OpiniónInfraestructuras

La tecnología como palanca para alcanzar la eficiencia operativa

Rafael Sánchez Riesco, Director de Producto de RiskMS.

Rafael Sánchez Riesco, Director de Producto de RiskMS.
Rafael Sánchez Riesco, Director de Producto de RiskMS.

Uno de los principales retos de las organizaciones es ganar en eficiencia. Durante los últimos años, su operativa ha ido creciendo progresivamente, muchas veces influenciada por diversas modas tecnológicas. Sin un análisis previo, estos avances se han ido implementando y no han conseguido otra cosa que generar nuevos y difíciles procesos que solo ralentizan el funcionamiento de una compañía.

Y la tecnología no sirve para dificultar sino para todo lo contrario, para ayudar a que la compañía sea más global y competitiva. Y, sin lugar a dudas, se ha convertido un mecanismo defensivo imprescindible para sortear la incertidumbre. Ya lo pudimos ver en la crisis financiera del 2008 y se ha vuelto a poner de relieve durante la pandemia, momento en el que las empresas han tenido que demostrar su capacidad de adaptación para sortear meses de incertidumbre.

En este sentido, la tecnología es un vector clave e imprescindible para aumentar la eficiencia operacional. Los avances tecnológicos permiten optimizar a la vez que posibilitan nuevos modelos de proceder.

Los avances tecnológicos permiten optimizar a la vez que posibilitan nuevos modelos de proceder

Con ellos, conseguimos alcanzar una experiencia de usuario más friendly en plataformas como la banca online o chatbots, analizamos los datos de una forma más efectiva para prever comportamientos y adelantarnos a las necesidades de los clientes, somos más eficientes en el propio funcionamiento de la compañía, e, incluso, facilitamos el cumplimiento normativo y la mitigación del riesgo operacional.

Desde nuestra experiencia, durante los últimos tiempos hemos podido abordar retos a través de la combinación de consultoría y, por supuesto, tecnología. Es la combinación clave para aportar soluciones que generen flexibilidad manteniendo operativa y calidad de los servicios.

Pero también la combinación idónea para implementar nuevos circuitos operativos para negocios nuevos, generalmente focalizados en el canal online, en los que son muy importantes tanto los tiempos de respuesta como los costes bajos.

En este sentido, la pandemia no ha hecho más que poner en valor la importancia de la eficiencia como filosofía y la tecnología como herramienta.

Aunque en un futuro próximo entren en juego nuevas variables derivadas de la situación vivida en los últimos meses, la tecnología ha permitido dar respuesta a los cambios disruptivos y repentinos que han obligado a poner en marcha planes de contingencia en la mayor parte de las organizaciones, superando barreras y prejuicios que, en condiciones normales, hubieran ralentizado o paralizado dichos cambios.

Algunos de estos han venido para quedarse, como la digitalización de procesos en los que se ha eliminado el papel o la presencia física, herramientas de trabajo colaborativo online, reducción de viajes, etc. Todos estos cambios han demostrado su eficiencia en un entorno real productivo, saltándose las pruebas de concepto para verificar sus beneficios.

 

Computing 805