OpiniónInfraestructuras

Por qué necesitas una solución DCIM en tu centro de datos

Ana Carolina IT Channel Manager Iberia de APC by Schneider Electric y Jorge Gros, CEO de Software Greenhouse.

Casi sin darnos cuenta, empresas y sociedad nos hemos vuelto cada vez más dependientes de las infraestructuras IT. Debido al crecimiento del volumen de datos producidos por los teléfonos móviles, las redes sociales y el Internet de las Cosas, así como a la necesidad de concentrarlos, procesarlos y analizarlos, la importancia de los centros de datos ha aumentado enormemente. Por consiguiente, lo que también se espera que aumente es su consumo energético, que se prevé alcance el 20% de toda la energía generada mundialmente en 2025.

Más de la mitad de las cargas de trabajo de misión crítica IT todavía se ejecutan en Centros de Datos propiedad de las propias empresas, pero los entornos IT cada vez se están volviendo más híbridos compuestos por componentes distribuidos en múltiples ubicaciones, nubes públicas y privadas, Centros de Datos y el Edge. A menudo la visibilidad de los activos es limitada y se hace imposible rastrear todos los componentes desde una ubicación central.

La falta de visibilidad en entornos híbridos es un grave problema. Esto podría explicar por qué el 52% de las organizaciones todavía no usan la nube para cargas de trabajo críticas, según un estudio de Uptime Institute.

En paralelo, debido a la situación de emergencia climática en la que estamos inmersos, cada vez es más necesario ser capaces de hacer más con menos. Traducido a nuestro sector, necesitamos asegurar la continuidad del servicio 24/7 con la mayor eficiencia energética, y para ello se hace indispensable contar con un software de gestión de centros de datos.

Eficiencia energética con soluciones DCIM

Cada vez más empresas adoptan soluciones DCIM (Data Center Infrastructure Management), un software para la gestión avanzada de los Centros de Datos, que se erige como la piedra angular para progresar hacia un modelo automatizado de dicha gestión. Uno de sus principales beneficios es la posibilidad de controlar todos los activos desde un único punto centralizado, lo que supone una solución para aquellas empresas que gestionan una gran cantidad de salas técnicas y que operan en Centros de Datos en condiciones extremas y con comunicaciones inestables. Esto soluciona la falta de visibilidad de los activos que comentábamos con anterioridad.

Los beneficios de las soluciones DCIM son múltiples, pero uno de los más llamativos es la posibilidad de reducir el impacto ecológico de los Centros de Datos hasta en un 20%. Gracias a la medición constante del consumo eléctrico y al análisis de los datos recopilados, es posible optimizar la colocación de los servidores y armarios, reduciendo el espacio utilizado y maximizando el uso de la capacidad disponible. La solución DCIM también realiza la simulación y optimización de los flujos de aire, permitiendo subir la temperatura en los Centros de Datos y reducir la refrigeración con la seguridad de no producir puntos de concentración de calor. La solución DCIM permite lo que se denomina la optimización incremental, es decir, permite adaptar el uso de energía en todo momento a la evolución que va teniendo el equipamiento IT y las cargas de trabajo del Centro de Datos.

Una gestión optimizada

Otro beneficio importante que aporta un DCIM es la mejora de los procesos de operación, su simplificación, eliminación de inconsistencias en los datos y la optimización del uso de todos los recursos físicos. DCIM puede monitorizar cualquier elemento de la infraestructura mediante sensores especializados ya sean de temperatura o humedad, como de fugas, humo, movimiento, consumos eléctricos… Para que esta gestión se produzca de forma automática, es muy importante realizar una integración con otras herramientas usadas, como por ejemplo las bases de datos de configuraciones u otras herramientas para la gestión de servicios IT.

De esta forma, se obtiene una visibilidad completa de las salas técnicas y de todos sus elementos, como servidores, routers, armarios, equipos de refrigeración o cableado, así como las dependencias eléctricas entre cada uno de los sistemas. La visibilidad de las dependencias es vital, por ejemplo, para prever las consecuencias de cualquier contingencia en los servicios de negocio críticos.

Una mejor planificación de capacidad

Un DCIM facilita el balance de la demanda y las capacidades disponibles a nivel de espacio, así como de la potencia instalada, la capacidad frigorífica o la disponibilidad de puertos de red entre otros. Esto permite conocer con exactitud las capacidades utilizadas y registrar la evolución de la demanda, así como realizar su proyección futura. Se trata de una información de gran valor para optimizar las ubicaciones e incluso para consolidar los Centros de Datos sobredimensionados.

Por todos estos motivos, se hace imprescindible contar con una solución DCIM para dar el paso definitivo hacia un Centro de Datos automatizado, gestionado mayoritariamente por software que nos permita tener una visión global de toda la infraestructura IT de nuestra compañía desde una única herramienta centralizada.

Computing 791