La nueva estrategia del responsable TI

Despedimos el año 2008 como uno de los más difíciles y estresantes para los CIOs, resultado de la batalla constante por impulsar la innovación con presupuestos cada vez más reducidos.

Publicado el 07 Ene 2009

Giles Nelson, Chief Technology Officer de Progress Software para EMEA Tristemente, parece que en 2009 esta situación se recrudecerá aún más, a medida que continúan apareciendo problemas financieros. A su vez, debido a que el valor de los proyectos TI se mira con lupa, los CIOs deben jugar un papel más importante en la estrategia global del negocio.
2009 será también un año de cambio para el conjunto de la industria TI. Las compañías se apoyarán en sus CIOs para buscar la eficiencia, y como consecuencia ajustarán aún más sus recursos para poder sobrevivir y prosperar durante la desaceleración económica.
De esta forma, las organizaciones se decantarán por proyectos que garanticen un retorno de la inversión más rápido, en lugar de innovar por innovar. Y los CIOs tienen la potestad para identificar aquellas tecnologías que ayudan a reducir costes y potencian modelos de trabajo más eficientes.

La batalla por el presupuesto
Con el fin de aprovechar su habilidad en la gestión de presupuestos y su conocimiento tecnológico, resulta esencial que los CIOs formen parte de los consejos directivos. En 2009, de ellos dependerá que se aproveche cualquier atisbo de eficiencia en su organización.
Y es que en climas de incertidumbre económica es incluso más importante que los CIOs apuesten por una inversión continuada en TI, con el objetivo final de optimizar la eficiencia operativa, reducir costes y ayudar a mantener la innovación en la empresa.
Algunas veces, lo más sencillo es aceptar el recorte en los presupuestos sin remisión y sin exponer seriamente los beneficios resultantes de una inversión continuada. Pero tampoco conviene olvidar que aquellas compañías con una política de inversión inteligente saldrán reforzadas cuando termine la crisis.
En este sentido, los CIOs deben identificar las áreas clave de inversión para maximizar las oportunidades y la rentabilidad en todas sus actuaciones. Entonces, ¿en qué parcelas puede ayudar la tecnología a reducir costes? ¿Qué procesos pueden automatizarse y cuáles pueden ganar en eficiencia? ¿Cómo puede el CIO estar más alineado con el negocio?

Una herencia complicada
En tiempos de recesión económica es absolutamente esencial que los departamentos TI y los de negocio trabajen de forma conjunta. Con la innovación y agilidad como claves de supervivencia, CEOs y CIOs deben mantener un diálogo continuo. En caso contrario, las organizaciones podrían estar tomando decisiones críticas sin tener los procesos y sistemas de negocio disponibles y preparados para reaccionar.
No hay duda de que tecnología y negocio forman una pareja cada vez más consolidada, estableciendo una estrecha relación que los expertos de la industria TI han evaluado insistentemente durante el pasado año.
Sin embargo, la colaboración entre ambos solamente funcionará si los canales de comunicación se han definido correctamente, de manera que compartan un mismo objetivo de negocio, sobre todo ahora que los CIOs se unen a la batalla por los presupuestos.
Un reciente estudio elaborado por Progress Software en el que han participado 500 compañías europeas muestra que casi la mitad de los CIOs del Reino Unido pertenecen a los consejos directivos.
Aunque se trata de un dato mejorable, lo realmente preocupante es que únicamente el 13 por ciento participa en la elaboración y ratificación de nuevas estrategias de negocio.
Como resultado, la tecnología no se trata como un activo estratégico, sino como un elemento a considerar ‘a posteriori’. Y en una economía basada en la información esto puede ser un error garrafal. En consecuencia, cada organización debería contar con un CIO en el consejo directivo este mismo año.

Cinco predicciones para 2009
A partir de nuestras propias investigaciones de mercado y los comentarios de partners y clientes, Progress desvela cinco tendencias tecnológicas principales para 2009:
– Mayor peso de las arquitecturas abiertas. El software como servicio, la tecnología cloud computing y el código fuente abierto ampliarán su ratio de adopción, como consecuencia directa de la mayor necesidad de centrarse en los procesos que aportan valor al negocio y reducir costes.
– La tecnología orientada al procesamiento de eventos empezará a calar en los sistemas de negocio. Las organizaciones seguirán avanzando hacia esta orientación basada en el análisis y procesamiento de eventos, ganando en agilidad de negocio. Como resultado, el éxito de las implementaciones TI se medirá en función de la habilidad de los sistemas para reaccionar y responder frente a todo tipo de eventos que afecten al negocio.
– Más fusiones y adquisiciones, optimización de los negocios y proyectos colaborativos. Los múltiples sistemas de las organizaciones que se fusionen o la reubicación de equipos de trabajo asumiendo nuevas funciones motivarán que las tecnologías de colaboración se conviertan en una prioridad.
– Innovación diversificada. Los sectores de actividad tradicionalmente innovadores, como el de servicios financieros, se centrarán en proteger sus inversiones y obtener un mayor rendimiento de los sistemas ya desplegados. La innovación aparecerá en nuevas áreas de actividad donde se ha invertido poco hasta la fecha.
– Surgirán tres categorías de CIO diferentes. La mayor incertidumbre económica provocará que algunos CIOs busquen mayor presupuesto para innovar, otros optimizarán los fondos disponibles apoyándose en la externalización de actividades no críticas y la tercera categoría se centrará en la reducción de costes.
Como conclusión, señalar que solamente aquellos CIOs verdaderamente preparados podrán capear la peor tormenta económica que se avecina en 2009.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3