“Oracle es la compañía mejor preparada para afrontar la crisis”.

Miguel Milano, desde la perspectiva europea, comenta a COMPUTING España el proceso de integración de BEA Systems dentro de la corporación y el buen momento que vislumbra para el área middleware de la compañía.

Publicado el 03 Feb 2009

12245_25

¿Qué ha aportado la adquisición de BEA a la estrategia middleware de Oracle?
Siempre he dicho, interna y externamente, que con BEA nos ha tocado la lotería, tanto a los empleados de una como de otra compañía. Yo valoro la aportación de BEA en dimensión de producto y organizativa. En producto BEA ha aportado una suite muy completa de middleware; de hecho, era nuestro principal competidor junto con IBM en esta área; en concreto, su producto estrella es WebLogic Server, que es su servidor de aplicaciones. La realidad es que Oracle con Application Server llegó tarde a este mercado porque la gran empresa había estandarizado ya en WebLogic Server. Por tanto, supone una de las piezas angulares de nuestra estrategia middleware a futuro.
El otro producto que también ha aportado mucho es AquaLogic BPM, la plataforma de modelización y procesos de negocio. Nosotros disponemos de una plataforma complementaria y así hemos creado la suite de BPM imbatible en el mercado.
Hay otra aportación, que es la de reconocimiento de marca y posicionamiento en el mercado. Competíamos pero Oracle tenía tanto o más ingresos en middleware que BEA, así como clientes. Sin embargo estábamos en mercados distintos porque nosotros íbamos a alguna empresa grande pero sobre todo a la mediana, mientras que BEA había estandarizado sus plataformas en la gran cuenta. Combinando las dos empresas tenemos la máquina de volumen de Oracle junto a la estrategia de desarrollo y de ataque a la gran cuenta de BEA.

¿Cómo se ha desarrollado la integración en España a nivel organizativo?
La integración en España ha sido muy parecida a como ha discurrido en otros países. Oracle tiene ya mucha experiencia en integración de compañías. Desde la primera gran integración, que creo que fue la de PeopleSoft, hemos integrado 40 compañías. De tamaño razonable han sido cinco o seis, como PeopleSoft, Hyperion o Siebel. Una de las decisiones que tomamos el año pasado es que la integración se tenía que hacer de forma homogénea en toda Europa, con un grupo de personas que tomara las decisiones de cómo se iban a integrar los modelos de negocio, qué tipo de perfil comercial necesitábamos y quién sería el líder de cada país.
Desde el punto de vista de la base de la pirámide el plan era cero despidos en Europa y crecer; con el objetivo para este año de crecer orgánicamente casi un 30 por ciento e inorgánicamente más de un cien por cien. En España, uno de los países donde más tardamos en tomar la decisión para dirigir la nueva área, había dos candidatos muy fuertes: tanto Jesús García Catalán y Leopoldo Boado (este último asumió finalmente la dirección), con un amplio conocimiento del mercado.
El siguiente paso tenía que ver con apalancar los contratos ilimitados, intentar poner middleware, trabajar más directamente con el área especializada en SOA, descubrir valor en los clientes y focalizarnos en una serie de subproductos de middleware que estaban creciendo mucho. Era una estrategia muy concreta.

¿Cuál será el motor del área middleware en 2009?
Hay un área que llamamos Application Grid que engloba la parte de infraestructura middleware básica. Pero la apuesta nuestra y de nuestros clientes va a ser doble: BPM por un lado, la modelización, simulación, ejecución y monitorización de procesos; porque las empresas tienen un problema que llamamos ‘cemento electrónico’, y el BPM va a poder utilizarlo y disolverlo. Va a ser un área de crecimiento altísimo. El segundo es la ‘Web Center Suite’, que no es más que la visualización de toda la integración que ocurre debajo: un portal que va a permitir visualizar las integraciones que se han hecho gracias a SOA y BPM.

