El modelo comercial de Internet es cuestionado en un estudio de A.T. Kearny

El sector deberá comprometer unos 8.000 millones de euros anuales de inversión adicional (es decir, por encima de la tendencia actual) para poder mantener los niveles de servicio actuales y evitar que el rápido crecimiento de servicios basados en vídeo termine colapsando Internet.

Publicado el 27 Dic 2010

La consultora A.T. Kearney ha publicado un informe titulado “Un modelo viable para el futuro de Internet” en el que se analiza la viabilidad técnica y comercial del modelo actual, teniendo en cuenta el crecimiento explosivo del tráfico y de los servicios, especialmente los de vídeo. El estudio estima el volumen adicional de inversión en redes fijas y móviles necesario para poder dar respuesta al fuerte incremento de tráfico en Internet, y concluye que el sector deberá comprometer unos 8.000 millones de euros anuales de inversión adicional (es decir, por encima de la tendencia actual) para poder mantener los niveles de servicio actuales y evitar que el rápido crecimiento de servicios basados en vídeo termine colapsando Internet.

En opinión de Mark Page, socio de A.T. Kearney y director del estudio, “las cifras recientes de crecimiento del tráfico y las previsiones a medio plazo son impresionantes, pero plantean serios retos respecto a la viabilidad del modelo actual de Internet”. En ausencia de mejoras significativas en las señales de precio y los incentivos a la inversión, podría estar en riesgo la innovación futura, con el consiguiente impacto en aquellos sectores que pretenden lanzar nuevos servicios soportados por redes de alta velocidad. En este sentido, el informe examina cuatro posible fórmulas para hacer frente a ese desacoplo entre costes e ingresos: la modificación de las tarifas al consumidor, la introducción de tarifas mayoristas vinculadas al tráfico (dirigidas principalmente a proveedores de servicios online), el lanzamiento de nuevos servicios de mayor calidad a través de la Internet pública y la oferta de servicios de mayor calidad basados en acuerdos bilaterales con otros agentes del mercado. El informe cuantifica cada una de estas fórmulas y concluye que, si bien cada una de ellas contribuiría a hacer el modelo más viable, ninguna de ellas es suficiente por sí sola. Por lo tanto, la solución deberá incorporar elementos de las diversas opciones.
Page añade que “los responsables de formular las políticas públicas al respecto deberán adoptar una actitud abierta y de apoyo hacia los nuevos modelos de negocio que están surgiendo en estos momentos. Algunos aspectos del debate público reciente no han sido constructivos; por ejemplo, existe la idea equivocada de que un sistema más equilibrado y racional para repercutir los costes acabaría perjudicando al desarrollo de la propia Internet o que incluso podría minar principios básicos de libertad de expresión y libertad de empresa. Pero la verdad es justamente la contraria: sin incentivos económicos claros, la congestión en las redes ahogará la innovación y el propio uso de Internet”.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

B
Lucía Bonilla

Artículos relacionados