NoticiasMundo digital

Los retos del CIO inmobiliario: información, Big Data y Oficina como Servicio

Prinex celebró un Think Tank con los Directores de IT de las principales empresas Real Estate para debatir sobre el impacto de la transformación tecnológica en el sector.

Los departamentos de IT de las compañías inmobiliarias deberían ser el catalizador de los procesos de las empresas, por lo que deberían participar con su conocimiento y experiencia en decisiones que abarcan desde la seguridad hasta el marketing.

Durante el Think Tank que organiza Prinex se puso como ejemplo el desarrollo de sistemas de recomendación para mejorar la experiencia de usuario, el análisis del ‘funnel’ de conversión para medir la rentabilidad de las acciones, el desarrollo de apps para ofrecer más información al cliente final sobre la evolución de las obras y generar transparencia, o el cruce de información y datos para poder realizar modelos predictivos desde los departamentos comerciales.

Pero todos los presentes coincidieron en que es cierto que el sector inmobiliario tiene una casuística especial en la que la tecnología juega un papel fundamental. ¿Están los departamentos de IT implicados en el desarrollo de producto con tendencias innovadoras como el BIM, realidad virtual o domótica? Para los presentes en el Think Tank, en principio, parece que estas áreas dependen más de los departamentos de obra o de marketing.

Despliegue cloud versus on premise

El sector apuesta por tecnología cloud aunque todavía hay una parte importante en el mundo on premise. La principal ventaja del ‘As a Service’ es la tranquilidad que supone no tener que preocuparse por el soporte y la mayor seguridad para el negocio que proporciona este tipo de soluciones.

Si bien, los invitados coincidieron  en que no es cierto que suponga un mayor ahorro de costes porque la ausencia de licencias se suple por otros conceptos y cobra importancia la capacidad de negociación del CIO para obtener el mejor servicio al menor coste posible.  La tendencia va hacia Cloud pública y servicios a demanda o ‘Pay per Use’.

Gestión de la información

La gestión de la información es uno de los retos actuales del CIO. Existe un antes y un después con la crisis que afectó al sector inmobiliario. Antes de la crisis se vendía todo pero, actualmente, es necesario controlar toda la información e integrarla en el ‘Customer Journey’, optimizar procesos y abaratar costes. 

La tendencia va hacia Cloud pública y servicios a demanda o ‘Pay per Use’.

Este cambio de paradigma viene dado por el cambio en la naturaleza del negocio pero también debido a una profesionalización del sector gracias a la irrupción de profesionales que provienen de otros sectores.

Con una dependencia absoluta de la tecnología, los presentes coinciden en que el negocio debe apoyarse en soluciones como la virtualización de escritorios que permiten afrontar la movilidad actual de los comerciales y la dispersión geográfica. Aunque sigue habiendo retos que deben afrontarse como los problemas con la conectividad y la latencia y la gestión adecuada del espacio en disco.

Cuando hablamos de importancia de la gestión de información, ¿estamos hablando de Big Data? Ni por volumen de datos ni por frecuencia, el Big Data ha llegado al sector inmobiliario. Se está trabajando en los reportings y en la interpretación de datos a través de BI cuando el principal ‘driver’ del negocio no es el precio del activo y entran en escena otras variables. Esa correcta gestión de la información permite desarrollar, por ejemplo, modelos predictivos.

Otros retos tecnológicos de las empresas inmobiliarias

La oficina como servicio es un hecho. Cambia la tecnología en las oficinas a través de tendencias como el coworking (ofrecer salas de reuniones también a clientes de la compañía a modo de centro de negocios) y los ‘puestos calientes’. Ya no es necesario ubicar a cada trabajador en un puesto sino que existe libertad para instalarse y todos los puestos están preparados para ello.

Esto es posible gracias a la movilidad de empleados que exigen los negocios actuales y la necesidad de ahorrar costes. Este tipo de servicios supone una flexibilidad  para el empleado y, adicionalmente,  ofrecer estas propuestas a los inquilinos de los edificios de oficinas fideliza y por tanto favorece la prescripción.

¿Vivienda como servicio? Ya existen iniciativas que contemplan este concepto, no solo con zonas comunes sino también con servicios comunes como los electrodomésticos. Las nuevas generaciones apuestan por el pago por uso, por lo que la vivienda como servicio podrá ser una realidad muy común en los próximos años.

Computing 763