¿Qué peso tiene el área middleware dentro de Oracle?
Lo que antes era, hace unos cuatro años, el ocho por ciento pero crecía el 40-50 por ciento anual, ahora representa en torno a la tercera parte del negocio. Es brutal porque es, con mayor diferencia, la que más crece.

¿Dónde cree que debería fortalecerse más Oracle, en Tecnología o Aplicaciones?
La respuesta es Aplicaciones; en las verticales, donde habrá más apuestas de adquisiciones en el futuro. La propuesta de Oracle es ir cada vez más allá del ERP y entrar en las áreas donde resolvemos los problemas de negocio de nuestros clientes y les aportamos valor. Tenemos seis o siete verticales; los últimos para aseguradoras y sanidad, pero queremos tener en los próximos años diez o quince verticales más, seguramente comprando las soluciones específicas. Aunque también habrá que complementar con piezas de tecnología.

¿Qué espera para 2009 en cuanto a los números de Oracle?
Esta no es una crisis tecnológica. La tecnología está sufriendo la crisis, pero no es la de 2000. Es una crisis que se genera en el área financiera que afecta a la capacidad de compra de las empresas. Sin embargo, y parece un tópico, supone una oportunidad para algunas subáreas dentro del ámbito TIC. Es muy importante que las empresas hagan mucho más con lo que ya tienen y esto lo permite el middleware; que es la mejor solución anticrisis. Hay infinidad de propuestas de valor ya sea en gestión documental, seguridad, integración, BPM,… que permiten que a base de proyectos pequeños y reutilizar el ‘legacy system’ se saque partido para visualizar información y crear procesos. Llevamos la mitad del año fiscal ya andado y aspiramos a nivel de Europa Continental -que es el área de mi responsabilidad- a más que duplicar el negocio. El middleware es un área que está respondiendo de una forma muy adecuada a la situación de crisis en la que nos encontramos.

Ha comentado el objetivo de duplicar sus resultados. Sorprende en estos tiempos.
Es verdad que hay muchos proyectos de middleware que en otros tiempos los hubiéramos hechos con facilidad pero que ahora o se demoran o reducen su tamaño. La crisis también, entre comillas, nos afecta al área middleware en una serie de proyectos; pero ocurre que hay otra serie de proyectos que en tiempos no de crisis ni se hubieran planteado.

¿Cómo observa el papel de Oracle en Europa desde la visión internacional que desempeña actualmente? ¿Qué diferencias encuentra con la filial española?
En Europa somos razonablemente heterogéneos, comparados con Estados Unidos y la Región de España y Portugal ha sido la de mejor rendimiento de toda Europa por varias razones: el Gobierno ha tirado hacia adelante, la economía ha ido bien y las empresas españolas se han internacionalizado; y por otro lado, porque nosotros internamente nos hemos organizado un poco mejor.
Desde el punto de vista de los clientes, creo que nos quedan todavía varias vueltas, incluso hablando de las multinacionales españolas cuando ves el uso que hacen de la tecnología; creo que éstas están siendo más exitosos a base de ser eficientes, no por innovar en nuevos procesos de negocio y adaptarse a las últimas tecnologías. Se diferencian porque tienen buenos directivos, líderes y una forma de gestionar muy eficiente a bajo coste.
En el área de middleware veo que los países nórdicos están a años luz del resto de Europa, así como Holanda.

¿Es un buen momento para que Oracle continúe con su política de adquisiciones?
No tenemos ningún anuncio de que nuestra estrategia haya cambiado. La estrategia de Oracle no puede ser más exitosa: se ha preparado primero internamente con un ERP mundial y procesos muy perfilados para después comprar compañías: empleados, productos y clientes. Integramos a la compañía en semanas y hacemos que mejore el soporte de los clientes y su satisfacción, y solemos en algunos casos multiplicar por diez el ‘revenue’ de la empresa que compramos. Estoy convencido de que seguiremos complementando nuestros productos y soluciones ya que nuestra estrategia es ser completos, abiertos basados en estándares y con capacidad de integración.
Por otro lado, Oracle en cuatro años ha más que duplicado su tamaño en Bolsa y ha pasado de 50.000 a 100.000 millones de dólares. Oracle hoy es un poco más pequeño que IBM, más grande que HP -que factura cinco veces más que nosotros-; del tamaño de Intel y antes Microsoft era cinco veces mayor que Oracle y ahora sólo el doble; esto es capitalización bursátil actual.

