresas obligan a que también evolucionen los modelos de outsourcing. La evolución prevista para los próximos cuatro años se basa en:

  1. Las empresas de outsourcing TI deben convertirse en partners de negocio, aportando un profundo conocimiento de las tecnologías que permiten afrontar proyectos de transformación digital.
  2. Los grandes contratos de outsourcing evolucionarán hacia contratos multisourcing, lo que obligará a estructuras de cooperación entre diferentes proveedores en los mismos proyectos.
  3. Los modelos de contratación de servicios de outsourcing, que pueden llevar años, evolucionarán hacia modelos de acuerdos colaborativos con varias empresas a la vez, buscando agilidad en la selección del partner óptimo para cada proyecto.
  4. Los modelos de facturación evolucionarán hacia sistemas basados en el rendimiento.
  5. Hibridación de estrategias de sourcing, combinando recursos onshore, nearshore y offshore, valorando costes y necesidad de estar cerca del negocio. Aparición del ‘domestic sourcing’, lo que permite que recursos de gran valor trabajen de forma cercana en los modelos Agile, con la consecuencia directa de crear empleos en los países donde se encuentra la empresa que externaliza el servicio.
  6. Implementación de AI y RPA para automatizar las tareas más sencillas de los procesos manuales de outsourcing.

Para acceder a más contenidos del Anuario Computing 2019 acuda al Kiosko BPS.

Computing 785