InformesMundo digital

Las 6 tendencias tecnológicas que marcarán 2017

Dan Hushon, CTO de la compañía CSC, subraya seis grandes tendencias que nacerán en tres grandes áreas, resumidas tras el acrónimo "DevSecOps" (Desarrollo, Seguridad y Operaciones).

CSC identifica los principales motores tecnológicos de las organizaciones de todo el mundo en 2017. Su máximo responsable técnico (CTO), Dan Hushon, subraya seis grandes tendencias que nacerán en tres grandes áreas, resumidas tras el acrónimo "DevSecOps" (Desarrollo, Seguridad y Operaciones) y que los líderes empresariales deben aprovechar para abordar la transformación digital de sus negocios.

Las predicciones que enumera Hushon parten de la evidencia de que estos tres ámbitos de las tecnologías de la información están revolucionando tanto la forma en que las empresas operan, como sus estructuras organizativas y las interacciones que mantienen con sus clientes. "Se impone una empresa completamente digital y cada vez hay más ejemplos de organizaciones que avanzan hacia el futuro digital", describe Hushon.

"El resultado son modelos de negocio completamente nuevos y construidos sobre la base de nueva información, que procede de experiencias e innovaciones analíticas, todas construidas sobre Clouds públicas”, mantiene el experto.

Devolver a las tecnologías su carácter esencial en las organizaciones de cualquier sector es la primera consecuencia de este planteamiento DevSecOps que también impone un compromiso mucho mayor entre los líderes del negocio y los especialistas en TI, en aspectos como la necesaria seguridad de la información”, en palabras del propio Hushon.

Con ello, y englobando también algunas de las tecnologías de mayor actualidad (desde realidad aumentada y virtual, a Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial o Cloud Computing), el CTO de la multinacional norteamericana enumera estas 6 tendencias clave que deben ayudar a directivos y CIO a diseñar estrategias ganadoras en 2017.

1) Adaptación de la empresa al siglo XXI

El efecto de fuera a dentro sigue transformando la estructura de las empresas y su respuesta ante el cambiante mercado actual. Las organizaciones tienen que reinventar sus modelos y procesos de negocio con agilidad. Este cambio afectará a su estructura, cultura de liderazgo, procesos de selección de talento, estilo de equipo o ecosistemas de socios. Las inversiones deberán destinarse, en consecuencia, a herramientas que permitan a los empleados desplegar procesos rápidos y de constante mejora.

2) Ascenso de las máquinas inteligentes

Las máquinas se están equiparando  a los humanos y son capaces de realizar cálculos mucho más complejos y analizar conjuntos de información mucho más amplios (incluso, detectando correlaciones y causalidad en ellos), y predecir el mejor resultado posible. Este enorme caudal de datos deberá consolidarse finalmente en ecosistemas de datos. Cuanto más profundos sean, menos sentido tendrá transportar los datos de nuevo a la empresa. Esto abre el camino al aprendizaje basado en la nube y a plataformas de inteligencia artificial. También significa que los directivos deben conocer en profundidad la información digital y aprender a evitar el sesgo digital (como se ha visto en las recientes elecciones presidenciales de Estados Unidos). Los beneficios de esta estrategia para la productividad de la empresa impulsarán su adopción.

3) Madurez de IoT e internet Industrial

En la actualidad, se está produciendo una amplia adopción de IoT, como respuesta a la necesidad de contar con una plataforma de fácil implementación en la empresa y que genere retorno de la inversión. Los sensores serán claves para lograr este requisito y proporcionar una corriente de datos al front-end. La proliferación de sensores en red y la aparición de un ancho de banda exponencialmente mayor, con las redes 5G, multiplicará la productividad, como ya ocurrió en los noventa, cuando los ordenadores transformaron el lugar de trabajo. Un nuevo renacimiento del aprendizaje tomará forma para crear máquinas mucho más eficientes.

4) Emergencia de Sinosfera, como centro mundial de innovación

Merece la pena seguir observando el continuo ascenso de la Sinosfera (ámbito cultural de Asia Oriental, que incluye Vietnam, Japón y Corea del Sur) y que ha estado históricamente influenciada por China. Esta tendencia está propiciando la emergencia de la Ruta de la Seda Digital, que está comenzando a competir con Silicon Valley, como centro de innovación. El flujo cultural, de ideas y bienes, desde Oriente a Occidente está a punto de crear una valiosa competencia entre los innovadores de California y Asia. Cada uno completará al otro para generar más productividad en el mercado. Todos los ojos están fijos en el Este, donde se están formulando las nuevas ideas y se desarrollan los avances tecnológicos en una gran cultura, única y formada.

5) Aumento de la adopción y simplificación de las plataformas en la nube

Los CIOs están comenzando a implementar un plan 80/20, para situar el 80% de su carga de trabajo en la nube pública en 2020. Hasta que el resto de empresas mundiales lo secunden, los líderes que ya estén en la nube pública seguirán superando a su competencia. Estos adelantados comenzarán a competir, en cuanto a funciones y capacidad, creando un nuevo estilo de hibridación o diversidad de nubes. Esta riqueza Cloud les permitirá cumplir mejor con las obligaciones regulatorias y de seguridad. También se consolidará una plataforma en tiempo real, a medida que la información evolucione de manual a código, gracias a un nuevo tipo de middleware. Reducir la complejidad permitirá a los clientes construir nuevos servicios empresariales y buscar otras fuentes de ingresos orgánicas, que no eran posibles en la anterior etapa del Cloud y que aprovecharán el potencial de tecnologías, como PaaS o IoT,  y de las plataformas de aplicaciones.

6) Próxima evolución de la interfaz digital: realidad virtual y aumentada

Después de la experiencia móvil, el siguiente paso natural es la realidad aumentada y la experiencia virtual. Las empresas están invirtiendo mucho en casos de uso que les permitan idear estrategias de adopción, evaluar la privacidad de los datos y la ciberseguridad, reestructurar los procesos de negocio, acelerar la modernización de los sistemas legados e incorporar los matices culturales de cada organización. La realidad aumentada y la realidad virtual son posibles gracias a la combinación de avanzados gráficos generados por ordenador, el aprendizaje automático, la informática de alto rendimiento, junto a la recopilación y análisis de los datos. La realidad aumentada estará detrás de los dispositivos IoT que permitan a empleados y consumidores interactuar con su entorno de forma nueva y más productiva, mucho más rica, que la proporcionada por los dispositivos móviles, especialmente en materia de servicio y cumplimiento.