OpiniónMundo digital

Hybrid IT: Agilidad y eficiencia para el futuro

Por Juan Ignacio Sanz, Director General y Consejero Delegado Ibermática.

Juan Ignacio Sanz, Director General y Consejero Delegado de Ibermática.
Juan Ignacio Sanz, Director General y Consejero Delegado de Ibermática.

Llevamos cinco años escuchando que las empresas trasladarán sus aplicaciones y datos a la nube y, aunque se han dado muchos pasos en esta línea, la realidad es que el entorno de nube global que se esperaba no ha llegado, y nunca llegará.

No es menos cierto que, efectivamente, la mayor parte de las organizaciones llevan ya tiempo incorporando la nube en sus negocios, en sus infraestructuras, en su día a día, y las que aún no lo han hecho se están preparando para esta transformación. Esto es así porque ya a nadie se le escapa que la nube da acceso a innumerables ventajas y beneficios. Ya sea impulsada desde las direcciones de IT o bien desde los propios negocios, esto ya es una realidad en la práctica totalidad de las empresas. 

Pero lograr el equilibrio entre la nube y las plataformas on premise supone un gran reto para las organizaciones. El perímetro ha cambiado, la seguridad cada vez es más compleja, y la gestión de varias nubes (contratos, gestión económica, gestión de múltiples proveedores, capacidad, etcétera), con infraestructuras y servicios arraigados en las compañías, está demostrando que estos entornos cada vez son más difíciles de gestionar. A esto debemos añadir lo complicado que está resultando encontrar y retener talento para gestionar este entorno tan cambiante.

Ante esta complejidad, desde Ibermática pensamos que la opción más correcta que deben tomar las organizaciones para apalancar su éxito futuro es apostar por un modelo de cloud híbrido. Porque percibimos que los datacenters serán distribuidos, más simples, definidos por software, inteligentes, estandarizados, rápidos, flexibles, eficientes (económicamente, con menos recursos, verdes) y regulados. Esto hará que los negocios sean más ágiles, al reducir los tiempos de provisión, con menos riesgos al no tener compromisos a largo plazo, y mejor gestionados por las direcciones de TI.

Lo importante no es moverse a la nube, sino encontrar la mejor solución híbrida que se adapte a la situación concreta de cada organización

Nosotros ya estamos trabajando en la futura plataforma híbrida, donde vamos a poder acompañar en ese camino a la nube a nuestros clientes que sigan teniendo plataforma on premise y que quieran dar el salto a cloud sin renunciar a tener un control central, una monitorización y una gestión única. Todo ello con la seguridad necesaria para que este camino a recorrer sea rápido y confiable. Lo importante no es moverse a la nube sino encontrar la mejor solución híbrida que se adapte a la situación concreta de cada organización. 

Journey to cloud

En cualquier caso, la transformación a la nube debe hacerse siempre con una meticulosa planificación y con una metodología apropiada, si es que se quieren constatar resultados óptimos en el futuro. En primer lugar, hay que definir el perímetro de aplicaciones y analizar en detalle las arquitecturas actuales y su entorno, realizando después un business case estimado de los servicios en nube y el proyecto de migración. Todo este proceso debe estar planificado al detalle, seleccionando las estrategias de migración de cada servicio por separado. 

No debemos olvidar que la adopción del cloud supone un cambio en la manera de trabajar, por lo que aplicar un cambio simultáneo a toda una organización puede generar determinadas tensiones. Establecer un perímetro concreto de actuación permite focalizarse y hacer que los servicios se optimicen para funcionar en la nube. Además, aunque siempre se suele decir lo contrario, pasar a un modo pago por uso puede suponer un incremento de costes. Es necesario confirmar si se pueden encontrar los ahorros deseados en la migración a cloud o si, por el contrario, los servicios no están optimizados para funcionar en la nube.

Seguidamente, también hay que definir e implementar los elementos clave de gobierno y servicios básicos en plataformas cloud, para después ejecutar el plan de migración en base a oleadas de servicios. Y finalmente llevar a cabo la transformación de los servicios para su adaptación a las plataformas de nube, y así poder operar ya en modo cloud, mediante proyectos de automatización y AIOPS, aplicando el espectro de capacidades de la inteligencia artificial para abordar los desafíos de las operaciones de TI. 

Computing 806