InformesSeguridad

El 34% de los españoles permitiría que el gobierno supervisara su actividad en redes sociales

Y un 51% de los usuarios a nivel mundial, si es por temas de seguridad, según conclusiones del último informe de Kaspersky, 'Social credits and security: embracing the world of ratings'.

Según conclusiones del último informedeKaspersky, 'Social credits and security: embracing the world of ratings', que revela la percepción de las personas sobre las valoraciones sociales y su disposición para formar parte de dicho sistema, los usuarios están dispuestos a compartir sus datos privados y están de acuerdo en que el gobierno supervise su actividad en las redes sociales por razones de seguridad. De hecho, un 34% de los consumidores españoles y hasta el 51% a nivel mundial, así lo han señalado.

La creciente popularidad de las plataformas de redes sociales y servicios online ha provocado un aumento de los sistemas de puntuación social: algoritmos automatizados basados en el comportamiento de los usuarios y su influencia en internet. Inicialmente, esos algoritmos de evaluación fueron integrados por instituciones financieras y de comercio electrónico. Hoy en día, esos sistemas se aplican en otras muchas esferas y sectores. Además, con el estallido de la pandemia de Covid-19, el mundo ha sido testigo de la implantación de sistemas automatizados para controlar los movimientos de las personas, su capacidad para comprar bienes y su acceso a los servicios sociales. Pero ¿están los ciudadanos realmente preparados para esto?

Tan solo un 19% de los encuestados españoles que participaron en la investigación habían oído hablar de un sistema de calificación social, cifra bastante inferior a la media mundial, establecida en un 46%. Al mismo tiempo, a pesar de que estos sistemas se han puesto en marcha y son cada vez más conocidos, existe cierta ambigüedad sobre su funcionamiento y la eficacia de su aplicación.

De hecho, un tercio de los consumidores españoles (34%) reconoció tener problemas para comprender cómo funciona un sistema de calificación social. Saben que es imposible descubrir su puntuación, cómo se calcula y cómo se puede corregir si hay inexactitudes. Pero, además, dado que estos sistemas se basan en algoritmos automatizados de aprendizaje automático, es difícil saber qué elecciones hacen y si es posible confiar en ellos, especialmente en términos de seguridad. Sobre la seguridad de los sistemas de puntuación social, estos pueden ser especialmente vulnerables a la manipulación artificial, como la posibilidad de bajar la puntuación de alguien con diversos fines. Además, como cualquier otro sistema informático, son susceptibles de diferentes tipos de ataques, ya sea debido a implementación técnica y de programación o a la mecánica del sistema. Esto último podría dar lugar a la aparición de un nuevo tipo de mercado negro en el que las puntuaciones de los usuarios pudieran convertirse en dinero real y viceversa.

Sin embargo, esto no impide que se sigan reuniendo datos, sobre todo cuando las personas están dispuestas a permitirlo. Más del 35% de los encuestados españoles compartiría datos privados sensibles para asegurarse mejores tarifas y descuentos, o para recibir servicios especiales (27%). Además, los consumidores están mucho más preparados para compartir sus perfiles de redes sociales para otros aspectos de su vida cotidiana.

 Claramente, las cuestiones de seguridad son especialmente importantes para los consumidores.  Más de un tercio (34%) de los encuestados españoles dice estar conforme con que el gobierno supervise la actividad de las redes sociales para mantener a los ciudadanos seguros.

Datos globales

  • El 46% de los encuestados ha oído hablar de los sistemas de calificación social.
  • El 51% estaría de acuerdo con que el gobierno supervise su actividad en redes sociales por razones de seguridad.
  • El 45% reconoció tener problemas para comprender cómo funciona un sistema de calificación social.
  • El 40% compartiría datos privados sensibles para asegurarse mejores tarifas y descuentos, o para recibir servicios especiales.
Computing 793