Pero en el último trimestre los ingresos de Oracle en nuevas licencias de software bajaron un tres por ciento y directivos de la firma apuntan que, como a otras compañías, la crisis está pasando factura.
Por supuesto que la crisis está pasando factura a Oracle, seguro. Pero sobre la bajada del tres por ciento en las ventas de licencias, la realidad es que fue un crecimiento del cuatro por ciento, debido al efecto moneda; en noviembre último el dólar se ha preciado un 15 por ciento y como el 40 por ciento de las ventas son europeas eso perjudica respecto al mismo trimestre del año precedente. Y llevábamos varios años creciendo trimestre a trimestre entre un 15 y 30 por ciento en ventas de nuevos productos. Por eso, nos ha impactado la crisis pero mucho menos que al resto del sector, porque las caídas de ingresos por licencias de nuestros competidores son de entre el 10 y 20 por ciento y nosotros al fin y al cabo hemos crecido un cuatro por ciento. Si se analiza el total de los ingresos de la compañía, Oracle subió un seis por ciento con el efecto moneda y si lo quitamos creció el doble dígito. Por supuesto que la crisis impacta; de hecho, la acción de Oracle ha caído un 25 por ciento en el último año pero en competidores un 50 por ciento. Es cierto que ahora contratamos a otra velocidad y pensamos que las cosas se pueden poner todavía peor.

¿Está preparada Oracle para esta nueva etapa?
Los analistas dicen que Oracle es la compañía mejor preparada para afrontar esta crisis. Por ejemplo, SAP tiene un problema muy grave; van a caer sus ventas un 15, 20 o 30 por ciento. Veremos que hacen en el último trimestre, pero lleva unas perspectivas muy malas. Los resultados serán regulares y cada vez serán peores porque SAP es un gran producto y una gran empresa pero los clientes no están dispuestos a comprar más actualizaciones por ahora. La mayoría del negocio de SAP, el 85 por ciento, es base instalada y las empresas no se van a dejar dinero ahí y SAP no tiene más cosas.

¿Qué puede decir sobre los rumores que apuntan que Oracle podría despedir al 10 por ciento de su plantilla?
A mí me sorprenden porque la empresa va bastante bien; los resultados han sido mejores de lo esperado en el segundo trimestre y las perspectivas del tercer trimestre son buenas, con márgenes creciendo. Los rumores indican que se despiden a 500 personas en Estados Unidos de 25.000, un 2 por ciento. Se acaba de hacer la integración de una empresa enorme como es BEA… Entonces, echar al 2 por ciento en época de crisis… me extrañaría muchísimo que Oracle despidiera al 10 por ciento de la plantilla, que son 85.000 personas.
Puedo señalar un dato, que en middleware en Europa seguimos contratando diariamente. Además, se habla de despidos pero no de los que se van contratando.

¿Qué opinión le merece la práctica cada vez más extendida, por parte de los proveedores TIC, de financiar a sus clientes?
Es parte de nuestro modelo de negocio desde hace varios años. Para nosotros no es ninguna novedad ni cambio de estrategia. En el último año fiscal diría que el 40 por ciento de nuestras ventas estaban financiadas por Oracle. Trabajamos como cualquier otro banco, tenemos un grupo interno que es nuestra unidad financiera que trata este tema con los clientes.
www.oracle.com/global/es

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Ambrosio Rodríguez
Ambrosio Rodríguez

Director

phone email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3