EntrevistasAnalytics

“Somos el sistema operativo de automatización de una empresa”

José Manuel García, Country Manager Blue Prism para España y Portugal.

José Manuel García, Country Manager Blue Prism para España y Portugal
José Manuel García, Country Manager Blue Prism para España y Portugal

¿Qué es Blue Prism?

J. M. G.: Blue Prism es un ‘framework’ de automatización inteligente de procesos de negocio. El software ejecuta tareas repetitivas para que los empleados usen su tiempo en tareas creativas. Así comenzamos en 2001 y hemos evolucionado a ser el sistema operativo de automatización de una empresa: Blue Prism puede interactuar con todos los sistemas de una compañía, más allá de la tarea repetitiva. Podemos hacer de nexo de todas las aplicaciones de un cliente, podemos aportar la integración entre las aplicaciones. No les gusta hablar de robots, sino de digital workers.

¿En qué consisten estos trabajadores digitales?

J. M. G.: Robot se queda ‘corto’. Estamos aportando herramientas de integración con SAP o Salesforce. Estamos haciendo RPT (Radical Process Transformation). Blue Prism se licencia por 24 horas de un digital worker: puede estar atendiendo el contact center por la mañana, responder correos de clientes por la tarde y procesando facturas de noche; nos gusta visionarlos como un trabajador de una empresa, que es digital.

¿Cuáles son las diferencias de su oferta con respecto a otras empresas de su sector?

J. M. G.: Primero, escalabilidad y gobierno. Hay muchas soluciones para hacer automatización que funcionan bien con solo un proceso. Pero en un banco, con decenas de procesos automatizados que interaccionan entre sí, con interdependencias, si no está resuelta la escalabilidad y el gobierno puede ser un desastre. Blue Prism, tras 7 años en el mercado, tomo una decisión difícil: rediseñó desde cero su software, no era posible escalar a centenares de procesos según había nacido. Nuestros competidores todavía están con el mismo enfoque original en Blue Prism, algunos de sus clientes tocan techo. Segundo, agilidad, proyectos que se ejecuten en días y no en meses. Nuestra plataforma es ‘No Code’, lo que permite crear y reutilizar objetos, manteniendo la seguridad y el control desde IT pero desplegando rápido desde el negocio, necesitas expertos en los procesos de negocio. Una entidad financiera quería desplegar la gestión de los créditos ICO para ayudar a las empresas, inicia el desarrollo de la automatización el jueves santo, y el siguiente lunes por la mañana lo despliega en producción. Por último, nuestra solución es líder en seguridad y en cumplimiento normativo. Nuestra arquitectura es centralizada, controlada por IT desde el data center y no ejecutándose en el desktop de manera independiente. Podemos asegurar a auditores o a cualquier requerimiento cómo se ejecutan los procesos, con qué credenciales.

Las empresas que ya habían apostado por la automatización han capeado mejor la crisis

¿Qué posibilidades de desarrollo tiene su solución? ¿Hasta dónde llega la RPA?

J. M. G.: Un cliente del IBEX nos describe como su ‘Plataforma de reimaginación de procesos’. Su director de transformación explica que antes era reactivo al negocio, no tenía ni capacidad de responder, ni el budget necesario para afrontar las transformaciones que quería el negocio.

¿Qué puede ofrecer Blue Prism a las empresas en esta situación de crisis?

J. M. G.: Esta crisis va a transformar las agendas de CEO, CFO y COO. Las empresas que ya habían apostado por la automatización han capeado mejor, muchas han comprobado la capacidad de resiliencia que ofrece. Los procesos se han acelerado: ahora necesitamos agilidad y rapidez para adaptarse rápido, reducir costes y aportar valor con ROI a muy corto plazo.

¿Es la automatización inteligente de procesos el futuro de las empresas?

J. M. G.: Hoy en día puedes automatizar extremo a extremo, puedes interactuar con el mainframe en el back, con tu sistema SAP, con tu aplicación a medida la vez que con la web de un tercero. Y desplegar esta automatización con agilidad, con compliance y con costes mínimos: esto sí que es lo novedoso.

Computing 794