Reuniones en movilidad

El 6 de octubre de 2011, durante unos segundos, el mundo se quedaba sin aliento al conocer la muerte de Steve Jobs.

Publicado el 17 Feb 2012

Eduard Arnau, director comercial de Techno Trends
Definido por muchos como un genio ó gurú, sin duda su filosofía de vida nos ha enseñado que la evolución de la tecnología no solo se queda en la simple venta de un dispositivo sino en la necesidad de avanzar en la relación entre producto y consumidor. Quizás esta lección básica de marketing hizo que la mayoría de las aplicaciones que la compañía lanzó al mercado encontrasen en el usuario final su objetivo prioritario: la utilidad.

Con esta teoría, la evolución de la tecnología se hace tan real que hoy en día productos como las tablets o los smartphones nos han cambiado la vida. Unos años atrás, no podíamos acceder a nuestro correo de la oficina si no estábamos físicamente en ella o si no nos llevábamos el portátil a casa, sin embargo, hoy nos podemos desplazar o estar en cualquier lugar y acceder a Internet, gestionar el correo o establecer reuniones virtuales con la oficina o los clientes. Sin duda, este avance ha sido tal que los sistemas de videoconferencia también han evolucionado en los últimos años para adaptarse a la demanda, no solo en el ámbito institucional o empresarial si no también a nivel usuario. No cabe duda de que con la implantación de estos sistemas de videoconferencia y telepresencia en los teléfonos de nueva generación, se ha dado un paso de gigante que permite conectar mediante vídeo y audio dos puntos de planeta que nosotros queramos.

Por ejemplo, el uso del iPad ha supuesto una revolución para el sector ya que hablamos de un dispositivo móvil con las características de un ordenador concretadas en un aparato un poco mayor que un móvil. Con él podemos establecer una videoconferencia múltiple con el equipo de la oficina o con clientes en unas condiciones óptimas desde el lugar en el que nos encontremos y no necesariamente desde la oficina. Por supuesto, la implantación de esta tecnología no solo beneficia a los clientes sino también a las empresas que han visto, al instalar estos sistemas de telepresencia, una reducción de sus costes. Por ejemplo, el ahorro que supone para las compañías los costes en desplazamiento, dietas y el alojamiento cada vez que un trabajador o ejecutivo tiene una reunión en otro país. Además, se fomenta la productividad del empleado ya que no tiene que perder tiempo en los desplazamientos. También se apuesta, con la incorporación de estos sistemas en las empresas, por la conciliación de la vida profesional y personal de los empleados.

Ya es posible tener una conferencia a través del iPad o smartphone estando en cualquier lugar y con las máximas garantías de seguridad y calidad. Estos beneficios no solo se pueden aplicar a las grandes compañías, una Pyme o autónomo también puede utilizar este tipo de tecnología. La posibilidad que ofrece la videoconferencia a través de los dispositivos móviles permiten a este tipo de empresas ser más eficientes a la hora de gestionar reuniones, de acelerar la toma de decisiones o de mejorar la colaboración entre empleados. Por tanto, las empresas deberían apostar más por este tipo de tecnología que en estos tiempos de incertidumbre económica benefician en rentabilidad a las compañías y ayudan a mejorar la relación tanto entre los empleados como con la entidad. Por ejemplo, con la implantación de los sistemas de videoconferencia y telepresencia se incentiva el teletrabajo que tiene un coste muy bajo y unos beneficios muy altos en cuanto a fidelización y compromiso de los empleados con la organización.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5