Cómo cumplir los objetivos de descarbonización

Mark Woods, Chief Technical Advisor de Splunk para EMEA

Publicado el 16 Nov 2022

94099_61

Reducir la huella de carbono

Desde que en noviembre de 2021 se celebró en Glasgow la Conferencia de la ONU sobre el Clima, empresas y gobiernos de todo el mundo han asumido el reto de reducir su huella de carbono. Un primer paso positivo, pero que aún deja mucho por hacer para mantener el cambio climático bajo control. Especialmente en el ámbito industrial, un sector muy presionado para reducir sus emisiones de dióxido de carbono.

Afortunadamente, la información obtenida a partir de los datos puede ayudar a los fabricantes a alcanzar sus objetivos de descarbonización de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, los flujos de datos pueden ofrecer información para garantizar una mejor gestión de los edificios y de la energía, optimizar la producción de energía renovable y obtener visibilidad sobre la huella de carbono real de la empresa.

Las herramientas necesarias para que las empresas industriales utilicen los datos para alcanzar los objetivos de descarbonización ya están aquí. Pero para que puedan cosechar los beneficios de estos datos ahora mismo, deben asegurarse de que sus empleados disponen de las habilidades necesarias para analizar los datos correctamente y de que existen planes bien estructurados que les ayuden a cumplir sus objetivos empresariales.

La industria manufacturera tiene una responsabilidad especial

Va a ser necesario realizar enormes esfuerzos para alcanzar los objetivos climáticos de Europa para 2050, y el sector industrial tiene una responsabilidad especial en este sentido, ya que emite un total de 775 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año. Con una cuota del 22% del total de las emisiones de CO2 de Europa, la industria manufacturera es el tercer mayor emisor después de la energía y el transporte. Por tanto, tiene una responsabilidad especial en la reducción de las emisiones. A ello se suman unas normativas medioambientales más estrictas y la creciente presión pública en torno a la industria, de modo que este es el momento de que la industria se lance a utilizar realmente los datos para reducir sus emisiones.

Avanzando para liberar el poder de los datos

Felizmente, la industria ya está tomando medidas para utilizar mejor los datos, ahorrar energía y proteger el medio ambiente. Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, ya han empezado a utilizar los datos para desarrollar modelos predictivos y conjuntos de herramientas de aprendizaje automático. Esto les permite hacer cosas como optimizar de forma proactiva los hornos térmicos regenerativos para proteger mejor el medio ambiente. Y también les puede ayudar a aumentar su eficiencia logística. Además, la industria del automóvil está poniéndose a la cabeza en el uso de datos para desarrollar la infraestructura de carga de vehículos eléctricos.

El poder de los datos también puede ayudar a las empresas a minimizar, mitigar e incluso compensar sus impactos sobre el medio ambiente, ayudando a favorecer el uso de productos más eficientes energéticamente.

Los obstáculos para extraer la información óptima

El entorno de datos actual se expande exponencialmente cada día y entenderlo todo se hace más difícil cuando la información está fragmentada. Aunque los datos pueden ofrecer valiosas ventajas a las empresas que quieren tomar la delantera en la reducción de sus emisiones nocivas, interpretar y comprender todos los datos disponibles requiere un esfuerzo considerable. Por ello es importante asegurarse de que las empresas equipan a sus empleados con las habilidades y herramientas necesarias para entender la mejor manera de utilizar los datos.

Además de reducir la brecha de habilidades, las organizaciones que buscan hacer uso de sus datos de una manera inteligente y consistente también deben asegurarse de que sus sistemas e infraestructura estén en un estado óptimo que les permita obtener los mejores conocimientos.

Un plan con personal y herramientas adecuadas

Hay muchas maneras en las que las empresas pueden empezar a utilizar el poder de los datos para reducir sus emisiones de carbono. En cualquier caso, en primer lugar, deben contar con un explorador o estratega de datos especializado que se asocie con un equipo de análisis de datos y conozca las funciones empresariales para identificar las mejoras operativas, de costes y de crecimiento que podrían ser impulsadas por los datos. También es crucial utilizar una plataforma adecuada que permita a las empresas investigar, supervisar, analizar y actuar sobre los datos con una capacidad sin precedentes.

Pero además de los expertos en datos, también es importante involucrar a todo el equipo de dirección y crear entusiasmo para escalar más allá de primeros pilotos y pruebas. Para ello, una fórmula eficaz es comenzar con un pequeño equipo centrado en el uso de datos externos para resolver un problema bien definido y, a continuación, utilizar ese éxito para generar el impulso necesario y ampliar las acciones en toda la organización.

Por último, un plan bien estructurado, con las herramientas adecuadas para utilizar los datos, puede proporcionar una ventaja competitiva. Mientras que la mayoría de las empresas trabajan en nuevas formas de descarbonizar sus principales negocios, existen oportunidades inminentes de avanzar enormemente en sus ambiciones de alcanzar las emisiones cero, al tiempo que apoyan sus actividades comerciales, gracias a la transformación de sus operaciones sobre los datos, incluyendo el procesamiento, el almacenamiento y el análisis de datos.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5